fbpx

Introducción al viaje Desierto, Tribus y Agua:

NAMIBIA-BOTSWANA-ZIMBABWE: DESIERTO, TRIBUS Y AGUA

Namibia es un país de contrastes, rico en fauna y hogar de tribus, como Himbas o Bosquimanos. Esta ruta comienza recorriendo toda la franja de bellos y cambiantes paisajes desérticos que cubren la región de Hardap, con la visita al mágico desierto del Namib y sus famosas dunas de Sossusvlei, sigue hacia el norte atravesando el Naukluft y sus paisajes desérticos siempre cambiantes, hasta llegar a la villa de Swakopmund. Desde aquí podrán visitar la bella Walvis Bay, con su bahía repleta de flamencos antes de seguir hacia el norte, en paralelo a la Costa de los Esqueletos, para visitar Cape Cross, donde habita una de las colonias de focas más grandes del sur de África. Se adentrará en Damaraland, tierra de bosquimanos que han dejado su huella a lo largo de siglos con los petroglifos en rocas, y donde podrán visitar una aldea himba. Accederán por el sur al P.N. Etosha, viviendo excitantes momentos de safari atravesando el parque en dirección este, y continuarán hacia el sureste, hasta la región de Bushmaland, donde pasarán un día con bosquimanos. Se adentrarán en Botswana donde vivirán 2 días en el inicio del Delta del Okavango, antes de conducir hacia el norte, hacia la franja del Caprivi. En 3 días explorarán esta región, antes de volver a entrar en Botswana para vivir 2 días de safari en el Parque Nacional Chobe. Su aventura termina con una visita a las míticas Cataratas Victoria.

La ruta: mapa e itinerario

Desierto, tribus y agua

Desierto, tribus y agua

  • 01: Windhoek

  • 02 y 03: Sossusvlei

  • 04 y 05: Swakopmund

  • 06: Khorixas

  • 07, 08 y 09: P. N. Etosha

  • 10: Bushmaland

Namibia-Botswana-Zimbabwe

  • 11 y 12: Delta del Okavango

  • 13: Divundu (Caprivi)

  • 14 y 15: Kongola (Caprivi)

  • 16 y 17: P. N. Chobe

  • 18: Cataratas Victoria

Día a día

Día 01: Llegada a Windhoek

Tu aventura atravesando Namibia y Botswana para llegar a Cataratas Victoria, comienza. Recoge tu vehículo de alquiler en el aeropuerto. Si tienes fuerzas, explora la ciudad de Windhoek. Y si las pilas están un poquito descargadas después del largo vuelo, al hotel a descansar y reponer para el día siguiente.

Días 02 y 03: Desierto del Namib

Unas 5 horas conduciendo te llevarán al Desierto del Namib. Disfruta de la ruta!!! Podrás explorar este mar de dunas rojas, escalar amosa Duna 45, pasear por el onírico Dead Vlei, recorrer el Cañón del Sesriem… Tu cámara y tus emociones no tendrán un momento de relax.

Días 04 y 05: Swakopmund

Unos 400 km te separan de la ciudad de Swakopmund. Durante la ruta podrás parar en Solitaire, y disfrutar de los bellos Gaub y Kuiseb. En estos 2 días en la costa podrás explorar la bella ciudad de Swakopmund con su arquitectura alemana, visitar la cercana Walvis Bay y opcionalmente realizar un crucero por su bahía, realizar el recorrido de las Weltiwitchias y el Valle de la Luna, realizar una excursión guiada en 4×4 a las dunas de Sandwich Harbour….

Día 06: Khorixas, Región de Damaraland

La ruta de hoy te lleva al interior. Podrás en ruta visitar la colonia de focas de Cape Cross, y en Twyfelfontein , la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, repleta de pinturas rupestres bosquimanas.

Días 07, 08 y 09: P.N. Etosha

En tu ruta hacia Etosha, podrás visitar en Kamanjab alguna aldea himba. Tendrás 2 días y medio para explorar en ruta de safari con tu vehículo el centro-sur y este de Etosha, con 2 noches de alojamiento en el sur y una en el este.

Día 10: Tsumkwe, tierra de bosquimanos

Dejando Etosha, continúas hacia el sureste hasta llegar a Tsumkwe , dentro de la concesión de Nyae Nyae, donde convivirás por unas horas con bosquimanos.

Días 11 y 12: Delta del Okavango

Hoy dejarás Namibia y entrarás en Botswana para llegar al Delta del Okavango. Durante estos dos días explorarás la zona norte del Delta del Okavango, conocido como “pandhale” con 2 actividades de safari diarias incluida: en lancha, en mokoro o canoa tradicional, pescando…

Día 13: Divundu - Caprivi - Namibia

Tu ruta sigue hacia el norte, hasta volver a entrar en Namibia por el puesto fronterizo de Mohembo. Aquí, a orillas del poderoso Okavango, y en el inicio de la franja del Caprivi, pasarás la noche. Pero antes de disfrutar desde tu cama de los sonidos del río, navegarás sus aguas, entre hipopótamos y cocodrilos y verás los reflejos del sol en el río, en un atardecer inolvidable.

Días 14 y 15: Kongola - Caprivi

Tu ruta sigue hacia el este, avanzando por la franja del Caprivi, hasta Kongola, en el centro, área regada por el río Kwando (después Chobe en Botswana) y el canal de Linyanti. Durante tu estancia realizarás un safari guiado en lancha y un safari guiado en 4×4, explorando esta región rica en vida salvaje

Días 16 y 17: Parque Nacional Chobe

Desde Kongola seguirás hasta la frontera de Ngoma, por donde nuevamente accederás a Botswana. Recorre con tu coche el “corredor de Chobe”, carretera que en paralelo al río, atraviesa el Parque Nacional, hasta llegar a tu alojamiento en Kasane. Realizarás un safari guiado en lancha y un safari guiado en 4×4 abierto en el Parque Nacional Chobe. Devolverás tu vehículo de alquiler a tu llegada a Kasane.

Día 18: Victoria Falls

Por la mañana un transfer te llevará desde Kasane a tu hotel en la ciudad de Victoria Falls. Tendrás tiempo para visitar las Cataratas Victoria y realizar otras actividades. El día 19, un transfer te llevará al aeropuerto para embarcar en tu vuelo de regreso.

Desierto, tribus y agua: información sobre el viaje

Qué incluimos para ti:

  • Alojamiento en habitación doble en hoteles indicados o similares con desayuno diario incluido y cena incluida en Khowarib y Epupa.
  • Vehículo de alquiler modelo Toyota Corolla Sedan o similar, o tipo Toyota Raw 2×4 (recomendado) con Full Cover. También podemos incluir un vehículo 4×4, recomendados en época de lluvias.
  • Si lo deseas, podemos incluir excursiones/safaris/actividades opcionales con guías locales.
  • Servicio de atención 24 horas mientras estás de viaje
  • Completa documentación del viaje con todos los detalles

Ficha de viaje

Solicita la Ficha de Viaje

Pero piensa que podemos personalizarlo: cambiando alojamientos que se ajusten a tu presupuesto o añadiendo y/o quitando días. No dudes en contactar con nosotros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Aeropuerto Int Hosea Hutako – Windhoek

Aunque Namibia cuenta con 2 aeropuertos internacionales, en Windhoek y Walvis Bay, el segundo sólo recibe vuelos internacionales desde Sudáfrica. Por ello la gran mayoría de los viajeros van a comenzar su visita a Namibia aterrizando en Windhoek, capital del país.

Windhoek es para muchos viajeros sólo un lugar de tránsito para conectar sus vuelos internacionales con el resto de su ruta en Namibia. Como capital de un país que tiene una población total de poco más de 2.000.000 de habitantes, Windhoek no es una ciudad demasiado grande. Pero como toda ciudad tiene lugares de interés que ofrecer a los viajeros, aun cuando el tiempo de estancia sea breve.

En tu ruta desde el aeropuerto internacional Hosea Kutako hasta el alojamiento elegido en la ciudad, recorrerás unos 45 k, que primero son ascendentes, para después descender al valle en el que se encuentra Windhoek.

En este trayecto, aunque verás nuevas urbanizaciones, largas vallas tras las cuales quedan extensísimas granjas… percibirás el desierto y la virginidad del país. Si absorbes el paisaje en tu mente y por unos momentos cierras los ojos, seguro podrás imaginar a los “khoisan” moviéndose por estas tierras en las que vivieron por cientos de años.

Los primeros pobladores extranjeros fueron Afrikaner. Llegaron a esta región procedentes de Sudáfrica alrededor de 1840. Se establecieron aquí liderados por el “jefe” Jonker. Pero no estuvieron mucho tiempo: cuando llegaron los alemanes alrededor de 1890, esta comunidad afrikáner ya había abandonado el asentamiento, ya que tras la muerte de Jonker en uno de los varios ataques que realizaban a los Hereros para robarles su ganado, el asentamiento afrikáner se disolvió.

La llegada de los alemanes se realizó en dos fases. Primero se instaló el ejército. Construyeron el primer fuerte. Y considerando la zona asegurada y protegida, muy pronto empezaron a llegar colonos. Estos aventuraron a viajar a tierras ignotas y lejanas con la promesa de recibir tierras gratuitas en las que establecerse y así colonizar este territorio para Alemania.

Y esa estructura inicial creada por los colonos, que se consolidó sobre todo cuando la ruta de ferrocarril entre Swakopmund y Windhoek se terminó en 1902, evolucionó rápidamente en las 2 primeras décadas del siglo XX con la construcción de muchos edificios de arquitectura colonial, naciendo así la base de la ciudad actual

Entre estos edificios destacan la “Christus Kirche”, iglesia que se ha convertido en icono de la ciudad, la estación de ferrocarril, de estilo Holandés del Cabo y que data de 1912, el Parlamento, construido también en 1912…

El breve tiempo que estés en Windhoek podrás tomar el pulso a la vida actual paseando por sus calles y explorando su historia a través de sus edificios. O adentrarte un poco en la diversidad cultural del país a través de la artesanía, que puedes encontrar en el Centro de Artesanía instalado en el edificio colonial de la Antigua Fábrica de Cerveza, donde además de artesanía representativa de diferentes áreas y etnias del país, podrás encontrar también galería de arte, restaurante, café… O dando un paseo por el área peatonal de Post Street, donde encontrarás puestos con artesanía atendidos por miembros de diferentes etnias llegados de diferentes lugares del país.

El avance social en la ciudad sufrió un cambio radical con la implantación del apartheid impuesta desde el Gobierno de Sudáfrica en la década de los 50, y con el apartheid, la expulsión de la población de color hacia los township. Así nacieron estas barriadas satélites de la ciudad central.

Aunque el apartheid se derogó con la declaración de independencia del país en 1990, aún en la actualidad siguen siendo hogar mayoritariamente de población de color, en general pertenecientes a estamentos económicos de nivel medio y bajo. La visita a uno de los townships, como Katutura o Khomasdal, te adentrará en un mundo de color y combinaciones étnicas, ya que aquí fueron expulsados en la década de los 60 Ovambos, Hereros, Namas y Damaras, y la población actual es segunda y tercera generación de aquellos, aún muy próximos en el tiempo a toda su cultura orginal. Y te acercará a una visión diferente de la ciudad.

Si has alquilado un coche, podrás desplazarte sin problemas en una ciudad bastante bien señalizada y con lugares para aparcar de forma segura. Si no dispones de vehículo, puedes pedir al hotel que te pida un taxi, con el que puedes acordar que te lleve y te recoja en diferentes lugares por un precio pactado. Como referencia cada traslado privado puede costar en torno a unos 30-40 $N.

La ciudad cuenta con todos los servicios que cualquier viajero pueda necesitar: bancos, cajeros, centros médicos… Y una excelente oferta de restaurantes de todas las categorías y precios.

Parque Nacional Namib-Naukluft

Con sus casi 50.000 m2, el Parque de Namib-Naukluft es una de las áreas protegidas más grandes de África, la más grande de Namibia, y alberga algunos de los ecosistemas más variados y extraordinarios del país. Creado como Parque Nacional en 1907, ha vivido expansiones hasta su extensión actual.

Con la variedad de hábitats que crean sus montañas, su mar de dunas de arena, lechos de ríos… esta enorme extensión que de sur a norte se extiende desde Luderitz hasta Swakopmund ofrece sin duda alguna una gran opción de diferentes experiencias: fascinantes rutas de aventura en 4×4 atravesando dunas, o atravesando regiones rocosas; experiencias de safari que le llevarán a descubrir fascinantes especies adaptadas a este entorno; rutas de trekking con acampada entre inolvidables paisajes aislados y vírgenes del desierto; observar especies endémicas como la rara Welwitchia….

Es una tierra de contrastes y extremos, con rocas duras y arenas blandas y suaves, con escarpadas montañas, nieblas húmedas y vientos secos. Las aguas de los ríos que surgen sin previo aviso a través de los cañones, no permanecen mucho tiempo debido al calor abrasante que domina cada día.

Y a pesar de esta dureza, la vida se desarrolla aquí. Sin presencia humana en la actualidad, se han encontrado vestigios, como hachas de piedra, que demuestran que el hombre paleolítico habitó aquí. Y más recientemente, la costa estuvo habida por clanes de khoikhoi, nómadas que vivían de la pesca, caza de aves y otras especies marinas.

La sección de Namib del Parque Namib-Naukluft, el desierto más antiguo del mundo, es hogar de fauna y flora que se ha adaptado a los extremos de manera fascinante. Los animales se entierran en la arena y, cuando el hecho de poseer ojos es innecesario, se desarrollan sin ellos. Los babuinos pasan meses sin agua potable, mientras que las plantas Welwitschia viven más de mil años en estas llanuras inhóspitas.

Las sombras que se dibujan en las dunas con los primeros y los últimos rayos del sol del día, crean unas imágenes realmente espectaculares, atrayendo a los fotógrafos como un auténtico imán. Con el calor del día se crean espejismos de un mar de plata brillante.

Es una tierra de contrastes y extremos, con rocas duras y arenas blandas y suaves, con escarpadas montañas, nieblas húmedas y vientos secos. Las aguas de los ríos que surgen sin previo aviso a través de los cañones, no permanecen mucho tiempo debido al calor abrasante que domina cada día.

Y a pesar de esta dureza, la vida se desarrolla aquí. Sin presencia humana en la actualidad, se han encontrado vestigios, como hachas de piedra, que demuestran que el hombre paleolítico habitó aquí. Y más recientemente, la costa estuvo habida por clanes de khoikhoi, nómadas que vivían de la pesca, caza de aves y otras especies marinas.

La sección de Namib del Parque Namib-Naukluft, el desierto más antiguo del mundo, es hogar de fauna y flora que se ha adaptado a los extremos de manera fascinante. Los animales se entierran en la arena y, cuando el hecho de poseer ojos es innecesario, se desarrollan sin ellos. Los babuinos pasan meses sin agua potable, mientras que las plantas Welwitschia viven más de mil años en estas llanuras inhóspitas.

Las sombras que se dibujan en las dunas con los primeros y los últimos rayos del sol del día, crean unas imágenes realmente espectaculares, atrayendo a los fotógrafos como un auténtico imán. Con el calor del día se crean espejismos de un mar de plata brillante.

EL MAR DE DUNAS. SOSSUSVLEI

Las dunas del gran desierto del Namib se extienden desde el río Orange al Kuiseb por el sur, y desde Torra Bay hasta el río Croce en Angola al norte. Se componen de arena de cuarzo de colores intensos con diversos matices, del beige al naranja, y del rojo al violeta. Esta enorme extensión de dunas, a diferencia de las antiguas dunas del vecino Kalahari, son dunas dinámicas ya que cambian en función de cómo sople el viento, condicionando su forma.

Sin duda alguna el área más famosa son las dunas que rodean el “Sossusvlei” o “Laguna sin salida”, muy cerca de la cual se encuentra el “Dead Vlei” o “Laguna Muerta”

La niebla de la costa flota en el aire y se introduce hacia el interior a más de 70 km, dibujando en las dunas formas de rayas de rubí y óxido, dejando una capa de humedad que da vida a una variedad de vida vegetal y animal, como geckos, lagartos cornudos y gacelas sable.

Las dunas son el hogar también de escarabajos peregrinos y lagartijas que nadan en la arena y dejan tras de si una hilera de huellas que parecen guiarnos en su dirección. La vida vegetal y animal se ha adaptado a sobrevivir en esta zona de manera extraordinaria.

SOLITAIRE

Cuando en 1948 Willem de Christoffel van Coller compró 33.000 ha de tierras para la cría de ovejas Karakul, en un área no desarrollada entre las regiones de Ababis y Koireb, tan en medio de la nada, que su esposa Elsie Sophie comenzó a Solitaire, nunca imaginó que terminaría siendo un punto tan reconocido en el mapa de Namibia.

A la primera casa de 2 habitaciones siguió la construcción de las estructuras necesarias para la creación de la granja. Pronto, por su ubicación en cruce de rutas, se construyó la gasolinera, un simple surtidor manual. Y con la parada de vehículos para repostar, enseguida se abrió una tienda que además se convirtió en la oficina de correos regional.

Esa gama de servicios en medio del desierto, enmarcados entre antigüedades que hablan de historia, vehículos abandonados recubiertos por la arena del desierto, y los famosos pasteles de manzana de Percy Cross McGregor, conocido como Moose, han convertido el lugar en un punto de parada obligatorio a cualquier viajero que recorre el desierto del Namib.

Durante los 20 años que Moose vivió en este lugar, hasta su fallecimiento en 2014, sin duda alguna lo impregnó con el aroma de sus tartas y de su carácter.

LAS MONTAÑAS NAUKLUFT

Esta cadena montañosa emerge verticalmente entre las llanuras del Namib central, y es en realidad una meseta cuyos bordes se hayan recortados por accidentadas gargantas. Esta zona está catalogada como semidesértica con secciones de sabana con acacias dispersas y árboles del género Euphorbia. Las rocas de estas montañas son en realidad segmentos de sedimentos intercalados en los que aparecen dolomita, cuarzita y pizarra, creando unos paisajes espectaculares.

Este hábitat es ideal para las cebras de montaña, oryx, kudus, springboks, e incluso, leopardos. Es también un propicio lugar para el avistamiento de aves.

Las principales actividades que atraen a los visitantes a esta zona, son la posibilidad de recorrerlo en 4×4, y para los amantes del hikking, es realizar una de sus rutas de un día (para los que no hacen falta permisos). Las más conocidas son el sendero Waterkloof, ruta de unos 17 km. Y el sendero de los Olivos, de unos 4 km. Para los más aventureros e  interesados en rutas de trekking e inmersión en la naturaleza se pueden hacer rutas de hasta 8 días, para las que son necesarios permisos especiales para acampar en el interior.

DONDE ALOJARSE

Hay una buena gama de alojamientos, en diferentes categorías y ofreciendo diferentes tipos de servicios para explorar las diferentes áreas del Namib-Naukluft. Se pueden encontrar alojamientos en los alrededores de Sesriem, la puerta de entrada al Parque Nacional para acceder a Sossusvlei. También hay alojamientos en el área de Solitaire y el área de las montañas Naukluft.

Para visitar las dunas de Sossusvlei, siempre será más cómodo estar alojado cuanto más cerca de Sesriem. Pero en realidad puedes elegir cualquiera de las otras áreas, aunque implique añadir unos kilómetros a través de bellos paisajes de desierto para llegar a la puerta de entrada al parque de Sesriem.

También existe posibilidad de alojarse al sur de Sesriem, en la Reserva Privada de NamibRand, que por su lado oeste, comparte 100 km de frontera con el Parque Namib-Naukluft

En los años 50 había en esta área una serie de granjas que intentaban la cría de ganado en medio del desierto. Tras unos años de dura sequía, en la década de los 80 se rindieron a la evidencia que no era viable la cría de ganado aquí, por lo que propietarios fueron siguiendo una evolución de actividades para sobrevivir, que comenzaron por la caza, para finalizar en lo que es hoy, una reserva privada protegida dedicada plenamente al turismo fotográfico y de naturaleza.

Esta reserva privada que hoy tiene una superficie de unos 2.100 km2, contiene más de 200.000 dunas, praderas desérticas, llanuras de arena y grava, y cadenas de imponentes montañas aisladas, donde habitan, al igual que en la región occidental del Parque Namib-Naukluft grandes rebaños de springboks, cebras de montaña Hartmann, jirafas, oryx y avestruces, además de kudus, hienas moteadas y marrones, chacales, zorros orejudos del Cabo, leopardos y guepardos.

Por tanto alojándote en la Reserva Privada de NamibRand, tienes la opción además de visitar las dunas de Sossusvlei, pero también de realizar safaris guiados en 4×4, además de la posibilidad de hacer rutas de trekking.

Swakopmund

Con una población de 35.000 habitantes y situada en la costa atlántica, Swakopmund dista 360 km de Windhoek. La ciudad destaca por su arquitectura de estilo colonial alemán. Fue fundada en 1892 como puerto principal del sudoeste de África, debido al creciente tráfico entre  Alemania y esta colonia. El único puerto existente, Walvis Bay, está situado a 33 km y era posesión Británica.

Swakopmund creció rápidamente al ser el principal puerto de todo el territorio y recibió el estatus de municipio en 1909. Muchas compañías de exportación e importación abrieron agencias en la ciudad. Actualmente es la capital del distrito de Erongo. Con sus paseos marítimos, sus casas de madera y sus edificios coloniales, es como si las palmeras y la fina arena fueran la única diferencia entre Swakop y las localidades de vacaciones de la costa alemana del Báltico o el mar del Norte. Es el primer balneario de Namibia y es uno de los mejores ejemplos conservados de la arquitectura colonial alemana en el mundo. También es el lugar de vacaciones más popular de Namibia.

Los edificios notables en la ciudad incluyen la prisión Altes Gefaengnis, diseñada por Heinrich Bause en 1909. Parece un hotel o una estación de trenes, pero si nos dicen que es una prisión, no nos lo imaginaríamos.

El Woermannhaus, construido en 1905 como oficina central de la compañía colonial Damara & Brock, de ahí su nombre actual. Con una torre prominente, fue una residencia escolar, mas tarde albergue de marinos mercantes y hoy es un museo militar.

El embarcadero, construido por la necesidad de disponer de un buen muelle de carga de mercancías y personas. El muelle, construido en 1899 con el fin de ampliar el pequeño puerto de la actual ciudad y disponer de capacidad  para los grandes buques de carga. Con el tiempo y la dureza de la naturaleza en esta zona, principalmente por la corriente de Benguela, la arena ha cegado e invadido el puerto, formando la actual Palm Beach.

Otros edificios interesantes son el Prinzessin Rupprecht Heim, antiguo hospital y actual hotel, la residencia oficial del presidente de Swakopmund  –Kaiserliches Bezirksgericht, la estación de trenes Bahnhof, el Edificio Hohenzollern, que era un antiguo hotel y el Altes Amtsgerich, antiguamente fue primero una escuela privada y posteriormente juzgado de paz.

Las atracciones en Swakopmund incluyen el museo de Swakopmund en donde se puede conocer la historia de la ciudad. El Acuario Marítimo Nacional, nos enseña como es la vida marina en el frío Atlántico. El Living Desert Snake Park, con terrarios llenos de serpientes, escorpiones, arañas…

La ciudad es uno de los principales destinos en el sur de África para los amantes de los deportes extremos. Se pueden realizar actividades como escalar las imponentes dunas, hacer “Sandboard” para aquellos con algo de experiencia en snowboard o surf, paseos en quad por el enorme campo de dunas, paseos a caballo o camello por el desierto, vuelos panorámicos para observar desde el aire zonas prácticamente inaccesibles por tierra y contemplar la naturaleza salvaje. Los más atrevidos puede practicar la caída libre, saltándo desde 3.000 metros de altura y descendiendo unos 30 segundos a mas de 200 km/h.

Para los amantes de las compras aquí se pueden encontrar en los puestos callejeros tallas de madera de Zimbabue. Hay varias tiendas en las que podemos encontrar alfombras y tapices africanos de lana Karakul, artesanía africana: mascaras, artefactos tradicionales, fetiches de África…. y reliquias coloniales. Hay varias librerías en el centro de la ciudad, para los amantes de la literatura típica de cada país y para los que buscan más información acerca de la cultura, vida salvaje, libros de imágenes, mapas…. A Swakop la llaman la mecca para compras de joyas.

Donde Comer:

En Swakopmund podemos encontrar diferentes restaurantes. Desde sencillos y económicos cafés para desayunar, o simplemente hacer una parada durante el día. En ellos podremos probar la bollería típica de la zona como el Out of Africa Coffee Shop, el Swakopmund Café o el Café Antón.

Restaurantes pintorescos e íntimos como el Napolitana. Excelentes cervecerías tipo boutique como Swakopmund Brauhaus. Restaurantes populares entre los turistas como Cape to Cairo Restaurant, con ambiente cordial y agradable, típicos para comer pescado y marisco con vistas a la playa, como Lighthouse Pub & Café.

Restaurantes de categoría como Grapevine, donde podremos degustar sus fabulosos vinos; un italiano de categoría con pasta artesanal: II Tulipano, el Hansa Hotel Restaurant, que ofrece suculentos platos o Tug: restaurante con encanto. Este último dicen que es el mejor restaurante de Swakop, es pequeño y tiene mucho éxito, así que es recomendable reservar.

En la ciudad también podremos salir a tomar unas copas y pasar un buen rato en Captain’s Tavern Pub, Rafter´s Action Pub, Fagin´s Pub o Cool Bananas.

Zonas de interés en los alrededores de Swakopmund

En este circuito podremos ver una de las plantas del desierto mas insólitas de Namibia, la Welwitschia Mirabilis. Es una planta desértica que crece de un tronco grueso escindiendo dos únicas hojas de crecimiento continuo. Tras la germinación, los cotiledones crecen 25-35 mm y se van transformando en estas dos hojas.

La especie se reproduce por semillas, que deben mantenerse húmedas las dos primeras semanas y expuestas a la luz y al calor. Es relativamente frecuente encontrar en ellas esporas de Aspergillus niger, que causa una leve putrefacción después de la germinación, por lo que se intenta evitar en jardines botánicos.

Es difícil determinar la edad de las plantas, aunque se cree que pueden llegar a vivir más de 1000 años, incluso 2000. Se cree que la planta absorbe el agua a través de estructuras peculiares en sus hojas que le sirven para aprovechar el rocío nocturno del desierto. El Dr. Friedrich Welwitsch la descubrió en 1860, considerándose una de las plantas más raras que existen y bastante apreciada por coleccionistas. Está en peligro de extinción.

La mayor concentración de estas plantas en Namibia se encuentran al este de Swakopmund, cerca de la confluencia de los ríos Khan y Swakop.

En el circuito podremos observar otra de las maravillas de la zona, los campos de líquenes grises y negros. Forman una estupenda simbiosis planta-animal, que sobreviven y florecen tomando el alimento de las gotitas de niebla. Si queremos ver como florecen y no hay niebla, basta con hecharles unas gotitas de agua.

Cerca de esta zona podemos aún apreciar el Baaiweg, antiguo camino por el que circulaban los carros que transportaban las mercancías. Las huellas de sus rodadas aún no se han borrado, y se pueden apreciar, ya que el liquen que destruían a su paso, solo crece 1 mm al año.

Se denomina Long Beach al tramo de 15 kilómetros de playa de arena, situada en la costa atlántica del país, a mitad de camino entre Swakopmund y Walvis Bay. La playa es muy tranquila y segura para nadar, y está resguardada de los vientos dominantes del suroeste y las tormentas por Pelican Point. Detrás de una gran colina se encuentra el puerto de Walvis Bay.

En el extremo sur de Long Beach se ha desarrollado gradualmente un complejo con un muelle deportivo, paseo marítimo, lugares para hacer picnic y un restaurante. Con el paso del tiempo el área se ha desarrollado con la construcción de hoteles y otros servicios. Pero sigue siendo una playa verdaderamente maravillosa, con las vistas de las dunas que se extienden sin interrupción mas allá de lo que nuestro ojo puede alcanzar. Las puestas de sol que nos ofrece la playa son realmente magníficas. Los amantes de las aves pueden tener la suerte de ver el raro Damara Tern, que habita y se reproduce en la zona.

Desde Swakopmund se puede hacer una excursión al este para conocer la granja de Guanikontes (a 25 kilómetros al este). Un magnífico oasis con plantas únicas en el mundo y de más de 2.000 años. Estos parajes de montes desérticos, cerros erosionados y valles excavados por el Swakop, nos ofrecen una panorámica de un paisaje lunar espectacular. También tenemos la oportunidad de ir a la Granja de Camellos (a 15 kilómetros de Swakopmund) para pasear en ellos por estos parajes a los que están perfectamente adaptados.

Desde Swakopmund se puede realizar una excursión para conocer la mina de uranio mas grande del mundo. La mina Rössing, que se encuentra a cielo abierto. La zona fue descubierta por Peter Louw en los años 20, pero fue en 1973 cuando su explotación empezó a ser a pleno rendimiento. Hoy en día se extraen un millón de toneladas de mena todas las semanas.

En la ruta se encuentra un antíguo campamento humano utilizado durante muy poco tiempo por las fuerzas sudafricanas. Al norte de este campamento se puede observar un filón de dolomita que atraviesa un cerro. Se formó al enfriarse la lava líquida que se abrió paso subiendo por la grieta de granito.

La ciudad atrae a muchos golfistas, dado que cerca se encuentra uno de los cinco únicos campos de golf en el desierto en el mundo completamente cubiertos por hierba, el Campo de Golf de Rossmund. Otra curiosidad que se encuentra a las afueras de la ciudad es la locomotora de vapor Martin Luther, que fue abandonada en el desierto en el año 1896. Tambien se encuentran las salinas de Swakopmund, adonde se bombea el agua del mar y se deja evaporar con ayuda de la brisa marina para la obtención del mineral.

Damaraland

La tierra de los Damara

Esta tierra recibe el nombre de la etnia que pertenece a la mayoría de sus habitantes, los Damara. Se extiende 200 kilómetros al interior de la desolada Costa de los Esqueletos y 600 kilómetros hacia el sur de Kaokoland, en la región de Kunene, abarcando una parte importante de la región administrativa de Erongo y una parte del sur de la región administrativa de Kunene. Es una vasta e indómita área que se considera una de las mas pintorescas del país, con cursos de ríos prehistóricos, profundos barrancos de granito y llanuras de arena.

En estas amplias áreas naturales viven especies adaptadas al desierto, como jirafas, avestruces, gacelas, rinocerontes y elefantes. Precisamente una de las atracciones que más está llamando la atención a los visitantes, es hacer rutas de safari para ver al rinoceronte y los elefantes que se han adaptado a vivir en estas áridas tierras. Los ingresos de estos safaris se destinan a la preservación de estos animales.

Es un área fácil de visitar, aunque con escasa población y escasos servicios, por lo que debemos ser autosuficientes y viajar por lo menos con comida y agua. Para los mas aventureros, si viajamos con equipo de acampada, podremos proponeros el reto de visitar las grandes montañas Brandberg y Spitzkoppe.

Zonas de interés en Damaraland

Twyfelfontein

Twyfelfontein es una zona rocosa situada en el extremo de un verde valle. Con los 2.000 grabados rupestres que aquí se encuentran, es una auténtica galería de arte, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2007. Su importancia histórica, geológica y arqueológica lo convierten en uno de los destinos turísticos más populares de Namibia.

Considerado durante siglos por los habitantes de la zona como un espacio sagrado habitado por los espíritus de los difuntos, las primeras noticias que tubo el mundo occidental sobre el lugar, fueron unas noticias publicadas en 1921 por Reinhard Maack. El nombre original del lugar era /Ui-/ /Ais (rodeado de rocas), pero en 1947 el colono europeo D. Levin lo bautizó con el nombre actual de Twyfelfontein, que significa “manantial dudoso”.

La visita se inicia en el centro de visitantes, construido con materiales con materiales reciclados y diseñado integrándose en el entorno. Aquí encontramos paneles informativos con datos sobre la flora y la fauna que se puede encontrar, el significado de los grabados y la historia del lugar. Una serie de caminos de piedra creados para reducir la erosión producida por visitantes, conducen a miradores que permiten disfrutar de una excelente vista de los grabados más importantes.

Estas obras de la Edad de Piedra, probablemente realizadas por miembros de la etina San se realizaron cincelando el vidrio pulverizado que cubre las rocas, y con el tiempo la pátina se ha reformado protegiendo los grabados de la intemperie.

Hay 17 zonas con un total de 212 losas de piedra cubiertos con grabados, aparte de algunos utensilios que utilizaban los habitantes de la Edad de Piedra. Los mas famosos son:

  • El león con el estrechamiento en la cola.
  • La jirafa gigante.
  • El animal fábula.
  • Las obras en el “lugar de ceremonias”.
  • Los grabados simbólicos en las cercanías de las terrazas.

Donde alojarse

Dada la importancia del lugar, sumado a que es un área de paso en ruta desde o hasta lugares como Etosha o la región del Kaokoland, aunque el número de alojamientos es amplio, es uno de los lugares más demandados de Namibia, por lo que es muy importante elegir y reservar alojamiento con mucha antelación.

Uno de los alojamientos más demandados, por su proximidad al área de pinturas rupestres es Twyfelfontein Lodge. Pero las opciones son muchas, aún cuando quedando un poco más alejados. Desde opciones más sencillas tipo tented camps básicos, incluso con zona de camping si llegas con tu propio equipo de acampada, a opciones más lujosas como Damaraland Camp, Doro Nawas, Camp Kipwe o Mowani Camp, que ofrecen alojamiento con actividades guiadas incluidas, y que llevan al viajero a conocer en profundidad esta región, incluyendo experiencias de safari.

Hay otros lugares interesantes cerca de esta zona: la poza de Wondergat (Wondergat sinkhole), las columnas de dolomita (basalto) que han sido reveladas por la erosión, conocidas como los Tubos de Órgano (Organ Pipes) y el volcánico Monte Ardiente (Burnt Mountain), que con su cumbre plana recibe su nombre de los montones de piedra caliza ennegrecidas que se encuentran en su base.

Y también el Bosque Petrificado, que a 42 km al oeste de Khorixas, se encuentra este campo sembrado de troncos de árboles petrificados, que yacen tumbados a lo largo del recorrido. Llegan a tener hasta 34 metros de longitud y 6 metros de diámetro. Se arrancaron hace unos 200 millones de años y fueron arrastrados por la crecida de los ríos, cubriéndolos de sedimentos y posteriormente quedando al descubierto por la erosión.

El proceso de fosilización es muy lento, dando como resultado un producto final que se llama “madera de ópalo ‘, ya que sólo se petrificaron las partes internas de los troncos de los árboles, creando una réplica exacta de cada célula de cada tronco.

Hay que pagar una pequeña cantidad para recorrer la zona, y es obligatorio llevar guía, que viven tan solo de las propinas que les dejan los visitantes. El Bosque Petrificado fue declarado Monumento Nacional el 1 de marzo de 1950.

Macizo de las Brandberg

“La montaña de fuego” (Brandberg) debe su nombre al efecto creado por la puesta del sol en su cara oeste, que hace que el macizo de granito se parezca a una escombrera roja que brilla intensamente en llamas. El Brandberg junto con el Spitzkoppe son los lugares favoritos de Namibia para los escaladores. La cumbre, “Königstein” con sus 2.573 m es el pico más alto de Namibia.

En ambas montañas se encuentra una gran cantidad de arte San. Entre 1977 y 1985, Harold Pager, documentó más de 43.000 gravados pintados en unas 879 rocas diferentes. La obra mas conocida se encuentra en el barranco de Tsisab: “La Dama Blanca de Brandberg”. La figura humana que no representa necesariamente a un macho y mide 40 centímetros, lleva en la mano un arco y flechas, y en la otra, no esta claro si una copa de vino. El cuerpo esta pintado de blanco de pecho hacia abajo, así como su pelo, algo que no es muy africano. Esta pintura tiene alrededor de 16.000 años de antigüedad.

El entorno de Brandberg, proclamado Monumento Nacional en 1951, es un lugar realmente bello con una variedad ecológica rica en especies de plantas raras y notables. Además posee una gran variedad de vida animal, debido a las numerosas fuentes de agua en la montaña. La mejor manera de explorar la Brandberg es realizar la Caminata de ascenso al Brandberg, una visita guiada de 5 días que recorre toda la montaña, ascendiéndola. Para los que no dispongan de tanto tiempo, se pueden hacer rutas de medio día o un día.

El pequeño pueblo de Uis, que nació para alojar a los trabajadores de la mina de estaño, tras su cierre muchos de sus habitantes lo abandonaron. La poca gente que se ha quedado, sobrevive principalmente del turismo, ya que para los viajeros es la única localidad cercana al Brandberg, donde pueden encontrar gasolina y un pequeño supermercado para suministrarse.

Spitzkoppe

Este antiguo volcán formado de roca granítica se alza 1.728 metros por encima de las llanuras de Damaraland, siendo uno de los accidentes geográficos mas reconocidos del país. Se encuentra en el desierto de Namib, entre Swakopmund y Usakos, que es la ciudad más cercana (aproximadamente 50 km de distancia).

Se escaló por primera vez en 1946, y su forma similar solo en el pico con la montaña suiza, le ha dado el apodo de “el Matterhorn africano”.

Otra de las características de la zona, aparte de poseer al igual que su hermana Brandberg muchas pinturas de bosquimanos, son los impresionantes Pondoks que se alzan junto a la montaña. Éstas son otra formación que muestra enormes cumbres de granito. Tiene una cadena en el extremo oriental que ayuda a los visitantes a trepar por la escarpada roca al “Paraíso de los bosquimanos”, un anfiteatro natural que alberga una espléndida área de maravillas florales.

Se pueden realizar excursiones de un día, pero seguro que se queda con ganas de mas. Aunque hay un pequeño puesto que vende alimentos básicos y agua, es mejor ir provistos con todo lo necesario para pasar el tiempo que decidamos estar aquí. Hay bonitos campamentos cuidados por la comunidad local.

Parque Nacional Etosha

En el centro-norte de Namibia se encuentra el Parque Nacional Etosha, que con sus 23.175 km2, es uno parques nacionales más grandes de Africa. En esta enorme superficie se incluye su famoso Pan, enorme salina que cubre 4.730 km2, aproximadamente un 21 % de la superficie del parque.

Inicialmente fue proclmado reserva de categoría 2 en 1907, y en 1967 se nombró oficialmente Parque Nacional.

Escondida en las rocas y arrastrada por la arena, la historia del Parque Nacional de Etosha es rica y variada. La vida animal ha existido aquí desde hace más de 650 millones de años, antes de que el súper-continente Pangea se separara en los actuales continentes. Se han encontrado en los márgenes del Pan de Etosha, huesos de especies olvidadas que vivieron hace mas de 5000 años. Los bosquimanos fueron unos de los primeros habitantes en esta zona. Vivían en armonía con el medio que les rodeaba y entendían la vida en las llanuras como una cuestión de supervivencia.

Aunque los primeros europeos que pisaron Etosha fueron los comerciantes y exploradores John Anderson y Francis Galton, que llegaron en carro a Namutoni en 1851, Etosha no atrajo el interés de los turistas y los conservacionistas hasta el siglo XX. Fue cuando el gobernador de África del Sudoeste Alemana, el Dr. F. Von Lindequist, consciente de la reducción de la población animal, creó una reserva de 99.526 Km2. En los años siguientes las lindes del parque se modificaron varias veces, y en 1970 Etosha se redujo a los 23.175 km2 actuales.

Etosha ha sido el escenario de batallas y triunfos, com las batallas entre soldados alemanes y los “Owambo” (grupo etno-lingüístico de las sabanas semi-áridas del norte de Namibia y el sur de Angola). Aún cuando el Parque Nacional Etosha se redujo a la actual porción de tierra protegida, su flora y fauna sobrevivieron para comenzar un nuevo capítulo en la historia Etosha.

Este parque recibe varios nombres: “Lugar de espejismos”, “Tierra de agua seca” o “Gran lugar de agua seca” debido al gran salar que le caracteriza y a las polvaredas que forman espejismos en el horizonte borroso.

Durante más de 100 años, el Parque Nacional de Etosha ha proporcionado un vasto santuario para la fauna. Dentro de sus fronteras, los conservacionistas han podido llevar a cabo planes de protección de la vida salvaje. Algunas de estas iniciativas han traído al parque especies como elefantes, leones y otros considerados demasiado peligrosos o destructivos para coexistir en las granjas vecinas. El Pan de Etosha ha proporcionado refugio a decenas de flamencos, durante la estación de lluvias. Se trata de un vasto albergue al aire libre para los animales que buscan la soledad lejos de los depredadores.

Desde su inauguración en 1974, el Instituto Ecológico de Etosha ha apoyado a científicos locales e internacionales en sus investigaciones y estudios de las cuestiones relacionadas con el comportamiento animal, ecología y conservación. Su trabajo no es sólo vital para el futuro de Etosha, sino para el resto del mundo más allá de los límites del parque.

La reubicación dentro del Parque Nacional de Etosha del Impala black-faced (de cara negra) desde la región Namibia de Kunene, ha salvado a esta especie del borde de la extinción. Actualmente, la mitad de la población mundial de este Impala se encuentra en Etosha. Las diferentes iniciativas innovadoras de conservación en el Parque Nacional de Etosha, han llevado a la creación de la mayor población mundial de rinocerontes negros, así como a una población de rinocerontes que se han donado a más de 170 granjas en Namibia, que aseguran la supervivencia de la especie.

Dado que la vida salvaje sigue creciendo en Etosha año tras año, se han trasladado a otras zonas dentro de Namibia especies como antílopes, jirafas y rinocerontes negros. La conservación de la fauna y flora es única en este parque, llevada a cabo con gran responsabilidad, riesgo y con la obtención de maravillosas recompensas.

Como acceder a Etosha

Su céntrica ubicación lo hace fácilmente visitable desde o en ruta hacia otros lugares de interés del país. Es fácilmente accesible por carretera, a través de sus 4 puertas de entrada: Galton Gate en el oeste, Andersson Gate (ubicada el centro de la zona sur del parque), Von Lindequis Gate (en el este) y King Nehale Gate (en el noreste).

En cada una de las puertas será necesario realizar el registro de acceso y/o salida, presentando los permisos necesarios que llevan implícito el pago de las tasas por persona / día y por vehículo.

Se puede acceder para safaris de un día, respetando las horas de apertura y cierre (amanecer y puesta de sol) o se puede permanecer dentro del parque si hay reservado alojamiento en alguno de los camps dentro del Parque.

Existen strips para aterrizaje de avionetas en los alrededores de las puertas de entrada, pero llegar en avioneta significa alojarse en alguno de los lodges que se encuentran en reservas privadas que bordean el Parque Nacional Etosha, ya que son los únicos que organizarán el traslado desde el strip a dicho alojamiento.

Dónde alojarse

Una de las opciones es alojarse en uno o varios de los 5 campamentos del parque, cada uno con su propia personalidad, si se piensa dedicar varios días a realizar safari en Etosha. Los 5 alojamientos dentro del parque son:

  • Dolomite Camp, en el extremo oeste y que alojándose aquí ofrece la única oportunidad de recorrer la mitad oeste de Etosha, que está cerrada al tráfico
  • Okakuejo, en el centro (el más próximo a la puerta de acceso Andersson)
  • Halali, en el centro-este
  • Namutoni, el más próximo a la puerta oeste
  • Onkhosi Camp, que a 43 km hacia el norte de Namutoni,  se eleva sobre el maravillo Pan. Este campamento ofrece la posibilidad de disfrutar de la magia de la luz del amanecer y el atardecer sobre esta enorme salina central.

Están vallados y tienen horario de control de acceso, el mismo que se establece en las puertas para circular por el Parque Nacional. Todos ellos cuentan con alojamiento tipo chalets, con variedad en el nivel de lujo, y área de camping para los que desean acampar. Cuentan con centro de información, bar, restaurante, tienda, gasolinera, piscina, zona de picnic…. Y también todos cuentan con un waterhole o estanque iluminado que es visible desde zonas seguras valladas y donde no es raro que los animales se acerquen a beber por la noche.

El mayor inconveniente es la altísima demanda, por lo que si desea pasar unos días en estos Camps, debe reservar con muchísima antelación. Para recorrer Etosha necesita de 2 a 3 días como mínimo, siendo recomendable alojarse cada noche en uno de los campamentos situados entre sí a unos 70 km de distancia.

Fuera del Parque, bordeando sus fronteras, desde el Oeste hasta el Este, existen numerosos alojamientos, algunos de ellos en reservas privadas, que permiten la opción de realización de safaris tanto en el Parque Nacional Etosha como en sus propias reservas. La ventaja de estas reservas normalmente suele ser que ofrecen la opción de safari nocturno, que permite una visión diferente de la vida salvaje.

Cuando visitar Etosha

En Namibia se definen esencialmente 2 estaciones climatológicas: la temporada seca (desde Noviembre a Marzo) y la temporada de lluvias (de Abril a Octubre).

La temporada seca de Etosha.

Durante esta estación el polvo, el calor y una capa de tierra blanca cubre las llanuras. A lo lejos, brillos de espejismos, creando ilusiones. La arena que arrastra el viento golpea la piel, pero esto no le importa a los visitantes, que están más entretenidos observando el combate de los springboks, a la jirafa que se mueve lánguidamente a través de las llanuras y a los leones esperando pacientemente la oportunidad de abalanzarse sobre su presa.

De abril a diciembre, Etosha es consumido por la estación seca. Durante estos largos meses, la vida se concentra en los waterholes. Los elefantes se meten en el agua para enfriarse, mientras que el rinoceronte negro sortea las rocas para llegar a la orilla del agua. Durante la dura pero impresionante estación seca, todos los animales de Etosha sobreviven entre la fina línea de la vida y la muerte.

La temporada de lluvias en Etosha.

A partir de diciembre y hasta el mes de abril, el horizonte se llena de nubes. Poco a poco, los relámpagos, los truenos y luego un conjunto imponente de nubes blancas y violetas dominan el cielo. La temperatura comienza a caer, los vientos soplan fuertemente, y de repente se desata el torrente de lluvias. Este espectáculo es el sello que distingue la estación de lluvias en Etosha.

Es una época como ninguna otra en el Parque Nacional Etosha. Las lluvias proclaman una explosión de color, las llanuras se llenan de hierba verde, flores amarillas y los lagos azules. Durante la noche, las llanuras están llenas de la vida. Los pequeños springboks lo celebran saltando, haciendo carreras, persiguiéndose unos a otros a través de las llanuras. Abundan los potros recién nacidos de cebras y terneros de ñus, que viven despreocupados por el alimento. Pero este es también el momento en que muchos depredadores dan a luz, por lo que los antílopes jóvenes deben tener cuidado, o podrían terminar por convertirse en comida de otra camada.

La experiencia de safari en Etosha

Con caminos bien marcados, de fácil seguimiento con un mapa de Etosha, y carreteras de grava de fácil conducción, siguiendo las marcas de los waterholes o estanques con agua permanente todo el año, es muy fácil realizar un safari incluso con tu propio vehículo, que ni siquiera es necesario sea 4×4.

Pero también es posible unirse a safaris con guías profesionales, que por su gran conocimiento del hábitat y su capacidad de avistamiento, nos dirigirán mucho mejor en la busca de escenas de la vida salvaje.

Tanto por número de especies como por cantidad de individuos de cada especie, Etosha aporta una experiencia de safari inolvidable

Damaraland

La tierra de los Damara

Esta tierra recibe el nombre de la etnia que pertenece a la mayoría de sus habitantes, los Damara. Se extiende 200 kilómetros al interior de la desolada Costa de los Esqueletos y 600 kilómetros hacia el sur de Kaokoland, en la región de Kunene, abarcando una parte importante de la región administrativa de Erongo y una parte del sur de la región administrativa de Kunene. Es una vasta e indómita área que se considera una de las mas pintorescas del país, con cursos de ríos prehistóricos, profundos barrancos de granito y llanuras de arena.

En estas amplias áreas naturales viven especies adaptadas al desierto, como jirafas, avestruces, gacelas, rinocerontes y elefantes. Precisamente una de las atracciones que más está llamando la atención a los visitantes, es hacer rutas de safari para ver al rinoceronte y los elefantes que se han adaptado a vivir en estas áridas tierras. Los ingresos de estos safaris se destinan a la preservación de estos animales.

Es un área fácil de visitar, aunque con escasa población y escasos servicios, por lo que debemos ser autosuficientes y viajar por lo menos con comida y agua. Para los mas aventureros, si viajamos con equipo de acampada, podremos proponeros el reto de visitar las grandes montañas Brandberg y Spitzkoppe.

Zonas de interés en Damaraland

Twyfelfontein

Twyfelfontein es una zona rocosa situada en el extremo de un verde valle. Con los 2.000 grabados rupestres que aquí se encuentran, es una auténtica galería de arte, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2007. Su importancia histórica, geológica y arqueológica lo convierten en uno de los destinos turísticos más populares de Namibia.

Considerado durante siglos por los habitantes de la zona como un espacio sagrado habitado por los espíritus de los difuntos, las primeras noticias que tubo el mundo occidental sobre el lugar, fueron unas noticias publicadas en 1921 por Reinhard Maack. El nombre original del lugar era /Ui-/ /Ais (rodeado de rocas), pero en 1947 el colono europeo D. Levin lo bautizó con el nombre actual de Twyfelfontein, que significa “manantial dudoso”.

La visita se inicia en el centro de visitantes, construido con materiales con materiales reciclados y diseñado integrándose en el entorno. Aquí encontramos paneles informativos con datos sobre la flora y la fauna que se puede encontrar, el significado de los grabados y la historia del lugar. Una serie de caminos de piedra creados para reducir la erosión producida por visitantes, conducen a miradores que permiten disfrutar de una excelente vista de los grabados más importantes.

Estas obras de la Edad de Piedra, probablemente realizadas por miembros de la etina San se realizaron cincelando el vidrio pulverizado que cubre las rocas, y con el tiempo la pátina se ha reformado protegiendo los grabados de la intemperie.

Hay 17 zonas con un total de 212 losas de piedra cubiertos con grabados, aparte de algunos utensilios que utilizaban los habitantes de la Edad de Piedra. Los mas famosos son:

  • El león con el estrechamiento en la cola.
  • La jirafa gigante.
  • El animal fábula.
  • Las obras en el “lugar de ceremonias”.
  • Los grabados simbólicos en las cercanías de las terrazas.

Donde alojarse

Dada la importancia del lugar, sumado a que es un área de paso en ruta desde o hasta lugares como Etosha o la región del Kaokoland, aunque el número de alojamientos es amplio, es uno de los lugares más demandados de Namibia, por lo que es muy importante elegir y reservar alojamiento con mucha antelación.

Uno de los alojamientos más demandados, por su proximidad al área de pinturas rupestres es Twyfelfontein Lodge. Pero las opciones son muchas, aún cuando quedando un poco más alejados. Desde opciones más sencillas tipo tented camps básicos, incluso con zona de camping si llegas con tu propio equipo de acampada, a opciones más lujosas como Damaraland Camp, Doro Nawas, Camp Kipwe o Mowani Camp, que ofrecen alojamiento con actividades guiadas incluidas, y que llevan al viajero a conocer en profundidad esta región, incluyendo experiencias de safari.

Hay otros lugares interesantes cerca de esta zona: la poza de Wondergat (Wondergat sinkhole), las columnas de dolomita (basalto) que han sido reveladas por la erosión, conocidas como los Tubos de Órgano (Organ Pipes) y el volcánico Monte Ardiente (Burnt Mountain), que con su cumbre plana recibe su nombre de los montones de piedra caliza ennegrecidas que se encuentran en su base.

Y también el Bosque Petrificado, que a 42 km al oeste de Khorixas, se encuentra este campo sembrado de troncos de árboles petrificados, que yacen tumbados a lo largo del recorrido. Llegan a tener hasta 34 metros de longitud y 6 metros de diámetro. Se arrancaron hace unos 200 millones de años y fueron arrastrados por la crecida de los ríos, cubriéndolos de sedimentos y posteriormente quedando al descubierto por la erosión.

El proceso de fosilización es muy lento, dando como resultado un producto final que se llama “madera de ópalo ‘, ya que sólo se petrificaron las partes internas de los troncos de los árboles, creando una réplica exacta de cada célula de cada tronco.

Hay que pagar una pequeña cantidad para recorrer la zona, y es obligatorio llevar guía, que viven tan solo de las propinas que les dejan los visitantes. El Bosque Petrificado fue declarado Monumento Nacional el 1 de marzo de 1950.

Macizo de las Brandberg

“La montaña de fuego” (Brandberg) debe su nombre al efecto creado por la puesta del sol en su cara oeste, que hace que el macizo de granito se parezca a una escombrera roja que brilla intensamente en llamas. El Brandberg junto con el Spitzkoppe son los lugares favoritos de Namibia para los escaladores. La cumbre, “Königstein” con sus 2.573 m es el pico más alto de Namibia.

En ambas montañas se encuentra una gran cantidad de arte San. Entre 1977 y 1985, Harold Pager, documentó más de 43.000 gravados pintados en unas 879 rocas diferentes. La obra mas conocida se encuentra en el barranco de Tsisab: “La Dama Blanca de Brandberg”. La figura humana que no representa necesariamente a un macho y mide 40 centímetros, lleva en la mano un arco y flechas, y en la otra, no esta claro si una copa de vino. El cuerpo esta pintado de blanco de pecho hacia abajo, así como su pelo, algo que no es muy africano. Esta pintura tiene alrededor de 16.000 años de antigüedad.

El entorno de Brandberg, proclamado Monumento Nacional en 1951, es un lugar realmente bello con una variedad ecológica rica en especies de plantas raras y notables. Además posee una gran variedad de vida animal, debido a las numerosas fuentes de agua en la montaña. La mejor manera de explorar la Brandberg es realizar la Caminata de ascenso al Brandberg, una visita guiada de 5 días que recorre toda la montaña, ascendiéndola. Para los que no dispongan de tanto tiempo, se pueden hacer rutas de medio día o un día.

El pequeño pueblo de Uis, que nació para alojar a los trabajadores de la mina de estaño, tras su cierre muchos de sus habitantes lo abandonaron. La poca gente que se ha quedado, sobrevive principalmente del turismo, ya que para los viajeros es la única localidad cercana al Brandberg, donde pueden encontrar gasolina y un pequeño supermercado para suministrarse.

Spitzkoppe

Este antiguo volcán formado de roca granítica se alza 1.728 metros por encima de las llanuras de Damaraland, siendo uno de los accidentes geográficos mas reconocidos del país. Se encuentra en el desierto de Namib, entre Swakopmund y Usakos, que es la ciudad más cercana (aproximadamente 50 km de distancia).

Se escaló por primera vez en 1946, y su forma similar solo en el pico con la montaña suiza, le ha dado el apodo de “el Matterhorn africano”.

Otra de las características de la zona, aparte de poseer al igual que su hermana Brandberg muchas pinturas de bosquimanos, son los impresionantes Pondoks que se alzan junto a la montaña. Éstas son otra formación que muestra enormes cumbres de granito. Tiene una cadena en el extremo oriental que ayuda a los visitantes a trepar por la escarpada roca al “Paraíso de los bosquimanos”, un anfiteatro natural que alberga una espléndida área de maravillas florales.

Se pueden realizar excursiones de un día, pero seguro que se queda con ganas de mas. Aunque hay un pequeño puesto que vende alimentos básicos y agua, es mejor ir provistos con todo lo necesario para pasar el tiempo que decidamos estar aquí. Hay bonitos campamentos cuidados por la comunidad local.

Delta del Okavango

El Río Okavango, con un recorrido de 1.430 km, nace en el centro de Angola y continúa su curso hacia el sur, para desviarse en dirección sudeste por la región namibia del Caprivi, convirtiéndose en frontera natural entre ambos países.

El río entra en Botswana por el este de Shakawe, y es uno de los destinos más buscados del mundo por su naturaleza salvaje. El Okavango es denominado “el río que nunca encuentra el mar”, ya que desaparece en un laberinto de lagunas, islas y canales de aproximadamente 16.000 km² en el noroeste de Botswana. Es el delta interior más grande del planeta, y en él viven una gran cantidad de especies de vida salvaje africana. Destaca la presencia de numerosas aves, cebras, elefantes, búfalos, jirafas, ñus, hipopótamos y kudus, entre otros antílopes.

Un viaje al Delta del Okavango, en el interior profundo de África, es una experiencia que no tiene comparación. Llegar a sus islas, prácticamente sólo accesibles en avioneta, en las que lujosos lodges esperan a privilegiados huéspedes donde vivirás unos días la fascinante experiencia de safari de atravesar canales de agua serpenteantes, pasar de terrenos húmedos a secos, contemplar sus islas bordeadas de palmeras rebosantes de una exuberante vegetación y vida salvaje, te descubrirá las diversas facetas de este ecosistema, único en el mundo.

Se le conoce comúnmente como la “joya del Kalahari” por su situación en la Cuenca profunda del Kalahari. Este Delta, que se alimenta del Río Okavango, y que contiene aproximadamente el 95% de todo el agua del país, se fue creando durante milenios de forma gradual, con millones de toneladas de arena arrastradas por el Río Okavango, el tercero en tamaño del África del Sur. De ahí su forma de abanico.

Regiones del Delta del Okavango

Existen tres áreas geográficas principales:

  • el Panhandle, comenzando en el tramo norte del Okavango, en Mohembo, extendiéndose aproximadamente 80 kilómetros; aquí el río corre ancho y profundo lo que hace que los pantanos estén continuamente inundados, su vegetación predominante es de papiros y palmeras fénix.
  • En Seronga, el Delta empieza a desplegar sus canales, creando su característica forma de abanico, regando la tierra y creando un impresionante entramado de canales, lagos, lagunas, praderas inundadas y miles de islas de infinidad de formas y tamaños.
  • En el tramo más bajo del delta se pueden observar pantanos estacionales y praderas siempre inundadas, dando paso, hacia el sudeste a la tercera región de vegetación y tierra firme. Existen tres principales superficies de tierra permanente: la Cresta de Matsebi, Chief´s Island y la Lengua de Moremi, las 2 últimas dentro de la Reserva de Moremi, donde grandes cantidades de mamíferos van a refugiarse durante los meses secos de invierno. La vegetación predominante de esta zona está formada por mopane, árbol fundamental en la alimentación de elefantes, matorrales y acacias.

Cuando visitar el Delta del Okavango

La superficie del Delta del Okavango varía notablemente entre el momento álgido de la crecida, entre los meses de Julio y Agosto, que puede cubrir una superficie de entre 14.000 a 16.000 km2, al momento más bajo de superficie cubierta por lagunas y canales, que en los meses de Marzo – Abril, apenas cubre entre 7.000 a 9.000 km2.

El nivel más bajo coincide con la temporada de lluvias en Botswana (de Noviembre a Abril), verano austral e invierno en el hemisferio norte: el Delta del Okavango se convierte en el hogar de numerosas aves migratorias atraídas por la abundancia de alimento, y junto con la gran cantidad de especies de aves residentes, la región se convierte un paraíso para los amantes de las aves. Si bien herbívoros, grandes mamíferos y depredadores siguen poblando la región, se esparcen por el resto del territorio, ya que hay abundancia de agua y de vegetación por todas partes.

Cuando en otras zonas del país las lagunas creadas por las lluvias comienzan a desaparecer según avanza la temporada seca, lentamente la crecida del largo río Okavango, que recogió el agua de las lluvias en Angola entre Noviembre y Marzo, comienza a llegar a la cuenca del Delta en Junio. Las aves migratorias inician su regreso al hemisferio norte, y el agua de la crecida revitaliza las desérticas tierras del Kalahari, y su vasto y variado ecosistema de plantas y animales.

El Delta del Okavango ha sido catalogado en 2014 Patrimonio de la Humanidad, para poder asegurar su conservación a largo plazo.

Cómo visitar el Delta del Okavango

La principal atracción del Delta del Okavango es la observación de aves, animales y sentirse sumergido en un mundo inalterado por la mano humana.

Para decidir cómo visitar el Delta del Okavango tienes que dar con el valor correcto de cada uno de estos parámetros de la ecuación: cuál es tu principal interés y cuál es tu presupuesto.

En cuanto a tus intereses:

  • Si eliges realizar safari en zona de sólo agua, donde realizarás safaris en mokoro, a pie y/o lancha, tendrás la oportunidad de sumergirte en un mundo de sonidos naturales, vegetación exuberante, inmensidad de aves… Pero donde hay mucha agua los grandes mamíferos no se sienten cómodos. Podrás ver hipopótamos, elefantes, antílopes acuáticos como red letchwe, bushbucks, waterbuck, una explosión de vegetación y numerosas aves.
  • Si eliges realizar safari en zonas de tierra permanente, como Chief Island o la Lengua de Moremi, te moverás en 4×4, y las posibilidades de ver a los grandes, aumentan.

Lo ideal es contar con los suficientes días como para poder vivir ambas experiencias.

En cuanto al presupuesto:

  • La opción más económica es, con base en Maun, realizar excursiones de un día: puedes realizar safaris en lancha por el río Thamalakane, safaris en mokoro de un día completo navegando el río Boro hasta Chief Island, o safaris en 4×4 en la Reserva de Moremi. Los safaris de agua (lancha o mokoro). Incluyendo el alojamiento en Maun, debes contar con un presupuesto base por día de unos 250 USD por persona.
  • Con alojamiento en campamentos móviles, que se montan y desmontan para cada grupo, y que se trasladan en mokoro o lancha, o en camiones, dependiendo de la ubicación del campamento. Para esta opción, según el nivel de confort del campamento debes calcular un presupuesto de entre 380 a 500 USD por persona día.
  • Con alojamiento en lodges sólo accesibles en avioneta: igualmente debes elegir Lodge con opción de safaris de sólo agua, de sólo tierra o combinados. Para esta opción el punto de partida en temporada alta (Julio a Octubre) son 600 USD persona / noche, y pueden llegar hasta los 3.000 USD persona/ noche.

Caprivi: Wetland Paradise

La franja del Caprivi o Región del Zambeze

Esta franja de territorio, que como el contenido de un bocadillo se extiende unos 450 km, con un ancho no superior a 30 km en la mayor parte del territorio, con las fronteras de Angola en su línea norte, y de Botswana en su línea sur, pero que también comparte fronteras en algunos puntos con Zambia y Zimbabwe, fue así nombrada originalmente en honor al canciller alemán, el conde Leo von Caprivi, en el poder de 1890 a 1894.

Con el objeto de eliminar los últimos resquicios de la colonización alemana, en Agosto de 2013, el Gobierno de Namibia rebautizó esta región com el nombre de “Región del Zambeze”

Esta franja de tierra es conocida por la riqueza de sus reservas naturales, sus ríos caprichosos y sus espectaculares cataratas.

El área del Caprivi esta rodeado permanentemente por 3 ríos – Chobe, Kwando-Linyanti-Chobe y el poderoso Zambezi, formado bosques ribereños y extensos humedales con cerca de 200 tipos de flora, arbustos y árboles, que crean un refugio en el que viven mas de 600 especies de aves y 4 de los 5 grandes (excepto el rinoceronte).

Esta región en la que habitan 6 tribus étnicas: Subia, Yeyi, Mafwe, San Tortela y Mbukushu, que se han adaptado un lenguaje de Zambia-Lozi como un medio común de comunicación, forma parte del proyecto transfronterizo KAZA (Kavango-Zambezi Transfrontier Conservation Area), cuyo objetivo es un turismo sin fronteras, pero no sólo para los humanos, sino para restituir el corredor natural en esta región dominada por los poderosos ríos Kavango y Zambezi

Katima Mulilo

Esta localidad fundada por los británicos en 1935, es la más alejada de Windhoek. Se encuentra en el extremo oriental de la franja del Caprivi. Es la sede administrativa de esta región, sustituyendo al antiguo puesto alemán: Schuckmannsburg, que ahora consiste solo en un puesto de policía, una clínica y unas cuantas chozas.

Katima Mulilo es una ciudad grande, que cuenta con aeropuerto y buenas instalaciones y servicios. Goza de una frondosa vegetación y árboles, en una ubicación privilegiada a orillas del rio Zambezi. Gasolineras, restaurantes, hoteles, supermercados, bancos… Todos estos servicios asisten a los numerosos viajeros en ruta entre Namibia y sus países vecinos, Zambia, Zimbabwe y Botswana, cuyas fronteras están muy próximas a esta ciudad. Para los viajeros en ruta de turismo merece sin duda la pena visitar el Caprivi Arts Centre, mercado al aire libre donde podremos comprar alimentos, además de piezas de artesanía local, como tallas de madera de animales, cestas, lanzas, cuchillos….. Esta ciudad tenía fama por la cantidad de elefantes que la atravesaba, pero hoy en día queda muy poca vida salvaje.

Pero a pesar de su privilegiada ubicación a orillas del río Zambezi, y de todos sus servicios, no es una ciudad en la que demasiados viajeros paren en su ruta, precisamente por su proximidad a los puntos fronterizos de entrada a los lugares que es más que probable sean los destinos para los viajeros que atraviesan la franja del Caprivi. Pero para los que tengan la oportunidad de parar una noche, sin duda alguna, pasear por el Caprivi Arts Center, o disfrutar de las vistas del río Zambezi, son 2 experiencias que formarán parte de la memoria de su viaje.

Rundu

A unos 520 km al este de Katima Mulilo, en la región de Kavango, se encuentra la población de Rundu, que se eleva a orillas del río Kavango, río que en este punto se muestra poderoso y grande. Desde sigue fluyendo hacia el oeste, y a unos 200 km, a la altura de la pequeña población de Divundu, el río realiza esa caprichosa curva que lo lleva a adentrarse en tierras de Botswana, abriéndose para crear la maravilla ambiental del Delta del Okavango

Durante el periodo de ocupación de Namibia (territorio entonces conocido como África del Sudoeste) por parte de Sudáfrica, y mientras se aplicaron las políticas del apartheid, la ciudad fue capital administrativa del bantustán de Kavangoland. Fue el mayor centro de operaciones de las fuerzas armadas sudafricanas durante el conflicto bélico contra SWAPO (1966 – 1988).

Además de la belleza del río Okavango y su vida ornitológica y salvaje, sobre todo hipopótamos y cocodrilos, Rundu no tiene demasiado que ofrecer al viajero. Pero su ubicación la convierte en una parada perfecta para comunicar una ruta desde Etosha a la exploración de la franja del Caprivi. Es una ciudad que ha crecido mucho en los últimos años, y se ha modernizado, con 1 gran centro comercial, gasolineras, supermercados, bancos… Todos los servicios que cualquier viajero puede necesitar en ruta.

Los alojamientos turísticos están prácticamente todos construidos a las afueras de la ciudad, frente al poderoso río Kavango. Y una noche de descanso con un bonito crucero para disfrutar la puesta del sol sobre el río, y un paseo por una ciudad que nos va a mostrar un entorno cultural radicalmente diferente al que se habrá visto si se llega desde las regiones áridas y duras de Damaraland y/o Kaokoland, serán un muy agradable contraste.

Parque Nacional Bwabwata

Este parque fue proclamado en 2007 declarando zona protegida una extensión total de 6.275 km2, que pasaron a incorporar la Reserva de Caprivi, la Reserva de Mahango y el Buffalo Game Park. Sus límites son el río Kavango al oeste, el río Kwando al este, Angola al norte y Botswana al sur.

El parque ha tenido una historia accidentada, ya que fue declarado zona militar por las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica durante la guerra de liberación de Namibia. No fue sino hasta después de la Independencia en 1990 que el parque pudo funcionar adecuadamente como área de conservación.

Este parque cuenta con una particularidad con respecto a otras áreas protegidas de vida salvaje, ya que el Gobierno optó por una gestión integrada, que permitió la permanencia de la población residente. Así el Parque se ha dividido en zonas centrales para la conservación y la agricultura. Tres áreas están designadas para protección especial y turismo controlado: Kwando (1345 km2), Buffalo (629 km2) y Mahango (245 km2). Una gran área central de uso múltiple (4.055 km2) está dividida en zonas para el turismo comunitario, la caza deportiva, los asentamientos humanos y la agricultura.

La mayoría de las instalaciones turísticas están fuera del parque, administradas por operadores privados que ofrecen excursiones de un día al parque. Dos instalaciones turísticas operadas por la conservación están ubicadas en el río Kwando dentro del parque y son Nambwa (Mayuni Conservancy) y Susuwe (Kwando Conservancy). La Asociación Kyaramacan administra el campamento N // Goabaca en las Cascadas Popa, en la orilla este del río Okavango. Namibia Wildlife Resorts opera el Popa Falls Rest Camp en la orilla oeste del río.

En el parque se encuentran grandes concentraciones de elefantes y búfalos, también sable y antílope ruano. Los principales depredadores son el león, el leopardo, el guepardo y la hiena. Bwabwata es uno de los últimos refugios de perros salvajes en Namibia. Reedbuck común, Red lechwe, Sitatunga e Hippo se encuentran a lo largo de los ríos. Entre las aves se encuentran la grulla barbada, el skimmer africano, el águila serpiente de banda occidental, el búho de madera, el búho pescador de Pel, Narina Trogon, el loro del cabo y los picabueyes de pico rojo y amarillo.

Parque Nacional Mudumu

Al norte del PN Nkasa Rupara, se encuentra Mudumu, uno de los parques menos conocidos de Namibia, pero que resulta muy gratificante para los visitantes aventureros. La atracción principal es el hábitat ribereño del río Kwando, mientras que en el interior está el curso del río fosilizado Mudumu Mulapo y el denso bosque de mopane. No hay una puerta de entrada formal o una valla que delimite el territorio del parque, sino que simplemente está separado de las tierras de cultivo comunales vecinas por una línea de corte graduada.

Mudumu es el hogar de una gran población de elefantes, ya que esta zona es un corredor para estos paquidermos mientras migran entre Botswana, Zambia, Angola y Zimbabwe.

En los últimos años, Mudumu se ha convertido en el modelo de cooperación entre parques y vecinos. Los parques, las zonas de conservación, los bosques comunitarios y los líderes tradicionales trabajan juntos en la aplicación de la ley, el manejo de incendios (quema temprana), el monitoreo de juegos y las translocaciones. Esto se desarrolló a partir de la necesidad de administrar recursos comunes a través de los límites de parques y áreas de conservación sin vallas.

Naciendo en las zonas altas de Angola, el río Kwando fluye a lo largo la frontera con Mudumu antes de desaparecer en las planicies del sur creando un hábitat de humedales, bifurcarse en canales, que se vuelven a reunir creando el Canal de Linyanti, que a sigue su curso hacia Botswana como río Chobe. El Kwando es el alma de esta región, que permite la vida de elefantes, hipopótamos, nutrias de cuello moteado, cocodrilos, antílopes lechwe y antílopes sitatunga. En esta agua habitan numerosas tortugas y peces con colmillos de tigre.

Las opciones de alojamiento son el camping de Nakatwa, donde para alojarse hay que ser autosuficiente en todo, y 2 lodges de lujo, Lianshulu Lodge y Lianshulu Bush Lodge, ambos gestionados por empresa privada.

Parque Nacional Nkasa Rupara

El Parque Nacional Nkasa Rupara, conocido también como PN Mamili, fue proclamado oficialmente el 1 de marzo de 1990, pocos días antes de que Namibia obtuviera la independencia. Esta es la zona protegida de humedales más grande en Namibia y es un refugio para las especies que viven en este tipo de hábitat. Cuando la crecida del río Kwando llega a la región, inundando las planices, el parque se convierte en algo parecido al Delta del Okavango en miniatura.

Nkasa Rupara cuenta con la mayor concentración del país. Se estima que más de 1000 búfalos se mueven por el Parque. Es un corredor importante para los elefantes que se trasladan desde Botswana a Angola y Zambia y también se considera un área de reproducción central para la vida silvestre que puede dispersarse en las áreas de conservación vecinas.

La mayor parte del parque se compone de canales de carrizales, lagunas e islas termitarias. El río Kwando forma el límite occidental y el río Linyanti el límite sureste del parque.

En un bioma de sabana de árboles y arbustos. llanuras aluviales, juncos, papiros, palmeras… se mueven hipopótamos, cocodrilos, elefantes, búfalos, leones, leopardos, hienas, perros salvaje africano, antílope ruano, impala común, lechwe rojo, reedbuck, sitatunga, kudu, jabalí… y en torno a 430 especies de aves registradas

Para visitar el Parque se requiere vehículo 4×4 equipado con equipo de recuperación. No hay instalaciones, por lo que los visitantes deben ser autosuficientes. Hay áreas designadas para acampar: Mparamura (conocida también como Nzalu) y Lyadura a orillas del río Kwando. También hay 2 lodges, Nkasa Lupala y Jackalberry Camp

Impalila Island

En el extremo este de la franja del Caprivi, encontramos esta pequeña isla fluvial de 18 km2, enmarcada por el río Zambezi y Zambia al norte, y el río Chobe y Botswana, al sur. Y en su extremo más oriental, también roza la frontera con Zimbabwe, en este punto en el que los 4 países confluyen.

Esta pequeña isla sólo es accesible en avión o barco desde Kasane. Los hoteles se suelen encargar del traslado.

Es el hogar, de varios grupos étnicos incluidos los Tswana y los Subia, población local que se dedica principalmente a la pesca. La isla es un destino turístico de interés especial.

Sea cual sea el alojamiento que elijamos, es esencial reservar con antelación. Los hoteles organizan actividades para sus clientes, como safaris guiados en el Parque Nacional Chobe en Botswana, excursiones a pie por la isla, tanto de naturaleza, como culturales, con la visita a aldeas, pesca y salidas en mokoro y en lancha en el río Chobe. Normalmente los alojamientos incluyen en sus tarifas todos los servicios, no sólo el alojamiento, sino todas las comidas, los traslados y las actividades culturales o de safari, a elección del cliente.

Caprivi: Wetland Paradise

La franja del Caprivi o Región del Zambeze

Esta franja de territorio, que como el contenido de un bocadillo se extiende unos 450 km, con un ancho no superior a 30 km en la mayor parte del territorio, con las fronteras de Angola en su línea norte, y de Botswana en su línea sur, pero que también comparte fronteras en algunos puntos con Zambia y Zimbabwe, fue así nombrada originalmente en honor al canciller alemán, el conde Leo von Caprivi, en el poder de 1890 a 1894.

Con el objeto de eliminar los últimos resquicios de la colonización alemana, en Agosto de 2013, el Gobierno de Namibia rebautizó esta región com el nombre de “Región del Zambeze”

Esta franja de tierra es conocida por la riqueza de sus reservas naturales, sus ríos caprichosos y sus espectaculares cataratas.

El área del Caprivi esta rodeado permanentemente por 3 ríos – Chobe, Kwando-Linyanti-Chobe y el poderoso Zambezi, formado bosques ribereños y extensos humedales con cerca de 200 tipos de flora, arbustos y árboles, que crean un refugio en el que viven mas de 600 especies de aves y 4 de los 5 grandes (excepto el rinoceronte).

Esta región en la que habitan 6 tribus étnicas: Subia, Yeyi, Mafwe, San Tortela y Mbukushu, que se han adaptado un lenguaje de Zambia-Lozi como un medio común de comunicación, forma parte del proyecto transfronterizo KAZA (Kavango-Zambezi Transfrontier Conservation Area), cuyo objetivo es un turismo sin fronteras, pero no sólo para los humanos, sino para restituir el corredor natural en esta región dominada por los poderosos ríos Kavango y Zambezi

Katima Mulilo

Esta localidad fundada por los británicos en 1935, es la más alejada de Windhoek. Se encuentra en el extremo oriental de la franja del Caprivi. Es la sede administrativa de esta región, sustituyendo al antiguo puesto alemán: Schuckmannsburg, que ahora consiste solo en un puesto de policía, una clínica y unas cuantas chozas.

Katima Mulilo es una ciudad grande, que cuenta con aeropuerto y buenas instalaciones y servicios. Goza de una frondosa vegetación y árboles, en una ubicación privilegiada a orillas del rio Zambezi. Gasolineras, restaurantes, hoteles, supermercados, bancos… Todos estos servicios asisten a los numerosos viajeros en ruta entre Namibia y sus países vecinos, Zambia, Zimbabwe y Botswana, cuyas fronteras están muy próximas a esta ciudad. Para los viajeros en ruta de turismo merece sin duda la pena visitar el Caprivi Arts Centre, mercado al aire libre donde podremos comprar alimentos, además de piezas de artesanía local, como tallas de madera de animales, cestas, lanzas, cuchillos….. Esta ciudad tenía fama por la cantidad de elefantes que la atravesaba, pero hoy en día queda muy poca vida salvaje.

Pero a pesar de su privilegiada ubicación a orillas del río Zambezi, y de todos sus servicios, no es una ciudad en la que demasiados viajeros paren en su ruta, precisamente por su proximidad a los puntos fronterizos de entrada a los lugares que es más que probable sean los destinos para los viajeros que atraviesan la franja del Caprivi. Pero para los que tengan la oportunidad de parar una noche, sin duda alguna, pasear por el Caprivi Arts Center, o disfrutar de las vistas del río Zambezi, son 2 experiencias que formarán parte de la memoria de su viaje.

Rundu

A unos 520 km al este de Katima Mulilo, en la región de Kavango, se encuentra la población de Rundu, que se eleva a orillas del río Kavango, río que en este punto se muestra poderoso y grande. Desde sigue fluyendo hacia el oeste, y a unos 200 km, a la altura de la pequeña población de Divundu, el río realiza esa caprichosa curva que lo lleva a adentrarse en tierras de Botswana, abriéndose para crear la maravilla ambiental del Delta del Okavango

Durante el periodo de ocupación de Namibia (territorio entonces conocido como África del Sudoeste) por parte de Sudáfrica, y mientras se aplicaron las políticas del apartheid, la ciudad fue capital administrativa del bantustán de Kavangoland. Fue el mayor centro de operaciones de las fuerzas armadas sudafricanas durante el conflicto bélico contra SWAPO (1966 – 1988).

Además de la belleza del río Okavango y su vida ornitológica y salvaje, sobre todo hipopótamos y cocodrilos, Rundu no tiene demasiado que ofrecer al viajero. Pero su ubicación la convierte en una parada perfecta para comunicar una ruta desde Etosha a la exploración de la franja del Caprivi. Es una ciudad que ha crecido mucho en los últimos años, y se ha modernizado, con 1 gran centro comercial, gasolineras, supermercados, bancos… Todos los servicios que cualquier viajero puede necesitar en ruta.

Los alojamientos turísticos están prácticamente todos construidos a las afueras de la ciudad, frente al poderoso río Kavango. Y una noche de descanso con un bonito crucero para disfrutar la puesta del sol sobre el río, y un paseo por una ciudad que nos va a mostrar un entorno cultural radicalmente diferente al que se habrá visto si se llega desde las regiones áridas y duras de Damaraland y/o Kaokoland, serán un muy agradable contraste.

Parque Nacional Bwabwata

Este parque fue proclamado en 2007 declarando zona protegida una extensión total de 6.275 km2, que pasaron a incorporar la Reserva de Caprivi, la Reserva de Mahango y el Buffalo Game Park. Sus límites son el río Kavango al oeste, el río Kwando al este, Angola al norte y Botswana al sur.

El parque ha tenido una historia accidentada, ya que fue declarado zona militar por las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica durante la guerra de liberación de Namibia. No fue sino hasta después de la Independencia en 1990 que el parque pudo funcionar adecuadamente como área de conservación.

Este parque cuenta con una particularidad con respecto a otras áreas protegidas de vida salvaje, ya que el Gobierno optó por una gestión integrada, que permitió la permanencia de la población residente. Así el Parque se ha dividido en zonas centrales para la conservación y la agricultura. Tres áreas están designadas para protección especial y turismo controlado: Kwando (1345 km2), Buffalo (629 km2) y Mahango (245 km2). Una gran área central de uso múltiple (4.055 km2) está dividida en zonas para el turismo comunitario, la caza deportiva, los asentamientos humanos y la agricultura.

La mayoría de las instalaciones turísticas están fuera del parque, administradas por operadores privados que ofrecen excursiones de un día al parque. Dos instalaciones turísticas operadas por la conservación están ubicadas en el río Kwando dentro del parque y son Nambwa (Mayuni Conservancy) y Susuwe (Kwando Conservancy). La Asociación Kyaramacan administra el campamento N // Goabaca en las Cascadas Popa, en la orilla este del río Okavango. Namibia Wildlife Resorts opera el Popa Falls Rest Camp en la orilla oeste del río.

En el parque se encuentran grandes concentraciones de elefantes y búfalos, también sable y antílope ruano. Los principales depredadores son el león, el leopardo, el guepardo y la hiena. Bwabwata es uno de los últimos refugios de perros salvajes en Namibia. Reedbuck común, Red lechwe, Sitatunga e Hippo se encuentran a lo largo de los ríos. Entre las aves se encuentran la grulla barbada, el skimmer africano, el águila serpiente de banda occidental, el búho de madera, el búho pescador de Pel, Narina Trogon, el loro del cabo y los picabueyes de pico rojo y amarillo.

Parque Nacional Mudumu

Al norte del PN Nkasa Rupara, se encuentra Mudumu, uno de los parques menos conocidos de Namibia, pero que resulta muy gratificante para los visitantes aventureros. La atracción principal es el hábitat ribereño del río Kwando, mientras que en el interior está el curso del río fosilizado Mudumu Mulapo y el denso bosque de mopane. No hay una puerta de entrada formal o una valla que delimite el territorio del parque, sino que simplemente está separado de las tierras de cultivo comunales vecinas por una línea de corte graduada.

Mudumu es el hogar de una gran población de elefantes, ya que esta zona es un corredor para estos paquidermos mientras migran entre Botswana, Zambia, Angola y Zimbabwe.

En los últimos años, Mudumu se ha convertido en el modelo de cooperación entre parques y vecinos. Los parques, las zonas de conservación, los bosques comunitarios y los líderes tradicionales trabajan juntos en la aplicación de la ley, el manejo de incendios (quema temprana), el monitoreo de juegos y las translocaciones. Esto se desarrolló a partir de la necesidad de administrar recursos comunes a través de los límites de parques y áreas de conservación sin vallas.

Naciendo en las zonas altas de Angola, el río Kwando fluye a lo largo la frontera con Mudumu antes de desaparecer en las planicies del sur creando un hábitat de humedales, bifurcarse en canales, que se vuelven a reunir creando el Canal de Linyanti, que a sigue su curso hacia Botswana como río Chobe. El Kwando es el alma de esta región, que permite la vida de elefantes, hipopótamos, nutrias de cuello moteado, cocodrilos, antílopes lechwe y antílopes sitatunga. En esta agua habitan numerosas tortugas y peces con colmillos de tigre.

Las opciones de alojamiento son el camping de Nakatwa, donde para alojarse hay que ser autosuficiente en todo, y 2 lodges de lujo, Lianshulu Lodge y Lianshulu Bush Lodge, ambos gestionados por empresa privada.

Parque Nacional Nkasa Rupara

El Parque Nacional Nkasa Rupara, conocido también como PN Mamili, fue proclamado oficialmente el 1 de marzo de 1990, pocos días antes de que Namibia obtuviera la independencia. Esta es la zona protegida de humedales más grande en Namibia y es un refugio para las especies que viven en este tipo de hábitat. Cuando la crecida del río Kwando llega a la región, inundando las planices, el parque se convierte en algo parecido al Delta del Okavango en miniatura.

Nkasa Rupara cuenta con la mayor concentración del país. Se estima que más de 1000 búfalos se mueven por el Parque. Es un corredor importante para los elefantes que se trasladan desde Botswana a Angola y Zambia y también se considera un área de reproducción central para la vida silvestre que puede dispersarse en las áreas de conservación vecinas.

La mayor parte del parque se compone de canales de carrizales, lagunas e islas termitarias. El río Kwando forma el límite occidental y el río Linyanti el límite sureste del parque.

En un bioma de sabana de árboles y arbustos. llanuras aluviales, juncos, papiros, palmeras… se mueven hipopótamos, cocodrilos, elefantes, búfalos, leones, leopardos, hienas, perros salvaje africano, antílope ruano, impala común, lechwe rojo, reedbuck, sitatunga, kudu, jabalí… y en torno a 430 especies de aves registradas

Para visitar el Parque se requiere vehículo 4×4 equipado con equipo de recuperación. No hay instalaciones, por lo que los visitantes deben ser autosuficientes. Hay áreas designadas para acampar: Mparamura (conocida también como Nzalu) y Lyadura a orillas del río Kwando. También hay 2 lodges, Nkasa Lupala y Jackalberry Camp

Impalila Island

En el extremo este de la franja del Caprivi, encontramos esta pequeña isla fluvial de 18 km2, enmarcada por el río Zambezi y Zambia al norte, y el río Chobe y Botswana, al sur. Y en su extremo más oriental, también roza la frontera con Zimbabwe, en este punto en el que los 4 países confluyen.

Esta pequeña isla sólo es accesible en avión o barco desde Kasane. Los hoteles se suelen encargar del traslado.

Es el hogar, de varios grupos étnicos incluidos los Tswana y los Subia, población local que se dedica principalmente a la pesca. La isla es un destino turístico de interés especial.

Sea cual sea el alojamiento que elijamos, es esencial reservar con antelación. Los hoteles organizan actividades para sus clientes, como safaris guiados en el Parque Nacional Chobe en Botswana, excursiones a pie por la isla, tanto de naturaleza, como culturales, con la visita a aldeas, pesca y salidas en mokoro y en lancha en el río Chobe. Normalmente los alojamientos incluyen en sus tarifas todos los servicios, no sólo el alojamiento, sino todas las comidas, los traslados y las actividades culturales o de safari, a elección del cliente.

Parque Nacional Chobe

Sin lugar a dudas uno de los ríos más bellos de África, el Chobe, tanto si llegamos por tierra o por aire, la primera visión que tendremos del río será, como poco impresionante, y alberga la fauna más variada de Botswana. con una diversidad y concentración de vida salvaje sin igual en ninguna otra parte del país, gracias a sus fuentes de agua permanente.

El parque fue fundado en 1968, y se fue ampliando hasta su actual extensión de aproximadamente 11,700 km2, con una gran variedad de hábitats y ecosistemas.

Su extensión original se limitaba al área que bordea el río Chobe, del que tomó su nombre. Este río nace al norte de las tierras altas de Angola, donde nace con el nombre de Kwando, y recorre una enorme distancia antes de alcanzar Ngoma, donde se divide en el canal de Linyante que fluye hacia el sur, y el río Chobe, que fluye hacia el este en territorio de Botswana, para terminar su recorrido vertiendo sus aguas en el río Zambezi.

Regiones del Parque Nacional Chobe

Zona Norte o Ribera del río Chobe

Es la zona más accesible y más visitada de Botswana, famosa por sus grandes manadas de búfalos y elefantes que se reúnen en el río para beber, jugar y bañarse, en particular durante la temporada seca, que cruzan nadando a las islas del río, donde se encuentran a salvo de los depredadores.

Y una gran cantidad de especies, como red letchwe, puku, cobo de agua, kudu, jirafas, antílope sable, impala, jabalí verrugoso, monos y babuinos, y con un poco de suerte también león, hiena, chacal y leopardo.

El safari en esta sección del Parque Nacional Chobe se puede realizar en 4×4, siguiendo la ruta que bordea el río: es necesario pericia conduciendo un 4×4, ya que hay algunos tramos con arenas muy densas. O en un barco navegando y acercándose a las orillas del río y de las islas para observar muy de cerca los grandes cocodrilos, los enormes hipopótamos y la gran cantidad de especies de aves, como como ibis sagrado,  cormoranes, ganso egipcio, ahingas, cárabo pescador, gansos de espolones, diferentes especies de abejarucos, diferentes tipos de martín pescador y diferentes especies de cigüeñas.

Esta sección norte cuenta con 2 accesos:

  • La puerta de Sedudu, el acceso más al este y el más próximo a la pequeña ciudad de Kasane.
  • La puerta de Ngoma, el acceso más al oeste, próximo a la frontera con Namibia. Áreas de Chobe

Sólo existe un lodge dentro de esta sección del Parque Nacional (Chobe Game Lodge), y no hay sitios públicos de camping. Pero la cercana Kasane ofrece numerosos alojamientos de diferentes categorias, algunos de los cuales también ofrecen zona pública de camping.

Región de Savute

En el interior del Parque Nacional Chobe, esta región recibe su nombre del canal de Savute, que nace en el noroeste, drenando sus aguas del sistema de Linyanti. Unos 70 km de recorrido hacia el sureste, encuentran su fin cuando el canal vuelca sus aguas en la llanura, formando los humedales de Savute.

Movimientos tectónicos parecen ser la consecuencia de que este canal aparezca y desaparezca, marcando el paisaje y la vida en esta región. Antes del 2010 estuvo 20 años sin fluir, y en ese año sus aguas llegaron nuevamente a la región para volver a desaparecer en 2015. En la actualidad, 2018, el canal continúa seco.

Las 7 colinas de Savute, de roca volcánica, son un elemento inconfudible del paisaje de la zona, y hogar de leopardos. Los grandes baobas son otro elemento característico del paisaje.

La llanura de Savute, enorme mar de hierba, durante la época de lluvias, explosiona rápidamente en una hierba fresca que atrae miles de cebras en un enorme movimiento migratorio.

Son numerosas las especies permanentes en esta región, especialmente la más adaptadas a la aridez y escasez de agua en la temporada seca, como elefantes, jirafas, kudus, ñus a los que se ve en grandes manadas, impalas, tsetsebes…y aves como avurtadas, incluida la gran Kori, sisones, águilas de diferentes especies, incluyendo el secretario. Pero sin duda alguna, la gran atracción de Savute son los depredadores. La manada de Savute se ha hecho famosa en el mundo entero por su especialización en la caza de elefantes y por haber protagonizado numerosos documentales. Numerosos leopardos tienen su territorio aquí. Una jauría de licaones, numerosas hienas… Y en los 2 últimos años, tras desaparecer el agua del canal, los guepardos han reaparecido en la región.

El acceso en coche desde Kasane se realiza por la puerta de Goha, y desde Maun por la puerta de Mababe. Es imprescindible 4×4 y pericia en la conducción: las densas arenas son un reto para cualquier vehículo y cualquier conductor durante muchos kilómetros.

También se puede acceder en avioneta tanto desde Maun como desde Kasane, ya que la zona cuenta con un strip.

Hay 3 lodges en la zona: Savute Safari Lodge, Camp Savute y Savute Elephant Camp. Además de 1 zona pública de camping, y varios sitios autorizados de acampada para operadores de safari en campamento móvil.

Ngwezumba

Los Pantanos de Ngwezumba se encuentran a aproximadamente 70 km al sur del Río Chobe y ocupan una amplia extensión de pantanos de arcilla, cubiertos por bosques de mopane y llanas praderas. El río Ngwezumba, poco visitado, es la tercera región más extensa del parque, y el borde noroccidental linda con los bellos pantanos de Linyati. Cuando comienzan las lluvias, los pantanos se encharcan de agua, atrayendo así a toda la fauna, los cuales se empiezan a alejar de las fuentes permanentes de agua de los ríos Chobe y Linyati.

Se encuentran en la remota zona de Nogatsaa. Se puede acceder por el norte desde el corredor de Chobe, por el este desde Pandamatenga, o desde el este, desde Savute.

En la actualidad hay sólo un lodge, Nogatsaa Pans Lodge, de reciente apertura en 2017.

Linyanti

Los Pantanos de Linyati, con una superficie aproximada de 900 Km2, dominan la zona de Kwando, al oeste de Chobe, en la frontera entre Botswana y Namibia. La zona nos puede recordar al delta del Okavango, pero no es más que una extensa llanura inundada junto al río, que alberga grandes manadas de elefantes y búfalos.

Durante los meses secos, la observación de animales en las aguas perennes del Linyati puede ser algo impresionante y sobrecogedor, pero su acceso no es nada fácil. Con un vehículo todoterrenos podemo acceder al camping público de Linyati, siguiendo una pista muy agreste y de arenas muy densas desde Savute. También hay un lodge, Camp Linyanti. Existen otros alojamientos en la zona, pero ya ubicados en concesión privada, fuera del Parque Nacional Chobe.

Depresión de Mababe

La región más al sur del Parque Nacional Chobe, la depresión de Mababe es alimentada por las aguas del Canal de Savute (cuando fluye) y por el Río Ngwezumba desde el noreste. Está depresión, antiguo lago, formó parte en algún momento del gran lago Makgadikgadi. Durante la época de lluvias es el punto de encuentro de miles de aves y animales migratorios, particularmente de manadas de cebras.

No existe ningún lodge ni camping público en la zona. Tan solo un sitio autorizado de acampada para operadores de safari en campamento móvil. Se puede tomar como punto de alojamiento el camping público de Mababe, fuera del parque, o el camping público de Magotho en la región de Khwai.