Zona de recreo de la Costa Oeste

Esta franja de 200 km de largo y 25 km de ancho, que abarca desde el norte de Swakopmund hasta el río Ugab, conforma el extremo sur de la Costa de los Esqueletos.

No se necesitan permisos para circular por aquí y hay unas cuantas ciudades pequeñas y zonas de acampada.

La carretera C34 recorre la costa y podemos ir haciendo paradas según nos apetezca.

La carretera esta asfaltada y el único inconveniente que nos puede surgir son las típicas nieblas de la zona.

Hacia el norte de Swakopmund, a unos 7 km hay varios estanques que se utilizan para la producción de sal o para el cultivo de ostras.

Se llenan con el agua del mar y luego se deja evaporar. De este modo nos ofrecen unas interesantes imágenes de colores dispares como el rojo brillante, el color verde de las algas o el rosa de los flamencos que a veces se alimentan aquí.

Lugares de interés

Esta reserva de 60 km ubicada junto a la C34, la carretera principal de la costa, esta a 430 km de Windhoek, 178 km de Torra Bay, 120 km de Swakopmund y a 60 km de Henties Bay.

Se creó en 1968 para proteger a la mayor colonia del mundo de lobos marinos del Cabo. La foca del Cabo es la mayor de las nueve de su especie. Este espacio cuenta con pasarelas de madera dispuestas en paralelo a la costa. Por ellas se puede pasear para disfrutar del asentamiento de más de 100.000 ejemplares que componen la colonia. Tendremos la oportunidad de fotografiar y aprender más sobre estas fascinantes criaturas, mientras lidiamos con la cacofonía de sus balidos que llenan el aire.

Los enormes machos luchan por el derecho de dominar el territorio y de aparearse con las hembras. Mientras, las hembras que se reproducen en sincronía una vez al año, acuden a la costa para encontrar a sus hijos en medio de miles de crías.

Aparte de las focas, en la reserva las gaviotas cocineras vuelan rozando la superficie del mar capturando alimentos a medida que avanzan, mientras bandadas de cormoranes flotan en fila por encima de las olas. Las orcas y los tiburones Copper (de cobre) también cazan en estas aguas. En tierra, los chacales de espalda negra merodean alrededor de las colonias de focas en busca de comida, mientras que por las noches al amparo de la oscuridad, las esquivas hienas pardas frecuentan las playas.

La montaña Brandberg, punto mas alto de Namibia, es visible desde Cape Cross. A sólo 100 km de distancia se encuentra Twyfelfontein, el primer lugar de Namibia declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rico en grabados rupestres.

Un poco de historia:

El cabo fue descubierto por el navegante portugués Diego Cao que erigió una gran cruz (cross, de ahí su nombre) de piedra en 1486 para marcar el punto más meridional jamás alcanzado por los europeos en África. Durante los siguientes 400 años muchos barcos naufragaron en estas costas.

En 1884, se informó del primer avistamiento de lobos marinos del Cabo. Sin embargo, la zona empezó a ser conocida con la explotación comercial del guano, que se emplea como fertilizante. El negocio floreció y decenas de millones de toneladas de guano fueron exportados a Europa. Se estableció aquí la primera línea ferroviaria del país y la primera planta de destilación de agua.

La cruz erigida por Cao fue descubierta por la misión del capitán de corbeta Gottlieb Becker, en 1893, que comandaba el SMS Falke en una época en que el lugar era parte del África del Sudoeste Alemana. Nueve años después el auge terminó y poco a poco, la dureza de la costa reclamó la tierra. Hoy en día la bahía es un salar y todo lo que queda de la industria del guano son fragmentos oxidados de la historia, esparcidos en la arena.

Instalaciones:

La reserva cuenta con una pasarela adecuada para sillas de ruedas, un punto de información y recepción, aseos, cinco campings y merendero.

Horario: abierto todos los días 08.00-17.00 (noviembre 16-junio 30) y 10.00 a 17.00 (1 julio-15 noviembre)

Los permisos se pueden adquirir directamente allí a la llegada. En la zona no hay gasolineras ni puntos de venta de agua, el último punto para llenar el depósito y comprar provisiones es Henties Bay a 60 km. A lo largo de la costa, en los kilómetro 14, 72 y 108, hay campings con servicios básicos.

Situada a unos 76 km de Swakopmund, esta ciudad no ofrece mucho de interesante para el viajero. Al igual que Wlotzkas Baken, es una zona de vacaciones para los namibios que les gusta la pesca y que en verano quieren escapar del calor. La llaman la meca de la pesca de África.

Para los excursionistas amantes del trekking y aclimatados a esta zona, hay una nueva senda de 40 km, que sale del extremo sur de Henties Bay siguiendo la costa hacia el sur hasta Jakkalsputz, y luego vuelve hacia el norte hasta la desembocadura del Omaruru. Lo mas destacado de la ruta son las dunas de arena, los manantiales de agua dulce y los campos de líquenes del desierto que la flanquean. También pueden realizar varias rutas en 4×4.

Esta zona es famosa para los amantes de la naturaleza ya que habita el Gray´s lark (la alondra de Gray), especie de ave endémica, al igual que mas de 200 especies endémicas de líquenes.

El rio Omaruru nace en las montañas de alrededor de Omaruru. Debido a las precipitaciones que se dan ocasionalmente en las montañas, el río fluye con regularidad y su cauce soporta el crecimiento de una exuberante de vegetación, entre la que se encuentra una variedad de flora del desierto y especies exóticas como el tabaco silvestre (Nicotiana glauca), el estramonio (Datura stramonium), y la planta de aceite de ricino (Ricinus communis).

Si continuamos hacia el norte es recomendable llenar el depósito de gasolina en esta ciudad, e incluso comprar comida y bebida si pensamos que lo vamos a necesitar, ya que más al norte es raro encontrar nada. Tambien hay un par de restaurantes: Desert Sands Restaurant y PubPirates Cove. Al norte de esta población, la carretera C35 continúa a una de las zonas más desoladas del país, Damaraland.

Este pequeño poblado, a unos 31 kilometros al norte de Swakopmund, se parece a una colonia en la luna. Sus casas se extienden a lo largo de la costa desértica. Pablo Wlotzke, un pescador entusiasta, fue el primero en construir una cabaña aquí, y guió a los visitantes en esta zona rica en pesca.

Nadie vive aquí permanentemente, al igual que el resto de pueblos fantasmas cerca de Lüderitz. Wlotzkasbaken es simplemente un conjunto de casas de vacaciones, utilizado por los namibios que aman la pesca marítima y vienen en sus vacaciones de verano (diciembre y enero).