Existen muchas razones para visitar el Parque Nacional de Tsitsikamma, situado en la Ruta Jardín, pero sin duda la principal de ellas son las impresionantes rutas de senderismo que ofrece en un entorno realmente espectacular.

Tsitsikamma es una palabra khoi que significa “lugar de abundante agua”, y es que este parque comprende una franja de terreno de 80 km con exuberante vegetación,  delimitada al norte por las montañas de Tsitsikamma y al sur por el Océano Índico. Es muy conocido por su reserva costera y por su bosque autóctono, así como por las profundas gargantas que forman los ríos en su desembocadura al mar, creando espectaculares cascadas.

En el Parque Nacional de Tsitsikamma también se pueden realizar muchas otras actividades, como rafting, mountain bike, puenting, montar a caballo, etc., lo que hace de este destino un lugar ideal en el que disfrutar de la naturaleza.

El campamento principal, situado junto a la desembocadura del río Storms, está formado por cabañas de madera dispuestas junto a la costa, con impresionantes vistas al mar. Los alojamientos disponen de todas las comodidades (cocina con todos los utensilios, microondas, tostador, etc.), lo que resulta muy interesante cuando se viaja con niños, y además el campamento cuenta con una tienda y un restaurante.

Desde el campamento del río Storms salen numerosas rutas a pie, y algunas de ellas están perfectamente acondicionadas para realizarlas con niños. Una de estas rutas es la de “Mouth trail y el famoso puente suspendido” de 1 km, que comienza en la playa que hay junto al restaurante. Todo el recorrido se realiza sobre un camino de madera que recorre un escarpado a media ladera. El camino dispone de barandilla en todo su recorrido, escaleras y varios miradores con bancos en los que poder descansar mientras se disfruta de unas vistas maravillosas.

Para aquellos senderistas entusiastas, existen muchas otras rutas más largas que se adentran en el bosque, en las que descubriréis árboles milenarios, preciosas cascadas y espectaculares paisajes.

Una de las rutas más famosas es la ruta del delfín (17 km), que permite disfrutar de avistamientos de ballenas y delfines mientras se recorre la costa. Gracias al acuerdo alcanzado entre Tsitsikamma National Park y otros 2 lujosos alojamientos, los senderistas podrán disfrutar de la franja de costa más pintoresca de la Ruta Jardín al tiempo que pasan 3 noches en lujosos hoteles situados a lo largo de la ruta.

Por último hemos querido dejar para el final la presentación de la ruta más conocida y más popular de Sudáfrica, la ruta de la nutria o Otter trail, de 42,5 km que discurre junto a la rocosa costa del océano Índico desde la desembocadura del río Storms hasta el valle Natures. A pesar de que no es una ruta fácil, sin duda vale la pena recorrerla para disfrutar de sus acantilados, las espectaculares puestas de sol, las playas vírgenes, las cascadas de aguas cristalinas y el avistamiento de numerosos animales entre los que encuentran la nutria del cabo, la foca, el caracal, diversas especies de antílopes, monos babuinos y monos vervet, delfines, ballenas y muchas especies de aves.