Mokuti Etosha Lodge

Mokuti Etosha Lodge está situado a sólo 4 mn en coche de la puerta este de acceso al Parque Nacional de Etosha, la puerta de Von Lindequist, cerca de la fortaleza de Namutoni. Es el alojamiento fuera de Etosha que está más próximo al Parque Nacional

Situado en su propia reserva natural privada de 4 000 ha, comparte una frontera común con este fascinante Parque nacional. Un oasis tropical fresco y verde da la bienvenida a los huéspedes. “Mokuti” en Ovambo significaen el bosque”, y sus edificios con sus techos de paja y las dos piscinas situadas entre amplios jardines, remarcan el sentido del nombre del Lodge.

 

Galería de fotos de Mokuti Etosha Lodge

Qué te ofrece Mokuti Etosha Lodge

Mokuti Etosha Lodge
Mokuti Etosha Lodge está situado a sólo cuatro minutos en coche de la puerta este de acceso al Parque Nacional de Etosha, la puerta de Von Lindequist, cerca de la fortaleza de Namutoni. Es el alojamiento fuera de Etosha que está más próximo al Parque Nacional.

Situado en su propia reserva natural privada de 4 000 ha, comparte una frontera común con este fascinante Parque nacional. Un oasis tropical fresco y verde da la bienvenida a los huéspedes. “Mokuti” en Ovambo significa “en el bosque”, y sus edificios con sus techos de paja y las dos piscinas situadas entre amplios jardines, remarcan el sentido del nombre del Lodge.

Durante su estancia en Mokuti podrá disfrutar de sus amplias y variadas instalaciones, como el Spa de Mokuti, dos piscinas, una piscina infantil separada, dos canchas de tenis iluminadas, sala de billar, gimnasio, Parque de reptiles, senderos para caminar, aeropuerto privado. Y de sus actividades de safari guiados por profesionales.

Por la noche, los huéspedes cuentan historias alrededor del fuego después de disfrutar de cenas al aire libre servidas en la Boma africana o bajo los árboles del impresionante jardín del Lodge.

A medida que regresan a sus habitaciones a lo largo de caminos sinuosos, con frecuencia se encuentran con la población residente Bontebok, bonitos antílopes. Y a la mañana siguiente, verá a las ardillas paseando entre jardines y árboles, y graciosamente insistiendo en compartir su desayuno.