Norte de Botswana

A lo largo de la frontera noreste con Namibia, las aguas perennes del río Chobe poseen una de las mayores concentraciones de vida salvaje en el sur de África. La zona atrae numerosos turistas armados con cámaras de alta potencia, prismáticos de precisión y una serie de absurdos sombreros de safari. Afortunadamente, el tamaño y el alcance del parque es enorme, lo que significa que Chobe puede ser tan grande como quieras que sea.

La ciudad turística de Kasane alberga un número de casas de campo y hoteles a precios moderados, y abundan los campings bien equipados en los alrededores del parque nacional.

Areas de interés y zonas protegidas en el Norte de Botswana

Maun

Como una loca aparición de carros arrastrados por burros y flameantes todoterrenos, para muchos turistas, Maun es la puerta de entrada al Delta del Okavango, y con frecuencia a Botswana, con vuelos directos desde Johannesburgo y Gaborone. Antaño, fue un turbulento puesto de avanzada de pastores, cazadores y cazadores furtivos, el asfalto de la carretera desde Nata originó e surgimiento de la industria de los safaris, que ahora es la primera fuente de ingresos en la economía local. Aunque Maun no es nada estimulante, es el punto de inicio y/o final de la mayor parte de los viajeros al delta, y es con diferencia la ciudad de Botswana más respetuosa con los turistas.

Maun, se considera la capital turística de Botswana, nace en los márgenes australes del Delta y, a pesar de su continua modernización, da la sensación de seguir siendo un pueblo polvoriento y de paso de frontera. Es el centro administrativo del Distrito Ngamiland y la sede del poder del pueblo batawana.

El Distrito de Ngamiland cuenta con una fascinante variedad de grupos étnicos: los Hambukushu, Basubiya y Bayei, todos de origen centroafricano, los cuales conocen íntimamente el delta del Okavango, por haber utilizado durante siglos sus abundantes recursos. También se encuentran los Bosquimanos del Río Okavango (son sus habitantes originales), los Bakgalagadi, los Banoka y los Baherero, grupo étnico procedente de namibia, cuyas mujeres se pueden ver usando vestidos de brillantes colores al más puro estilo victoriano.

Generalmente, no se le presta atención al aspecto de “pueblo” del Okavango, ya que Maun es utilizado por los turistas únicamente como puerta de entrada al Delta, sin embargo, merece la pena emplear tiempo y esfuerzo en explorar los pueblos tradicionales a lo largo de los márgenes occidentales del delta, sobre todo en el área del Panhandle.

El turismo, se ha convertido en Maun, en la principal fuente de ingresos. Actualmente, abundan las Compañías de Safaris, centro comerciales modernos, tiendas, hoteles y albergues. Podemos encontrar cualquier artículo que busquemos.

Entre las actividades que se pueden hacer en Maun destacan: excursión de un día por Moremi, pintorescos vuelos por el Okavango, visitas culturales al pueblo Sixaxa, paseos en mokoro, visitas a las granjas de cocodrilos, paseos a lomo de camello, excursión de un día por Tsodilo, visitas culturales por el pueblo de Panhandle, pesca, caminatas por la selva isleña, tejido de canastas, venta de artesanía, visitas a Gcwihaba…etc.

En el centro de Maun también podemos encontrar la mayor parte de restaurantes, tiendas y agencias de viaje, mientras que el pueblo de Matlapaneng, a 10 km al nordeste del centro, alberga muchos de los alojamientos económicos y campamentos. En el centro, también podemos encontrar sucursales de Barclays y Standard Chartered, que ofrecen un servicio de cambio de divisas con los mejores tipos que el resto de oficinas de cambio.

Otras actividades en Maun

OBSERVACION DE VIDA SALVAJE:

Granja de cocodrilos de las ciénagas del Okavango: en esta granja comercial a 15 km de Maun aproximadamente, en Sehitwa Road, pueden verse, muy de cerca, cocodrilos adultos, jóvenes y crías. El visitante aprenderá todo lo que necesita saber para mantener los pies y las manos dentro de la mokoro cuando navegue por el delta.

Parque Educacional de Vida Salvaje de Maun: situada a las afueras de Maun, en la orilla este del río Thamalakane, en esta pequeña reserva habitan gran variedad de antílopes y de pequeños mamíferos no depredadores, por lo que los paseos se realizan a pie.

HISTORIA NATURAL:

El pequeño pero muy interesante Museo Nhabe, ubicado en un edificio histórico, presenta muestras y exposiciones de arte, artesanía e historia natural y culturas de Botswana y Okavango. Las actividades periféricas incluyen presentaciones teatrales locales y ventas de arte y artesanía de producción local.

VISITAS CULTURALES:

En un viaje de dos o tres horas desde Sixaxa, podemos visitar un Pueblo Bayei a alrededor de 30 minutos en coche desde Maun, va mostrando y familiarizando a los visitantes con la vida tradicional del pueblo; el visitante podrá participar en tareas típicas, como cocinar sobre una hoguera o machacar maíz. El pueblo hará demostraciones de la manufactura tradicional de herramientas, la confección de canastas, fabricación artesanal, música y danza y en alguna ocasión se les dará a probar cocina tradicional.

ARTESANIA:

En Maun, existen una gran cantidad de tiendas convencionales de artesanía que venden gran cantidad de productos procedentes de Botswana y otros países Africanos. La mayoría de las tiendas se encuentran en el centro de Maun o en el aeropuerto.

En las afueras de la ciudad, hay tiendas donde se hacen trabajos caseros de artesanía, donde los visitante pueden comprar y quedarse observando a los artesanos trabajar. Entre los productos artesanos que podemos encontrar, destacamos:

– Cestas de Calidad de Botswana: las podemos encontrar, sobre todo, en Matlapaneng, justo a las afueras de Maun. Son canastas de gran calidad y tejidas a mano, podemos observar como los canasteros del pueblo realizan el trabajo.

Cerámica de Okavango: Situado sobre la carretera de Shorobe, ofrecen piezas de cerámica hechas y pintadas a mano, junto con papelería y jabones, productos inusuales.

– Artesanía de Sibanda: También en la carretera Shorobe, Sibanda´s Craft produce tejidos textilos cosidos y pintados a mano, como manteles, sobremesas, tapetes, alfombras, tapices…entre otros productos.

– Dune: situado en un viejo centro comercial, podemos encontrar ropa hecha localmente, joyería y accesorios.

The Velvet Dust Might: esta fábrica produce gran cantidad de tejidos de algodón teñida a mano, productos y artículos para el hogar, joyería de plata y otros metales y artesanía con cuentas y alambres. También podemos encontrar pan casero y pasteles.

Delta del Okavango

Linyanti, Selinda y Kwando

Al oeste de Chobe, en la frontera entre Botswana y Namibia, se halla la zona de Kwando, dominada por los pantanos de Linyati, de aproximadamente 900 km2 ,es en esta zona, donde se encuentran tres destinos de lo más espectaculares, solitarios y salvajes que el país puede ofrecer. La zona quizá recuerde al Delta del Okavango, pero no es más que una amplia llanura inundada junto al río, donde habitan grandes manadas de elefantes y búfalos.

Al igual que el río Okavango, el río Kwando fluye hacia el sur desde Angola a través del Caprivi Strip y se adentra en Botswana, llenado suavemente los Pantanos de Linyati, y de este flujo de agua se llena el río Linyati, que se dirige hacia el río Chobe.

Los pantanos, que se abren en forma de abanico desde los ríos, llevan la misma historia natural que el Okavango: lagunas, bosques de papiros, canales pintorescos, cañaverales, árboles imponentes y magníficos. Se cree, que las fallas de esta zona son el punto más austral del Gran Valle del Rift de África.

Una pequeña parte del Parque Nacional de Chobe sobresale para encontrarse con los pantanos de Linyati y su río, albergando un campamento, propiedad del gobierno, e instalaciones para campistas que conducen sus propios vehículos, así como campamentos privados. Hasta ahora, el acceso a la zona no es fácil.

Este es el verdadero campo de caza mayor de África y durante la temporada seca, las aguas perennes de los Ríos Linyanti y Kwando funcionan como puntos migratorios importantes para la vida salvaje de gran parte del norte de Botswana, incluyendo grandes manadas de elefantes y búfalos, ñus y cebras. Casi todos los antílopes y depredadores pueden verse en su ambiente natural en esta zona, dependiendo, de la temporada, y la disponibilidad de comida y agua.

Las especies de animales que comúnmente se pueden observar en la zona son: la redunca, el cobo de agua, el impala, la jirafa, el kudu, el león, el guepardo y leopardo, la hiena, el chacal, caracal y el serval.

La mayor atracción de esta parte de Botswana, a parte de la vida salvaje, es poder vivir el sentimiento de aislamiento extremo y desconexión del mundo rutinario que nos rodea. Los campamentos suelen ser pequeños y privados, lo que hace aún más especial la zona.

Parque Nacional Chobe

Kasane

Situada a unos kilómetros de la confluencia del Río Chobe con el Río Zambezi, donde se unen los cuatro países, Botswana, Zambia, Zimbabwe y Namibia, Kasane, es a la vez Centro Administrativo del Distrito del Chobe, entrada al Parque Nacional e importante punto de desembarque de las Cataratas Victoria.

Kasane, actualmente dispone de muchos centros comerciales donde se pueden comprar todos los artículos básicos y de tiendas de artesanía. Su atracción principal es el Parque Chobe, cuya entrada a la zona de la ribera del río, está a tan solo 10 km. Podemos cruzar de Botswana a Zambia por el ferry que hay en Kazangula, a unos pocos kilómetros de allí.

Podemos encontrar algunos refugios y albergues en la carretera principal que corre a lo largo del río, algunos tienen una ubicación excelente y gozan de maravillosas vistas del río y su fauna salvaje. Si optamos por dormir en Kasane, podremos realizar un safari temprano en automóvil y por la tarde un safari en bote, ya que es el momento que más animales se pueden llegar a ver. Podemos dar un paseo por las Cataratas Victoria también, situadas a tan sólo 80 kilómetros de Kasane.

En Kasane se encuentra el DWNP (Department of Wildlife & National Parks), donde se realizan todas las reservas para los campamentos del Parque Nacional del Chobe. Air Botswana conecta el aeropuerto de Kasane con Maun y Gaborone. Los minibuses a Nata, con conexiones en Maun y Francistown, salen cuando están llenos desde la terminal de autobuses de la gasolinera Shell.

Mientras la atracción principal de Kasane es el Parque Nacional, existen, atracciones dentro y alrededores de la ciudad, como por ejemplo:

Granja de cocodrilos de Kazungula: si no ha habido suerte y no hemos podido ver ningún cocodrilo en la orilla del Río Chobe, se puede optar por visitar esta granja y acercarse a estos impresionantes animales escamosos, a tan solo 1 Kilómetro al norte de Kazungula.

Parque de Serpientes Kazungula: este parque alberga aproximadamente unas 17 especies de serpientes, que van desde las inofensivas serpientes marrón hasta la letal mamba negra, todas habitan en un entorno de jardines. En el parque se ofrecen programas educacionales para niños Batswana y programas de entretenimiento para involucrarles en la industria del turismo.

Árbol Baobab: Situado detrás de la Oficina de Policía de Kasane, podemos encontrar este baobab de un tamaño inmenso con un agujero enorme para que entren personas; se cuenta que antaño los administradores coloniales lo usaron como prisión.

Entre las actividades que podemos realizar en el área de Kasane destacamos: Excursiones en bote y cruceros en barca al atardecer, Safaris en automóvil, Pesca, Excursiones de día a las Cataratas Victoria, Visita a Kgotla, Visita a los Manantiales de Seboba, Monumento en memoria de Lesoma, Visitas culturales a los pueblos de Impalilla y Kasika y Actividades Culturales en Mowana Lodge.

Entre los símbolos emblemáticos de la zona de Chobe destacamos:

Monumento en Memoria de Lesoma: durante la brutal guerra civil de la antigua Rhodesia, en 1977, murieron 15 soldados de las Fuerzas de Defensa de Botswana, lo que hizo reforzar la resolución nacional de Botswana de seguir siendo una nación pacífica.

Lago Liambezi: los pueblos de alrededor del Chobe siempre recuerdan con mucho cariño este lago seco, que durante muchos años les abasteció con mucha facilidad. Albergan la esperanza de que se llene y ese día será recibido con grandes celebraciones.

Fuentes de agua caliente de Kasane: se dice, que las aguas calientes y saladas de este manantial natural tienen poderes medicinales. Allí es también donde se sitúa el corredor de la vida salvaje entre los los pueblos de kasane y Kazungula.

Rápidos de Seboba y Parque Recreacional: estos rápidos se producen cuando las aguas del Río Chobe se encuentran con una base rocosa ondulante que interfiere en su paso. El resultado de estos rápidos y del hermoso paisaje natural que se crea, dan lugar a los árboles de los que deriva el nombre de Kasane.

Reserva Forestal Maikaelelo: las salinas de esta reserva forestal nos ofrecen refugio y lugares para acampar.

Reserva Forestal Kasane: las compañías turísticas locales ofrecen lugares para acampar, safaris a pie y safaris nocturnos en vehículo en el Valle de Lesoma.

Reserva Forestal Sibuyu: antaño, esta era una tierra que rebosaba de animales y contenía abundante agua, frutas y vegetales silvestres, según los antiguos cazadores recolectores y cazadores del pueblo San. Actualmente, las ruinas de Nunga, son los únicos indicios de existencia humana y actividad prehistórica, sin embargo, es una zona ideal para acampar y realizar salidas de safari a pie, en especial alrededor de las salinas.

Reserva Forestal Kazuma: esta reserva tiene el territorio más transitado de elefantes, ya que une el Parque Nacional de Chobe en Botswana con el Parque Nacional Hwange en Zimbabwe. Zona ideal para acampar y realizar safaris a pie.

Tsodillo Hills

Estas cuatro colinas (North, Child, Male and Female) se elevan de manera abrupta y espectacular desde una extensión desértica ondulada como el mar, con la superficie rocosa volviéndose cobriza a la puesta del sol, se dice que están impregnadas de la mitología, leyendas y significado espiritual del pueblo san, que lo considera el lugar de la creación, de esta manera, el poder hipnotizante de las colinas Tsodilo nos cautiva y nos desconcierta.

Se han descubierto aproximadamente 4.000 pinturas rupestres antiguas, entre dáctilopinturas rojas y geométricas, en más de doscientos lugares y, como en gran parte de África meridional, la mayor parte de ellas se atribuyen a los antepasados san, y algunas fueron realizadas por los Khoe pastorales que se asentaron en el área más tarde. Estas pinturas representan miles de años de ocupación humana y están entre las mejores y más importantes de la región.

La inaccesibilidad de muchas pinturas, sin duda, puede vincularse a su significado religioso. Dos de las más famosas son: los rinocerontes policromados y el Panel Eland, situado sobre un elevado acantilado.
Las pinturas rupestres de Tsodilo se encuentran alejadas de todos los demás sitios de pintura rupestre de África y otra característica que las hace únicas es que son muy diferentes a las otras de la región de África del Sur, tanto en estilo como en imágenes. Más de la mitad representan animales salvajes y domésticos y suelen ser figuras aisladas sin contar escenas o historias.

Se recomienda contratar un guía para la caminata y para ver las pinturas, tanto los San como los Hambukushu viven cerca de las colinas y se puede encontrar fácilmente un guía en estos pueblos. Las colinas disponen de sendas de paseo a pie nombradas como Camino del León, Camino del Rinoceronte, Camino del Acatilado…etc.

Para la gente que vive en las Colinas (los San, sus habitantes originales y los Hambukushu que han ocupado periódicamente las colinas durante los últimos 200 años), Tsodilo es considerado, un lugar sagrado y místico, donde moran antiguos espíritus de los antepasados del pueblo San. Sus ancestros, realizaban rituales para pedir lluvia. Se estima, que las colinas han estado habitadas durante 100.000 años, convirtiéndose así, en uno de los lugares históricos más antiguos del mundo. Se han encontrado restos de cerámica, cuentas de vidrio, hierro, cuentas de conchas, huesos grabados y herramientas de piedra que datan de hace 90.000 años.

El Divuyu o Temprana Edad de Hierro de Tsodilo, entre el 700 y 900 d.C, revela que los Bantú han vivido en las colinas más de 1.000 años, probablemente provenientes del África Central. Se conoce del pueblo Bantú que se dedicaban a la ganadería y comerciaban con joyería de cobre proveniente del Congo, cuentas de vidrio de Asia y conchas de mar del Atlántico.

Entre las actividades que se pueden realizar en la zona destacamos: arte rupestre, caminatas por los montes, visita al museo y experiencias culturales en los pueblos locales.

Debido a su tremenda importancia histórica y cultural, Tsodilo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002

Cuevas de Gcwihaba

En la lengua !Kung, el nombre de este conjunto de cuevas decoradas de los montes de Gcwihaba significa “madriguera de hienas”, no llamaron la atención de los europeos hasta mediados de la década de 1934 cuando los Kung las mostraron a un granjero ghanzi, Martinus Drotsky, por eso durante años fueron conocidas como la cueva de Drotsky.

Consiste en un fascinante laberinto subterráneo de cavernas y fosos, pasajes interconectados, fantásticas formaciones de estalagmitas y estalactitas, y coladas de hermosos colores, que parecen cascadas de piedra. No hay luz ni señalización de la ruta que hay que seguir, así que conviene llevar linternas potentes y luces de emergencia. Por la entrada norte, lo primero que encontraremos serán miles de murciélagos colgados cabeza debajo de las paredes de las cueva, son inofensivos, pero a medida que nos vayamos acercando, debemos estar preparados para una posible avalancha en masa, con nubes de murciélagos voladores sobre nuestras cabezas.

Algunas cavernas miden unos 10 metro de alto y otras son tan diminutas que es necesario andar a gatas para poder avanzar a través de ellas. La parte más dura es un corto descenso empinado por un pozo y luego la subida por el otro lado hasta un saliente, donde hay un angosto pasaje hasta llegar a una amplia sala. El agua más cercana es el pozo del pueblo de Nxainxai, a los cuales conviene pedir permiso antes de visitar las cuevas, pues los habitantes se consideran los amos de éstas y puede haber verjas para impedir la entrada a los visitantes que no paguen entrada o contraten un guía local.

Estas cuevas han sido parte del ecosistema del Kalahari por casi tres millones de años. Se formó durante la Era del Pleitoceno cuando el área era mucho más húmeda y fértil, sin embargo, ha habido cambios climáticos muy drásticos, alterando períodos muy húmedos y muy secos.

Se han registrado ecosistemas únicos de flora y fauna. Entre las especies de flora y fauna más extrañas encontradas en las cuevas podemos destacar el higo namaqua, reconocible fácilmente por sus largas raíces rastreras y se puede encontrar únicamente en estas colinas, el áloe endémico, la salamanquesa, la tortuga estrellada, el loro Ruepel y la lechuza común.

Se cree que el área fue habitada por pueblos forasteros miles de años atrás por la evidencia arqueológica de la zona. Se han encontrado herramientas procedentes de la Era de Piedra tardía, huesos de animales, cáscaras de huevo de avestruz quemadas y hasta una calavera de primate fosilizada.

Gcwihaba está designado como Monumento Nacional y fue propuesto como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La visita a las cuevas también se puede organizar desde Maun. Si el visitante conduce su propio vehículo, deberá llevar un todoterreno con depósito de combustible de gran alcance, reservas de agua y equipo de acampada.

De gran importancia son también las Aha Hills. Estas colinas de caliza y dolomita de aproximadamente 700 millones de años, se elevan unos 300 metros sobre la extensión de maleza del Kalahari, atraviesan la frontera entre Botswana y Namibia y yacen a aproximadamente 50 kilómetros al noroeste de Gcwihaba y pueden verse desde allí. Su principal atracción es la lejanía de todo y el silencio sepulcral que se respira, debido en gran parte, a la casi ausencia total de agua, las colinas ofrecen una buena panorámica y son casi en su totalidad, ásperas e irregulares, ya que están divididas en numerosas fallas y fisuras. No hay zonas equipadas para acampar pero se permite la acampada libre a unos 100 metros de la carretera principal. Los alimentos básicos y agua potable se pueden obtener en los pueblos de Gcangwa y Nxainxai. Estas colinas cubren un área de aproximadamente 245 km2, en su mayoría de Botswana.