Namibia: breve presentación

Namibia es una de las últimas tierras verdaderamente salvajes del mundo. Es el quinto país más grande de África, que abarca 826,680 kilómetros cuadrados (más grande que Francia y Gran Bretaña combinado). Sin embargo, es compatible con una escasa población de alrededor de 1,8 millones de personas.

Por lo tanto, es famosa por sus vastos paisajes sin población, horizontes sin límites, maravillosos parques para realizar safaris y disfrutar de la fauna y flora en su estado mas natural y salvaje, con un clima soleado y tranquilas noches con un cielo estrellado que es difícil encontrar en otros lugares.

Se encuentra entre las arenas infinitas del desierto del Kalahari y las frías aguas del Atlántico sur, ambos caracterizan las tierras y clima de Namibia. País predominantemente árido que cuenta con una geología asombrosa, con las dunas más altas, uno de los desiertos más antiguos y el segundo cañón mas grande del planeta.

Sin duda rico en culturas, un país multiétnico que comparten 11 tríbus diferentes como san o bosquimanos, los herero, los kavango, los himba, los nama, los damara, los ovamba y los basters, cada uno aportando sus formas de vestir, el lenguaje, el arte, la música, el deporte, la comida y la religión, formando un collage maravilloso.

Hemos dividido el país en seis zonas diferentes, entre las que se encuentran los puntos mas interesantes que no podemos dejar de visitar, entre los que se encuentran el desierto del Namib, en donde podremos recorrer las famosas dunas de Sossusvlei y el Cañón de Sesriem; la colonial Swakopmund, desde donde podremos visitar Walvis Bay con su laguna llena de flamencos, o bien sobrevolar la famosa costa de los esqueletos y avistar los cascos de los barcos naufragados.

Acercarnos a la colonia de focas de Cape Cross o hacer un crucero para disfrutar de la vida marina, como delfines, ballenas….Por supuesto no podremos dejar de pasar como mínimo dos días recorriendo el Parque Nacional Etosha, uno de los mayores lugares en el mundo para ver y disfrutar de la vida salvaje.

Sin duda Namibia es un paraíso para los amantes de la fotografía y para los amantes de la aventura. Namibia ofrece unas imágenes únicas y una amplia gama de actividades como el senderismo, paracaidismo, paseos en globos o avionetas para sobrevolar diferentes áreas y disfrutar de las exclusivas y fascinantes vistas aéreas, esquí en las dunas, rafting en ríos salvajes, buceo en lagos, caminatas a caballo, rappel y por supuesto rutas en 4×4 aptas solo para los más experimentados.

Namibia se puede recorrer principalmente de tres maneras: en avioneta, recorrerla con coche propio conduciendo nosotros mismos, o con un chofer-guía que nos acompañe durante el recorrido por sus carreteras generalmente en buen estado (aunque de grava la mayoría). Se conduce por el lado izquierdo, aunque no es problema pues en la mayoría de carreteras del país circularemos solos.

Hay una amplia oferta de alojamientos, desde lujosos lodges a campamentos básicos, con alternativas intermedias de guest farms, bed&breakfast, hoteles y alojamientos en parques nacionales . Para adentrarnos en algunas de las remotas zonas que ofrece el país, solo nos quedará la alternativa de los campamentos.