Combinar Namibia, Botswana y Cataratas Victoria sin morir en el intento

No hace mucho leí en un foro de viajes la duda que planteaba un viajero frente a su inminente viaje al áfrica austral. ¿Es posible combinar Namibia, Botsuana y Cataratas Victoria?.

Me pareció una consulta muy inteligente, cuya respuesta obviamente no puede simplificarse con un sí o un no. Por ello vamos a proporcionaros todos los datos para que cada cual saque sus propias conclusiones.

Combinar Namibia, Botswana y Cataratas Victoria.

Está claro que la combinación de países en un viaje es función de los días disponibles y del presupuesto. Pero dependiendo de los países de destino, hay que tener en cuenta otros aspectos igual de importantes que los mencionados.

Ante todo, es fundamental tener claro el objetivo de tu viaje. Siendo sinceros, todos conocemos a alguien que lo que realmente persigue es coleccionar sellos en su pasaporte. Un viajero que presuma como tal, busca disfrutar de una experiencia enriquecedora. Una vivencia que le haga sentir que ha llegado a tomar el pulso al país de destino.

 

Y el pulso de África nada tiene que ver con el ritmo atropellado al que estamos acostumbrados en nuestra rutina. Nosotros tenemos los relojes y ellos disponen del tiempo. Simple, pero certero.

Tendrás que tener muy presente los siguientes puntos, antes de decidirte por hacer un viaje combinando Namibia, Botsuana y Cataratas Victoria. Son 2 países tan dispares entre sí como espectaculares.

Las distancias en África nunca se miden en kilómetros.

Tanto en Namibia como en Botsuana, las carreteras como aquí las conocemos, son prácticamente inexistentes.

En Namibia los caminos son de grava, y superar la velocidad de 50 u 80 km/h conlleva correr serios riesgos de tener un accidente.

En Botsuana los caminos son de arena. Para ser más concretos, en el interior de los parques nacionales y reservas, son de arena densa. Ello supone que la velocidad media no supere los 25 km/h. Muy baja, ¿verdad?

Sobre todo en Botsuana, si os vais a desplazar en 4×4, tened presente que pasaréis muchas horas en el vehículo. Los tiempos de traslados entre distintas zonas pueden acabar consumiendo algunos días, dependiendo de la ruta. Por ello, es habitual que en Botsuana operen numerosas avionetas, también para abastecer de provisiones a los lodges más remotos.

Hay viajeros que no pueden disfrutar más que de 10 días de vacaciones, y para aprovechar su viaje al máximo, optan por usar avionetas. Este medio de transporte aumenta considerablemente el presupuesto y supone perderse parte del encanto de este tipo de aventuras. No obstante, siempre merece la pena sobrevolar el Delta del Okavango. Lo cierto es que la avioneta es el único medio de transporte para acceder a la mayoría de los lodges del Delta. 

Si queréis conocer más esta maravilla natural, aquí os dejamos más información sobre el Delta.

La extensión de ambos países es muy grande.

La superficie de Namibia es parecida a la de España. En cambio Botsuana, ocupa una superficie semejante a la de Francia, que es un poco mayor. Esta es otra referencia a tener en cuenta en la planificación de la ruta y en las distancias. Visitar las maravillas naturales de ambos países, y terminar el viaje en Cataratas Victoria, conlleva una detallada planificación.

Para tratar de abarcar lo máximo posible, convendría disponer al menos de 20-22 días. No olvidar los 2 días que se van en los vuelos de ida y de regreso a España.

 

Si además se pretende visitar 1-2 días las Cataratas Victoria, estaríamos consumiendo 3-4 días con los vuelos internacionales. Dispondríamos en total de 17-19 días para combinar Namibia y Botsuana.

Estimación de días en cada uno de los 2 países

Supongamos que viajas a Botsuana 10-12 días, que son los que estimamos necesarios para pasar de 2 a 3 días en cada una de las principales Reservas y Parques del país. En esos 10-12 días ya estamos considerando el tiempo invertido en los traslados en 4×4 entre distintas zonas. Una ruta habitual para ese número de días en Botsuana es la siguiente: Maun, Delta del Okavango, Reserva de Moremi y Parque Nacional Chobe.

Iniciando la mencionada ruta en Maun, población más cercana al Delta, se tiende a terminar en Kasane. Esta población hace frontera con Zambia. Desde Kasane, se acostumbra a contratar un traslado hasta el alojamiento elegido en Livingstone, pues es un trayecto corto por carretera.

Aprovechando que Namibia hacer frontera con Botsuana, es natural tratar de explorar esta antigua colonia alemana. Al menos necesitaríamos contar con 6-8 días a repartir entre 2 de sus emblemáticos parajes. Y llegados a este punto, toca decidir:

  • Elegir entre las inmensas dunas del Namib y el lago desecado (pan) de Sosssuvlei, con su asombroso espectáculo de árboles muertos del Deadvlei, o visitar “el paisaje del fin del mundo” de la Costa de los Esqueletos (Skeleton Coast).
  • Escoger entre el Parque Nacional de Etosha, uno de los más grandes del mundo, o los petroglifos de Twyfelfontein, Patrimonio de la Humanidad.
  • Seleccionar la experiencia obligada de conocer a la tribu semi-nómada de los himbas, que se asientan en la zona de Kaokoland, o la vivencia de contemplar las estrellas en la Reserva Natural de NamibRand. Esta reserva es la primera de África en estar certificada con el distintivo Oro de Dark Sky. Un espacio protegido de características singulares, en el que la contaminación lumínica es inexistente.
La extensión de los Parques Nacionales y Reservas Naturales es inmensa.

En el caso de Namibia, dichas áreas ocupan el 14% de la superficie del país, entre los que se encuentra Namib Naukluf Park, el Parque Nacional de Etosha y la Costa de los Esqueletos, como los más conocidos.

La distancia entre la capital Windhoek y Sesriem (la puerta de entrada a las dunas de Sossusvlei) es de 306 km.

Desde Sesriem a la Costa de los Esqueletos hay 684 km, y desde allí al Parque Nacional de Etosha, 400 km.

Sólo con estos datos podréis haceros una idea de los tiempos de viaje, a razón de 60-80 km/h.

En el trayecto de la capital Windhoek al desierto del Namib, es obligada la parada en la mítica Solitaire, la única gasolinera en kilómetros. Solitaire es famosa por sus coches abandonados de época que nos trasladan a otro siglo.

Otra de la visitas inexcusables es la ciudad de Swakopmund, junto a la costa, a medio camino entre el Namib y la Costa de los Esqueletos.

En el caso de Botsuana, casi el 40% del país está declarado zona protegida. Sus reservas más famosas son el Delta el Okavango, Moremi, el Parque Nacional Chobe y los salares Makgadikgadi (del tamaño de Portugal), junto con la Reserva Central del Kalahari (CKGR). Para que os hagáis una idea de las dimensiones de estos entornos naturales: El Delta ocupa una extensión de alrededor de 20.000 km2, (superficie semejante a Eslovenia) y el Parque Nacional Chobe tiene una superficie de 11.700 km2 (semejante a Catar).

Aspecto importantísimo: no se debe conducir de noche.

En el interior de los parques nacionales y reservas está prohibido conducir de noche por tu propia seguridad. En el caso de encontrarse fuera de dichos parques, también existe el riesgo de que se cruce en nuestro camino un animal salvaje. De modo que conducir de noche no es una opción.

El número de horas que se puede invertir en desplazamientos es limitado: desde el amanecer hasta el anochecer.

En Botsuana en concreto, la ausencia total de vallas permite a los animales seguir sus movimientos migratorios naturales. El viajero tiene la sensación de desplazarse por un maravilloso paraíso natural. Aquí más que en Namibia, hay que contar con posibles contratiempos. Es fácil que los coches queden atascados en los bancos de arena que forman parte de los caminos. Mejor no apurar las horas de día.

Dependiendo de la época del año en la que viajemos, los días serán más cortos o más largos.

Lo que también hay que tener presente a la hora de planificar nuestro viaje es la época del año en la que vamos. En el mes de julio en Botsuana amanece alrededor de las 7:00 y a las 18:00 ya es de noche. Como indicábamos en el punto anterior, fuera de este horario no se debe conducir.

Esperamos que, con todas estas referencias, hayáis podido sacar vuestras propias conclusiones y contestar vosotros mismos a la pregunta “¿Es posible combinar Namibia, Botsuana y Cataratas Victoria sin morir en el intento?”.