Tipos de safari en Botsuana

En esencia, las opciones de viaje las podemos clasificar en 3 tipos de safari, y las experiencias de safari van a ser muy diferentes con cada uno de ellos. Estos son: alojamiento en lodges, safaris self-drive y safari móvil organizado.

Pero antes de entrar en materia, vamos a explicar algunas características del país, que ayudarán a entender mejor a qué nos estamos refiriendo.

Viajar a Botsuana no es barato si se compara con otros destinos del continente africano. Ello se debe a la clara apuesta del gobierno por preservar vírgenes los espacios naturales, evitando la aglomeración de turistas.

No alterar los espacios naturales supone no construir infraestructuras (carreteras, tuberías de agua, canalizaciones de electricidad, telefonía…) en estos territorios.

Los alojamientos, que son principalmente a base de tiendas de lona y materiales naturales como la madera, deben autoabastecerse de energía eléctrica, agua, etc. En la gran mayoría de los casos, estos alojamientos deben transportar los alimentos, bebidas y enseres varios en avioneta, porque no hay otra forma de acceder a ellos.

 

Esto hace que el presupuesto del viaje esté marcado, en gran medida, por el tipo de safari elegido. El dilema se resuelve mediante la elección del tipo de alojamiento y del medio de transporte.

Es importante analizar los tipos de safari antes de hacer una elección, o bien optar por combinar algunos de ellos.

1. Alojamiento en Lodges.

Es sin duda alguna la opción de viaje con el coste económico más elevado en Botsuana, aunque los hay de diferentes categorías.

La gama va desde los más económicos, como Oddsball Camp en el Delta del Okavango, con precios que oscilan entre los 295 US$ (261 € por persona y noche en tienda compartida y en temporada baja) a los 445 US$ (394 € por persona y noche) en temporada alta, hasta los más exclusivos como Abu Camp, también en el Delta, cuyos precios oscilan según temporadas entre los 1.783 US$ y los 2.654 US$ por persona y noche, en tienda compartida. Los precios indicados son los que recogen los lodges en sus páginas web a fecha Abril de 2016.

 

Destacamos en negrita la palabra “tienda”, para llamar la atención sobre el tipo de “habitación” empleada en los lodges del Delta, y restantes espacios protegidos. Los lodges ubicados en poblaciones no tienen que ser necesariamente a base de tiendas.

Todos los lodges o tented camps, aunque con diferentes niveles de lujo, ofrecen instalaciones ecológicas, con auto-suministro de electricidad mediante paneles solares y generadores.

Las comunicaciones se realizan por radio o por teléfono vía satélite. La construcción tanto de las tiendas para los huéspedes, como de todas las zonas comunes, están basadas en el uso de lonas, madera y paja.

Como explicamos al principio de este artículo, buena parte de la diferencia de precio entre lodges estriba en si el tipo de tienda es más pequeña o más grande, y en las comodidades de las que dispone dicha tienda (con baño interior o exterior, con bañera y ducha o sólo con ducha, con cama doble o con camas individuales, etc.)

1.1. Tamaño de los lodges

Prácticamente todos los lodges en Botswana son sólo accesibles en avioneta. Otro factor a tener en cuenta para que el precio final de alojarse en ellos resulte elevado.

Tienen un número muy pequeño de tiendas, y el número máximo de huéspedes oscila entre 6 y 20 aproximadamente. Todos ellos ofrecen baño independiente en cada tienda, con agua corriente, gracias al uso de bombas de agua.

La estancia es siempre confortable, y en el precio siempre están incluidas todas las comidas, tasas de parque y las actividades, consistentes principalmente en safari de mañana y safari de tarde, bien a pie, en canoa o en 4×4 abierto.

 

Las bebidas están incluidas en algunos casos, y los de categoría más alta incluyen en el precio servicios adicionales como lavandería.

Algunos están ubicados en Reservas Privadas, a las que sólo tienen acceso los huéspedes alojados en ellos. En estos casos las actividades de safari no están sujetas a normas horarias ni de ruta. Si un guía está rastreando cualquier animal, no tiene por qué seguir los caminos marcados y puede conducir off-road.

Todas las actividades de safari se realizan sólo con los vehículos y guías de los lodges. En la actualidad no hay guías de habla española en Botswana.

Se puede presupuestar al cliente un guía-escolta de habla española, pero su función sería puramente de acompañamiento y traducción, ya que no estarían autorizados a realizar propiamente las funciones de guía.

Por supuesto, ni los lodges ni ningún otro tipo de alojamiento en Botswana están vallados. La fauna salvaje transita libremente. Esto conviene tenerlo presente siempre.

2. Safaris self-drive.

La infraestructura turística actual en Botswana permite la realización de auto-safaris, ya que en todos los Parques y Reservas Nacionales existen campings públicos. Es posible alquilar vehículos todo-terreno preparados y con todo el equipamiento de acampada necesario: tiendas, colchonetas, sacos de dormir, mesas, sillas, cocina y todos los utensilios necesarios para cocinar, etc.

Esta alternativa es tal vez la que está en el nivel más económico. Pero antes de elegir esta alternativa de viaje es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos.

2.1. Los campings públicos en Botsuana
  1. Los campings públicos están dentro de los Parques y Reservas Nacionales. La política de protección de la vida salvaje que aplica el gobierno botsuanés es la no existencia de vallas de ningún tipo, ni siquiera en los campings públicos. Por tanto es necesario tener en cuenta que cualquier animal (elefante, león, impala, etc..) puede moverse libremente por todo el territorio protegido.
  2. El único servicio que ofrecen los campings públicos a sus huéspedes es un edifico con servicios y duchas, en los que hay agua corriente, incluida agua caliente en las duchas.
  3. En todo el territorio de los Parques y Reservas Nacionales (Chobe, Moremi, Kalahari…) no existe ningún tipo de servicio de suministro. Los viajeros deben ir provistos de todo lo necesario para el viaje: gasolina, agua, comida…. Si algo se acaba, no hay donde conseguirlo. La premisa es ser autosuficiente en todo momento.
  4. Tampoco hay cobertura para los teléfonos móviles. La única forma de tener comunicación con el mundo exterior ante cualquier tipo de problema es asegurarse de llevar un teléfono vía satélite.
2.2. Tipos de caminos y señalización.
  1. Apenas hay señalizaciones dentro de los Parques y Reservas Nacionales. Se pueden conseguir mapas que están señalizados con coordenadas, y la única forma de orientarse es llevando un buen GPS que tenga los mapas cargados. Incluso así, en ocasiones el GPS pierde la conexión con los satélites y hay que fiarse del sentido de la orientación o de una brújula.
  2. Las rutas de safari dentro de los Parques y Reservas Nacionales se realizan por caminos de arena densa y en ocasiones (sobre todo según la época del año) por zonas inundadas. Es imprescindible tener pericia conduciendo un vehículo todo-terreno y saber cómo afrontar que el coche quede embarrancado u otras incidencias mecánicas con el vehículo.

 

Además de tener muy en cuenta todos los aspectos anteriores, si se opta por este tipo de viaje, es muy recomendable que como mínimo vayan 2 coches juntos. De esta forma, ante una posible incidencia en 1 coche, al menos existe un segundo coche para ir en busca de ayuda en caso de ser necesario.  Tened siempre presente que si un coche tiene una incidencia, estamos en un espacio con vida salvaje, y nuestra vida puede estar en peligro si somos imprudentes.

3. Safari móvil guiado.

Un safari móvil se organiza por un equipo de profesionales. Se realiza recorriendo diferentes zonas en Parques y Reservas Nacionales, montando y desmontando el campamento en cada una de las zonas elegidas. Siempre en lugares autorizados por el Departamento de Vida Salvaje del gobierno botswanés.

En los lugares autorizados de acampada no existe ningún tipo de servicio: ni agua corriente, ni electricidad, ni saneamiento. Es por ello que el campamento se monta con todo lo necesario: tiendas para dormir, retretes de campo, duchas de campo, zona con sombra protectora para comidas, zona para cocinar, etc.

 

Sólo las empresas autorizadas por el Gobierno de Botswana, y con la licencia pertinente, pueden organizar este tipo de safaris.

No todas las empresas organizan de igual modo los safaris móviles y existen diferentes niveles de confort.

 

3.1. Tipos de tiendas en el safari móvil

Los más económicos, utilizan tiendas pequeñas de 2,5 x 2,5 m2, con colchonetas en el suelo y sacos de dormir, y en los que los clientes colaboran en montaje y desmontaje de campamento, y tienen un baño de campo comunitario.

En los más lujosos, se llevan grandes tiendas de 4 x 3 m2, con camas y colchones, además de retrete y ducha de campo individual en cada tienda. Un gran equipo de trabajo se encarga de montar y desmontar todo el campamento, así los huéspedes sólo tienen que preocuparse de disfrutar de las rutas de safari y de relajarse en los tiempos de descanso en el campamento.

 

 

La ruta ofrecida es muy importante también en la calidad de un safari móvil. Es más que recomendable un mínimo de 2 noches en cada zona, y lo ideal son 3 para poder realmente disfrutar de horas de safari en cada zona elegida.

Los traslados entre zonas se realizan por los caminos principales, en los que los avistamientos son menos frecuentes que cuando el guía va rastreando por los caminos secundarios. Con 3 noches en una zona, la primera noche sería de llegada, que seguro habrá implicado un traslado previo de mínimo 5 horas. Las 2 noches restantes permiten dedicar 2 días completos de exploración en rutas de safari por la mañana y por la tarde.

3.2. Medio de transporte en el safari móvil

Por último, hacer mención al medio de transporte. Hay empresas que realizan los desplazamientos de los viajeros en camión mientras que otras lo hacen en vehículos 4×4 abiertos.

La experiencia no es del todo la misma, puesto que desde un 4×4, el viajero observa la vida salvaje desde una posición privilegiada. Los vehículos 4×4 abiertos son habituales también en los lodges. Acostumbran a ser Toyotas o Land Cruiser, a los que se les adapta 3 filas de asientos con capacidad para 3 personas por fila.

 

 

Hay empresas que optan por llenar todos los asientos y otras que anteponen el confort de sus clientes, permitiendo sólo 2 pasajeros por fila (en total, 6 pasajeros por vehículo). Así, cada una de las personas dispone de “ventanilla” y libertad de movimientos. También es importante contar con suficiente amplitud para llevar consigo la mochila con su cámara, gafas, gorra, etc. y una perfecta visión panorámica.

En conclusión, el precio de los distintos tipos de safari acostumbra a ser directamente proporcional al nivel de servicio y confort recibido.Ya lo decía la famosa canción de Alejandro Sanz, “no es lo mismooooo”.