fbpx

Norte de Namibia al completo. Recorriendo la región de Hardap, con la visita al mágico desierto del Namib y sus famosas dunas de Sossusvlei hasta llegar a la villa de Swakopmund, y la cercna Walvis Bay repleta de flamencos y Cape Cross, donde habita una de las colonia de focas más grandes del sur de África. Se adentrará en Damaraland, tierra de bosquimanos que han dejado su huella a lo largo de siglos con los petroglifos en rocas, y seguirán hacia el norte, hacia el abrupto Kaokoland, donde podrán visitar aldeas himbas y seguir la pista a los elefantes del desierto hasta llegar a las Epupa Falls. Siguiendo hacia el este, le esperan 3 días de excitante safari en el P.N. Etosha, desde donde continuará hacia el norte. Su primera parada será a orillas del impresionante río Okavango, y seguirá hacia el este atravesando la franja del Caprivi. Iniciando su ruta de regreso, todavía le queda una excitante parada en Bushmaland, tierra de bosquimanos, donde podrá pasar un día con miembros de esta tribu.

Conducir en Namibia es sencillo para cualquiera y aporta al viajero la libertad de disfrutar cada minuto de trayecto, parando a su aire, para observar y fotografiar uno de los más bellos y variados paisajes de desierto del todo el mundo, y su fauna salvaje que se mueve en libertad, no sólo en los Parques Nacionales, y por supuesto, su gente.

Características del viaje

Norte de Namibia al completo: la ruta

Mapa de la ruta

La ruta

  • 01: Windhoek

  • 02 y 03: Desierto Namib

  • 04 y 05: Swakopmund

  • 06: Twyfelfontein

  • 07 y 08: Khowarib

  • 09 y 10: Epupa Falls

  • 11, 12 y 13: Etosha

  • 14: Rundu

  • 15 y 16: Kongola

  • 17 y 18: Bushmaland

  • 19: Windhoek

  • 20: Fin Viaje

¿Qué vivirás en este viaje?

AVENTURA

Conducir en Namibia es sencillo para cualquiera y aporta al viajero la libertad de disfrutar cada minuto de trayecto, parando a su aire, para observar y fotografiar uno de los más bellos y variados paisajes de desierto del todo el mundo, y su fauna salvaje que se mueve en libertad, no sólo en los Parques Nacionales, y por supuesto, su gente.

DESIERTO DEL NAMIB

Tendrás la oportunidad de sumergirte en el mar de dunas de rojas y pasear por los suelos petrificados hace millones de años en el Vlei Central. Descender las dunas deslizándote mientras miras un cielo de azul intenso que contrasta con el rojo del desierto y el blanco de los vlei, que casi como un espejismo, reflejan la luz del sol.

SWAKOPMUND

El misterio de las nieblas en la Costa de Benguela, los edificios coloniales en la ciudad de Swakopmund, las dunas blancas de Sandwich Harbour, la Bahía de Walvis con sus focas del Cabo, delfines, flamencos, el curioso pez “mola mola” y los productivos criaderos de ostras, y la colonia de focas del Cabo en Cape Cross

TWYFELTONTEIN

Las rocas rojas de la región de Twyfelfontein, que con la luz del amanecer y del atardecer, parecen incendiarse cuando reflejan la luz del astro rey, las pinturas rupestres realizadas por bosquimanos a lo largo de siglos, algunas de ellas realmente crípticas y casi astrales. La magia del tiempo detenido en una naturaleza envolvente

DAMARALAND

La lejanía total de la civilización y la modernidad. La virginidad de formas de vida ancestrales, mezcla de nomadismo y subsistencia. La convivencia del ser humano con la vida salvaje. La convivencia con etnias ancestrales como Damaras, Herero o Himbas. La adaptación para la supervivencia de especies como los elefantes del desierto.

EPUPA FALLS

Las Epupa no es solo un sitio maravilloso para ver y fotografiar, es un gran lugar para darse un baño en una sus piscinas naturales que se han formado poco a poco por las caídas de los torrentes de agua.  Si no le apetece darse un baño, podrá sentarse y ver como los Himba se bañan, lavan la ropa y juegan.

P.N. ETOSHA

Safaris ricos en avistamientos, con la alta sequedad de esta región fuera de la época de lluvias y la concentración de la vida salvaje en los puntos de agua mantenidos en la superficie de Etosha. Especies difíciles de ver en otros lugares como los rinocerontes negos y blancos, o el ímpala de cara negra. El espejismo del “pan” central de Etosha.

RUNDU

Rundu es la capital de la region administrativa de Namibia llamada Kavango; es considerada la puerta de entrada a la región de Caprivi, y es el último puesto de abastecimiento hasta Katima Mulilo. Como ciudad no tiene mucho de interés, se encuentra en un bosque poblado tropical y puede resultar un punto de descanso en la ruta hacia el Caprivi, donde relajarse en uno de sus alojamientos junto al río.

KONGOLA

Cuando el cielo del atardecer se vuelve de un color rojo brillante, uno se sienta para relajarte y disfrutar de una bebida fria, mientras escucha los graves gruñidos de los hipopótamos: esta es la experiencia que te espera en la terraza del Namushasha River Lodge, sobre el rio Kwando al este del Caprivi.

BUSHMALAND

La cultura de los San o Bosquimanos, es legendaria. Su forma de vida, basada en la caza y en la recolección de plantas, milenariamente se ha desarrollado en un excelente ejercicio de equilibrio con la naturaleza árida en la que se han integrado.

Norte de Namibia al completo: día a día

01.- Llegada a Windhoek

Tu aventura recorriendo los lugares más emblématidos del norte de Namibia, comienza. Recoges tu vehículo en el aeropuerto y te diriges al hotel. Seguro que aún tienes tiempo y energías para dar un paseo por la capital del país, Windhoek.

Tu alojamiento: SAFARI COURT HOTEL

02 y 03.- Desierto del Namib

Unas 5 horas conduciendo te llevarán al Desierto del Namib. Disfruta de la ruta!!! Durante estos 2 días explorarás a tu aire este mar de dunas rojas: podrás escalarás la famosa Duna 45, pasear por el onírico Dead Vlei, recorrer el Cañón del Sesriem, realizar una ruta opcional en quad por el desierto, un vuelo opcional en globo… Tu cámara y tus emociones no tendrán un momento de relax.

Tu alojamiento: DESERT QUIVER CAMP

04 y 05: Swakopmund

Unos 400 km te separan de la ciudad de Swakopmund. Podrás realizar una parada en Solitaire, y disfrutar en ruta de los bellos cañones de Gaub y Kuiseb. A tu llegada podrás explorar la bella ciudad de Swakopmund con su arquitectura alemana. Durante el día siguiente completo podrás realizar cualquiera de estas excursiones opcionales: crucero por la Bahía de Walvis Bay, visitar la colonia de focas de Pelican Point, excursión guiada en 4×4 a las dunas de Sandwich Harbour, sandboarding, explorar el Valle de la Luna y la ruta de las weltiwitchias….

Tu alojamiento: EUROPA HOFF

06: Twyfelfontein

Salida hacia la zona protegida de Twyfelfontein, declarada Patrimonio de la Humanidad, por la gran concentración de petroglifos que se encuentran en la zona. Podrán visitar zonas con gran concentración de pinturas rupestres, el Bosque Petrificado, el Organ Pipers, el Museo Damara al aire libre…

Tu alojamiento: TWYFELFONTEIN LODGE

07 y 08: Khowarib

Hoy continuará su ruta hacia el norte, hacia la dura región de Kaokoland. Según se vaya adentrando en esta región percibirá el cambio, no sólo de paisaje. Se encontrará con una región menos desarrollada, más inhóspita y más virgen. Es la tierra de los himba, que continúan viviendo de una forma nómada, con poblados provisionales a través de los que se van desplazando con su ganado en busca de pastos. Durante estos dos días podrá realizar actividades opcionales como visitar himbas o rastrear los elefantes del desierto.

Tu alojamiento: KHOWARIB LODGE

09 y 10: Epupa Falls

Continuación del viaje hasta las Epupa Falls, hogar de los himbas. Las Epupa no es solo un sitio maravilloso para ver y fotografiar, es un gran lugar para darse un baño en una de sus piscinas o jacuzzis naturales que se han formado poco a poco por las caídas de los torrentes de agua, compartir tiempo con los himba, realizar rafting en el río Kunene…

Tu alojamiento: EPUPA CAMP

11, 12 Y 13: Etosha

3 días completos para explorar el Parque Nacional Etosha, desde el oeste hasta el este. Tendrás tiempo más que suficiente para explorar tranquilamente todos los loops de safari, buscando los diferentes waterholes o estanques, algunos artificiales, donde los animales se acercan a beber

Alojamientos previstos de oeste a este: DOLOMITE CAMP, HALALI y NAMUTONI

14: Rundu

La ruta de hoy nos llevará al norte del país. El paisaje cambia con nuestro avance y los paisajes desérticos cambian por la profusión de pequeñas aldeas y el aumento de la vegetación. La zona norte del país, que se prolonga hacia el este en la estrecha franja del Caprivi, está marcada por la constante presencia de agua de la corriente del poderoso río Kavango. Por la tarde podrá disfrutar opcinalmente de un crucero por el río y observar a los numerosos hipopótamos y cocodrilos que allí viven.

Tu alojamiento: KAISOSI RIVER LODGE

15 y 16: Kongola

Hacia el este de la franja del Caprivi llega a la región dominada por la presencia del río Kwando, después llamado Chobe en Botswana. Podrá explorar en rutas de safari los abruptos parques de Mudumu y/o Mamili, que por su terreno arenoso y salpicado de zonas pantanosas, requerirán de 4×4 y dominio del mismo. También podrá realizar safaris opcionales en 4×4 y lancha con los guías de su lodge.

Tu alojamiento: NAMUSHASHA RIVER LODGE

17 y 18: Kalahari con bosquimanos

Una ruta larga te separa de la región de Otjozondjupa, zona de asentamiento de bosquimanos. Pero el esfuerzo merece la pena para visitar la San Village, proyecto para la protección de la cultura bosquimana. Podrá realizar una visita a la aldea y adentrarse en los secretos de esta cultura que han vivido a lo largo de siglos en los terrenos desérticos más áridos en perfecta integración con la naturaleza. Aprenderás sobre sus técnicas de caza, su gran conocimiento de la vida salvaje, y su cercana convivencia con toda la vegetación del desierto, con aplicaciones tanto alimenticias como medicinales

Tu alojamiento: ROY’S REST CAMP

19 y 20.- Fin de tu viaje

Tu gran aventura en Namibia, habrá terminado. La noche 19 de tu viaje podrás descansar en Windhoek, y el día 20 de tu viaje devolverás el vehículo en el aeropuerto para embarcar en tu viaje de regreso. Seguro aún te apetecerá un último paseo por la capital del país, Windhoek, una buena cena, y tal vez comprar algunos recuerdos.

Tu alojamiento: SAFARI COURT HOTEL

Norte de Namibia al completo: información sobre el viaje

Qué incluimos para ti:

  • Alojamiento en habitación doble en hoteles indicados o similares con desayuno diario incluido y cena incluida en Khowarib y Epupa.
  • Vehículo de alquiler modelo Toyota Corolla Sedan o similar, o tipo Toyota Raw 2×4 (recomendado) con Full Cover. También podemos incluir un vehículo 4×4, recomendados en época de lluvias.
  • Si lo deseas, podemos incluir excursiones/safaris/actividades opcionales con guías locales.
  • Servicio de atención 24 horas mientras estás de viaje
  • Completa documentación del viaje con todos los detalles

Fechas de salida

  • Este viaje se puede iniciar cualquier día del año.
  • Sólo necesitamos verificar disponibilidad de los alojamientos para tus fechas de viaje.
  • Consúltanos

Nivel de precio

$$$

También te puede interesar:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Aeropuerto Int Hosea Hutako – Windhoek

Aunque Namibia cuenta con 2 aeropuertos internacionales, en Windhoek y Walvis Bay, el segundo sólo recibe vuelos internacionales desde Sudáfrica. Por ello la gran mayoría de los viajeros van a comenzar su visita a Namibia aterrizando en Windhoek, capital del país.

Windhoek es para muchos viajeros sólo un lugar de tránsito para conectar sus vuelos internacionales con el resto de su ruta en Namibia. Como capital de un país que tiene una población total de poco más de 2.000.000 de habitantes, Windhoek no es una ciudad demasiado grande. Pero como toda ciudad tiene lugares de interés que ofrecer a los viajeros, aun cuando el tiempo de estancia sea breve.

En tu ruta desde el aeropuerto internacional Hosea Kutako hasta el alojamiento elegido en la ciudad, recorrerás unos 45 k, que primero son ascendentes, para después descender al valle en el que se encuentra Windhoek.

En este trayecto, aunque verás nuevas urbanizaciones, largas vallas tras las cuales quedan extensísimas granjas… percibirás el desierto y la virginidad del país. Si absorbes el paisaje en tu mente y por unos momentos cierras los ojos, seguro podrás imaginar a los “khoisan” moviéndose por estas tierras en las que vivieron por cientos de años.

Los primeros pobladores extranjeros fueron Afrikaner. Llegaron a esta región procedentes de Sudáfrica alrededor de 1840. Se establecieron aquí liderados por el “jefe” Jonker. Pero no estuvieron mucho tiempo: cuando llegaron los alemanes alrededor de 1890, esta comunidad afrikáner ya había abandonado el asentamiento, ya que tras la muerte de Jonker en uno de los varios ataques que realizaban a los Hereros para robarles su ganado, el asentamiento afrikáner se disolvió.

La llegada de los alemanes se realizó en dos fases. Primero se instaló el ejército. Construyeron el primer fuerte. Y considerando la zona asegurada y protegida, muy pronto empezaron a llegar colonos. Estos aventuraron a viajar a tierras ignotas y lejanas con la promesa de recibir tierras gratuitas en las que establecerse y así colonizar este territorio para Alemania.

Y esa estructura inicial creada por los colonos, que se consolidó sobre todo cuando la ruta de ferrocarril entre Swakopmund y Windhoek se terminó en 1902, evolucionó rápidamente en las 2 primeras décadas del siglo XX con la construcción de muchos edificios de arquitectura colonial, naciendo así la base de la ciudad actual

Entre estos edificios destacan la “Christus Kirche”, iglesia que se ha convertido en icono de la ciudad, la estación de ferrocarril, de estilo Holandés del Cabo y que data de 1912, el Parlamento, construido también en 1912…

El breve tiempo que estés en Windhoek podrás tomar el pulso a la vida actual paseando por sus calles y explorando su historia a través de sus edificios. O adentrarte un poco en la diversidad cultural del país a través de la artesanía, que puedes encontrar en el Centro de Artesanía instalado en el edificio colonial de la Antigua Fábrica de Cerveza, donde además de artesanía representativa de diferentes áreas y etnias del país, podrás encontrar también galería de arte, restaurante, café… O dando un paseo por el área peatonal de Post Street, donde encontrarás puestos con artesanía atendidos por miembros de diferentes etnias llegados de diferentes lugares del país.

El avance social en la ciudad sufrió un cambio radical con la implantación del apartheid impuesta desde el Gobierno de Sudáfrica en la década de los 50, y con el apartheid, la expulsión de la población de color hacia los township. Así nacieron estas barriadas satélites de la ciudad central.

Aunque el apartheid se derogó con la declaración de independencia del país en 1990, aún en la actualidad siguen siendo hogar mayoritariamente de población de color, en general pertenecientes a estamentos económicos de nivel medio y bajo. La visita a uno de los townships, como Katutura o Khomasdal, te adentrará en un mundo de color y combinaciones étnicas, ya que aquí fueron expulsados en la década de los 60 Ovambos, Hereros, Namas y Damaras, y la población actual es segunda y tercera generación de aquellos, aún muy próximos en el tiempo a toda su cultura orginal. Y te acercará a una visión diferente de la ciudad.

Si has alquilado un coche, podrás desplazarte sin problemas en una ciudad bastante bien señalizada y con lugares para aparcar de forma segura. Si no dispones de vehículo, puedes pedir al hotel que te pida un taxi, con el que puedes acordar que te lleve y te recoja en diferentes lugares por un precio pactado. Como referencia cada traslado privado puede costar en torno a unos 30-40 $N.

La ciudad cuenta con todos los servicios que cualquier viajero pueda necesitar: bancos, cajeros, centros médicos… Y una excelente oferta de restaurantes de todas las categorías y precios.

Parque Nacional Namib-Naukluft

Con sus casi 50.000 m2, el Parque de Namib-Naukluft es una de las áreas protegidas más grandes de África, la más grande de Namibia, y alberga algunos de los ecosistemas más variados y extraordinarios del país. Creado como Parque Nacional en 1907, ha vivido expansiones hasta su extensión actual.

Con la variedad de hábitats que crean sus montañas, su mar de dunas de arena, lechos de ríos… esta enorme extensión que de sur a norte se extiende desde Luderitz hasta Swakopmund ofrece sin duda alguna una gran opción de diferentes experiencias: fascinantes rutas de aventura en 4×4 atravesando dunas, o atravesando regiones rocosas; experiencias de safari que le llevarán a descubrir fascinantes especies adaptadas a este entorno; rutas de trekking con acampada entre inolvidables paisajes aislados y vírgenes del desierto; observar especies endémicas como la rara Welwitchia….

Es una tierra de contrastes y extremos, con rocas duras y arenas blandas y suaves, con escarpadas montañas, nieblas húmedas y vientos secos. Las aguas de los ríos que surgen sin previo aviso a través de los cañones, no permanecen mucho tiempo debido al calor abrasante que domina cada día.

Y a pesar de esta dureza, la vida se desarrolla aquí. Sin presencia humana en la actualidad, se han encontrado vestigios, como hachas de piedra, que demuestran que el hombre paleolítico habitó aquí. Y más recientemente, la costa estuvo habida por clanes de khoikhoi, nómadas que vivían de la pesca, caza de aves y otras especies marinas.

La sección de Namib del Parque Namib-Naukluft, el desierto más antiguo del mundo, es hogar de fauna y flora que se ha adaptado a los extremos de manera fascinante. Los animales se entierran en la arena y, cuando el hecho de poseer ojos es innecesario, se desarrollan sin ellos. Los babuinos pasan meses sin agua potable, mientras que las plantas Welwitschia viven más de mil años en estas llanuras inhóspitas.

Las sombras que se dibujan en las dunas con los primeros y los últimos rayos del sol del día, crean unas imágenes realmente espectaculares, atrayendo a los fotógrafos como un auténtico imán. Con el calor del día se crean espejismos de un mar de plata brillante.

Es una tierra de contrastes y extremos, con rocas duras y arenas blandas y suaves, con escarpadas montañas, nieblas húmedas y vientos secos. Las aguas de los ríos que surgen sin previo aviso a través de los cañones, no permanecen mucho tiempo debido al calor abrasante que domina cada día.

Y a pesar de esta dureza, la vida se desarrolla aquí. Sin presencia humana en la actualidad, se han encontrado vestigios, como hachas de piedra, que demuestran que el hombre paleolítico habitó aquí. Y más recientemente, la costa estuvo habida por clanes de khoikhoi, nómadas que vivían de la pesca, caza de aves y otras especies marinas.

La sección de Namib del Parque Namib-Naukluft, el desierto más antiguo del mundo, es hogar de fauna y flora que se ha adaptado a los extremos de manera fascinante. Los animales se entierran en la arena y, cuando el hecho de poseer ojos es innecesario, se desarrollan sin ellos. Los babuinos pasan meses sin agua potable, mientras que las plantas Welwitschia viven más de mil años en estas llanuras inhóspitas.

Las sombras que se dibujan en las dunas con los primeros y los últimos rayos del sol del día, crean unas imágenes realmente espectaculares, atrayendo a los fotógrafos como un auténtico imán. Con el calor del día se crean espejismos de un mar de plata brillante.

EL MAR DE DUNAS. SOSSUSVLEI

Las dunas del gran desierto del Namib se extienden desde el río Orange al Kuiseb por el sur, y desde Torra Bay hasta el río Croce en Angola al norte. Se componen de arena de cuarzo de colores intensos con diversos matices, del beige al naranja, y del rojo al violeta. Esta enorme extensión de dunas, a diferencia de las antiguas dunas del vecino Kalahari, son dunas dinámicas ya que cambian en función de cómo sople el viento, condicionando su forma.

Sin duda alguna el área más famosa son las dunas que rodean el “Sossusvlei” o “Laguna sin salida”, muy cerca de la cual se encuentra el “Dead Vlei” o “Laguna Muerta”

La niebla de la costa flota en el aire y se introduce hacia el interior a más de 70 km, dibujando en las dunas formas de rayas de rubí y óxido, dejando una capa de humedad que da vida a una variedad de vida vegetal y animal, como geckos, lagartos cornudos y gacelas sable.

Las dunas son el hogar también de escarabajos peregrinos y lagartijas que nadan en la arena y dejan tras de si una hilera de huellas que parecen guiarnos en su dirección. La vida vegetal y animal se ha adaptado a sobrevivir en esta zona de manera extraordinaria.

SOLITAIRE

Cuando en 1948 Willem de Christoffel van Coller compró 33.000 ha de tierras para la cría de ovejas Karakul, en un área no desarrollada entre las regiones de Ababis y Koireb, tan en medio de la nada, que su esposa Elsie Sophie comenzó a Solitaire, nunca imaginó que terminaría siendo un punto tan reconocido en el mapa de Namibia.

A la primera casa de 2 habitaciones siguió la construcción de las estructuras necesarias para la creación de la granja. Pronto, por su ubicación en cruce de rutas, se construyó la gasolinera, un simple surtidor manual. Y con la parada de vehículos para repostar, enseguida se abrió una tienda que además se convirtió en la oficina de correos regional.

Esa gama de servicios en medio del desierto, enmarcados entre antigüedades que hablan de historia, vehículos abandonados recubiertos por la arena del desierto, y los famosos pasteles de manzana de Percy Cross McGregor, conocido como Moose, han convertido el lugar en un punto de parada obligatorio a cualquier viajero que recorre el desierto del Namib.

Durante los 20 años que Moose vivió en este lugar, hasta su fallecimiento en 2014, sin duda alguna lo impregnó con el aroma de sus tartas y de su carácter.

LAS MONTAÑAS NAUKLUFT

Esta cadena montañosa emerge verticalmente entre las llanuras del Namib central, y es en realidad una meseta cuyos bordes se hayan recortados por accidentadas gargantas. Esta zona está catalogada como semidesértica con secciones de sabana con acacias dispersas y árboles del género Euphorbia. Las rocas de estas montañas son en realidad segmentos de sedimentos intercalados en los que aparecen dolomita, cuarzita y pizarra, creando unos paisajes espectaculares.

Este hábitat es ideal para las cebras de montaña, oryx, kudus, springboks, e incluso, leopardos. Es también un propicio lugar para el avistamiento de aves.

Las principales actividades que atraen a los visitantes a esta zona, son la posibilidad de recorrerlo en 4×4, y para los amantes del hikking, es realizar una de sus rutas de un día (para los que no hacen falta permisos). Las más conocidas son el sendero Waterkloof, ruta de unos 17 km. Y el sendero de los Olivos, de unos 4 km. Para los más aventureros e  interesados en rutas de trekking e inmersión en la naturaleza se pueden hacer rutas de hasta 8 días, para las que son necesarios permisos especiales para acampar en el interior.

DONDE ALOJARSE

Hay una buena gama de alojamientos, en diferentes categorías y ofreciendo diferentes tipos de servicios para explorar las diferentes áreas del Namib-Naukluft. Se pueden encontrar alojamientos en los alrededores de Sesriem, la puerta de entrada al Parque Nacional para acceder a Sossusvlei. También hay alojamientos en el área de Solitaire y el área de las montañas Naukluft.

Para visitar las dunas de Sossusvlei, siempre será más cómodo estar alojado cuanto más cerca de Sesriem. Pero en realidad puedes elegir cualquiera de las otras áreas, aunque implique añadir unos kilómetros a través de bellos paisajes de desierto para llegar a la puerta de entrada al parque de Sesriem.

También existe posibilidad de alojarse al sur de Sesriem, en la Reserva Privada de NamibRand, que por su lado oeste, comparte 100 km de frontera con el Parque Namib-Naukluft

En los años 50 había en esta área una serie de granjas que intentaban la cría de ganado en medio del desierto. Tras unos años de dura sequía, en la década de los 80 se rindieron a la evidencia que no era viable la cría de ganado aquí, por lo que propietarios fueron siguiendo una evolución de actividades para sobrevivir, que comenzaron por la caza, para finalizar en lo que es hoy, una reserva privada protegida dedicada plenamente al turismo fotográfico y de naturaleza.

Esta reserva privada que hoy tiene una superficie de unos 2.100 km2, contiene más de 200.000 dunas, praderas desérticas, llanuras de arena y grava, y cadenas de imponentes montañas aisladas, donde habitan, al igual que en la región occidental del Parque Namib-Naukluft grandes rebaños de springboks, cebras de montaña Hartmann, jirafas, oryx y avestruces, además de kudus, hienas moteadas y marrones, chacales, zorros orejudos del Cabo, leopardos y guepardos.

Por tanto alojándote en la Reserva Privada de NamibRand, tienes la opción además de visitar las dunas de Sossusvlei, pero también de realizar safaris guiados en 4×4, además de la posibilidad de hacer rutas de trekking.

Aeropuerto Int Hosea Hutako – Windhoek

Aunque Namibia cuenta con 2 aeropuertos internacionales, en Windhoek y Walvis Bay, el segundo sólo recibe vuelos internacionales desde Sudáfrica. Por ello la gran mayoría de los viajeros van a comenzar su visita a Namibia aterrizando en Windhoek, capital del país.

Windhoek es para muchos viajeros sólo un lugar de tránsito para conectar sus vuelos internacionales con el resto de su ruta en Namibia. Como capital de un país que tiene una población total de poco más de 2.000.000 de habitantes, Windhoek no es una ciudad demasiado grande. Pero como toda ciudad tiene lugares de interés que ofrecer a los viajeros, aun cuando el tiempo de estancia sea breve.

En tu ruta desde el aeropuerto internacional Hosea Kutako hasta el alojamiento elegido en la ciudad, recorrerás unos 45 k, que primero son ascendentes, para después descender al valle en el que se encuentra Windhoek.

En este trayecto, aunque verás nuevas urbanizaciones, largas vallas tras las cuales quedan extensísimas granjas… percibirás el desierto y la virginidad del país. Si absorbes el paisaje en tu mente y por unos momentos cierras los ojos, seguro podrás imaginar a los “khoisan” moviéndose por estas tierras en las que vivieron por cientos de años.

Los primeros pobladores extranjeros fueron Afrikaner. Llegaron a esta región procedentes de Sudáfrica alrededor de 1840. Se establecieron aquí liderados por el “jefe” Jonker. Pero no estuvieron mucho tiempo: cuando llegaron los alemanes alrededor de 1890, esta comunidad afrikáner ya había abandonado el asentamiento, ya que tras la muerte de Jonker en uno de los varios ataques que realizaban a los Hereros para robarles su ganado, el asentamiento afrikáner se disolvió.

La llegada de los alemanes se realizó en dos fases. Primero se instaló el ejército. Construyeron el primer fuerte. Y considerando la zona asegurada y protegida, muy pronto empezaron a llegar colonos. Estos aventuraron a viajar a tierras ignotas y lejanas con la promesa de recibir tierras gratuitas en las que establecerse y así colonizar este territorio para Alemania.

Y esa estructura inicial creada por los colonos, que se consolidó sobre todo cuando la ruta de ferrocarril entre Swakopmund y Windhoek se terminó en 1902, evolucionó rápidamente en las 2 primeras décadas del siglo XX con la construcción de muchos edificios de arquitectura colonial, naciendo así la base de la ciudad actual

Entre estos edificios destacan la “Christus Kirche”, iglesia que se ha convertido en icono de la ciudad, la estación de ferrocarril, de estilo Holandés del Cabo y que data de 1912, el Parlamento, construido también en 1912…

El breve tiempo que estés en Windhoek podrás tomar el pulso a la vida actual paseando por sus calles y explorando su historia a través de sus edificios. O adentrarte un poco en la diversidad cultural del país a través de la artesanía, que puedes encontrar en el Centro de Artesanía instalado en el edificio colonial de la Antigua Fábrica de Cerveza, donde además de artesanía representativa de diferentes áreas y etnias del país, podrás encontrar también galería de arte, restaurante, café… O dando un paseo por el área peatonal de Post Street, donde encontrarás puestos con artesanía atendidos por miembros de diferentes etnias llegados de diferentes lugares del país.

El avance social en la ciudad sufrió un cambio radical con la implantación del apartheid impuesta desde el Gobierno de Sudáfrica en la década de los 50, y con el apartheid, la expulsión de la población de color hacia los township. Así nacieron estas barriadas satélites de la ciudad central.

Aunque el apartheid se derogó con la declaración de independencia del país en 1990, aún en la actualidad siguen siendo hogar mayoritariamente de población de color, en general pertenecientes a estamentos económicos de nivel medio y bajo. La visita a uno de los townships, como Katutura o Khomasdal, te adentrará en un mundo de color y combinaciones étnicas, ya que aquí fueron expulsados en la década de los 60 Ovambos, Hereros, Namas y Damaras, y la población actual es segunda y tercera generación de aquellos, aún muy próximos en el tiempo a toda su cultura orginal. Y te acercará a una visión diferente de la ciudad.

Si has alquilado un coche, podrás desplazarte sin problemas en una ciudad bastante bien señalizada y con lugares para aparcar de forma segura. Si no dispones de vehículo, puedes pedir al hotel que te pida un taxi, con el que puedes acordar que te lleve y te recoja en diferentes lugares por un precio pactado. Como referencia cada traslado privado puede costar en torno a unos 30-40 $N.

La ciudad cuenta con todos los servicios que cualquier viajero pueda necesitar: bancos, cajeros, centros médicos… Y una excelente oferta de restaurantes de todas las categorías y precios.