Al oeste de Windhoek: Omaruru, Usakos y Karibib

Omaruru

Esta población de 6.792 habitantes está situada en la región de Erongo, en la ruta principal que une Swakopmund con Otjiwarongo. El pueblo creció alrededor de una misión construida en 1872 por Gottlieb Viehe que actualmente alberga el Museo Municipal. Para tener una visión general de la población se puede subir a la Torre del Capitán Franke, que fue construida en honor del militar Victor Frankle, para defender la ciudad del ataque de los Herero.

El pueblo es conocido por su festival anual que celebran los hereros de “bandera blanca”. Se celebra el fin de semana más cercano al 10 de octubre.

Es interesante la bodega Kristall Kellerei, el único centro vinícola namibio, en el que se puede comer y catar su colombard y su cabernet de color rubí.

A 23 kilómetros de Kalkfeld, podemos ver las huellas de dinosaurio de Otjihaenamparero.

Usakos

Esta localidad esta ubicada a 147 kilómetros al noreste de Swakopmund. Está situada sobre la ruta B2, el camino principal entre la costa y Okahanda. Usakos es pintoresca y está rodeada por montañas. Existen varias gasolineras y bancos así como otros servicios.

Aunque solía ser el centro de la industria ferroviaria del país, ahora es poco más que una parada para aquellos que necesitan un banco o algo de combustible.

La antigua estación de trenes merece una visita, y si vamos a hacer una ruta por la zona, en la oficina de información encontraremos ayuda.

Hay algún restaurante y un par de hoteles: Bahnhof Hotel y Usakos Hotel

Karibib

Esta población nació como estación de ferrocarril entre Windhoek a Swakopmund. Se sitúa a 112 kilómetros de Okahandja en la carretera B2. Su vida gira en torno a las canteras de mármol, de las que se extraen unas 1.200 toneladas de muy alta calidad.

En la zona, hay un montón de minería a pequeña escala, sobre todo piedras preciosas. Amatista, aguamarina, turmalina, cuarzo, plata, topacio, citrino y granates son sólo algunos de los minerales que se encuentran en esta región.

Lugares de interés:

En el Centro de Turismo de Henckert, en la calle principal, hay una tienda de curiosidades que también funciona como un centro de información. Este comercio que empezó como una pequeña tienda de joyas en el año 1969, ahora tiene una amplia gama de tallas y objetos curiosos, una de las mejores selecciones del país de piedras semi-preciosas y piedras preciosas. Si es necesario se puede cambiar dinero.

La ciudad está salpicada de varios edificios históricos que datan de principios de 1900. Hay un pequeño campo de tiro y unas pocas rutas de trekking en el sur. Los lugares donde se concentra la gente son el Club Oeste y el Centro de Entretenimiento, con su Restaurante Club. El cementerio de la ciudad tiene una iluminación muy interesante por la noche.

En los alrededores hay un restaurante de buitres de la Sociedad de Vida Salvaje y una mina de oro en la que se pueden realizar visitas ocasionales.

Y para los amantes de los equinos se pueden realizar diferentes rutas a caballo.