Como llegar

Las líneas aéreas internacionales más importantes de Europa, Estados Unidos, Asia y Australia vuelan la mayoría de los casos a Johannesburgo, Sudáfrica, desde donde pueden reservarse vuelos de conexión hacia el Aeropuerto Internacional Sir Seretse Khama en Gaborone, o hacia Maun, Kasane o Francistown.

Los ciudadanos de la unión europea no requiere visa para entrar en Botswana, recomendamos a los visitantes informarse en este sentido antes de comenzar el viaje. Como siempre, es imprescindible pasaporte en vigor con una validez mínima de seis meses.

La compañia nacional es Air Botswana, que vuela a todo el su de África y dispone de oficina física en Gaborone, Maun, Francistown, Kasane y en cataratas Victoria.

Sanidad

Para viajar a Botswana siempre se debe haber suscrito una póliza de seguros que asegure la asistencia sanitaria y la repatriación en caso necesario. Hay hospitales públicos y privados en las principales ciudades. Los hospitales privados son la mejor opción para el viajero, equiparables a los europeos, bien equipados y probablemente le darán un buen trato. Al contrario los públicos suelen estar masificados y tienen servicios inferiores.

Los problemas estomacales ocasionados por la comida son raros. El agua hay que beberlo embotellado.

En lo que respecta a las vacunas, se debe consultar al centro de vacunación internacional. Como medida preventiva, cualquier viajero que se precie, acostumbra a estar vacunado del tétanos, la hepatitis A y la hepatitis B. También su doctor podrá asesorarle sobre el botiquín preventivo que debe llevar con usted.

Dinero

La moneda oficial de Botswana es el Pula, que significa “lluvia” en setswana. El dólar americano y el euro son las monedas más fáciles de cambiar, son aceptados en bancos, casas de cambio y hoteles autorizados. La mayoría de los hoteles, restaurantes, tiendas y empresas de safari del país aceptan tarjetas de crédito.

Conducción y Seguridad

En Botswana se conduce por el lado izquierdo de la carretera. El límite de velocidad nacional establecido en carreteras asfaltadas es, por lo general, de 120 km/h y 60 km/h en las ciudades y pueblos. Siempre hay que tener un cuidado especial con los animales silvestres y domésticos en las carreteras, ya que pasean a sus anchas.

Botswana es un país seguro para vivir o visitar, siempre hay que tomar las precauciones normales que se deben tomar en cualquier otro lugar. Recomendamos cerrar el vehículo con llave, cerrar la puerta de la habitación con llave estemos o no dentro de ella, evitar las calles poco concurridas en la noche y no dejar objetos de valor ni en el vehículo ni en la habitación del hotel si no vamos a estar en ella.

Cuando ir

Aunque se ubica sobre el trópico de Capricornio, Botsuana presenta grandes variaciones térmicas además de climas muy extremos. Los días suelen ser templados y muy soleados, pero en las noches la temperarura baja considerablemente e incluso puede helar en invierno. Entre mayo y agosto las lluvias son escasas, por lo que existe una elevada posibilidad de ver animales, ya que suelen juntarse alrededor de las fuentes de agua. En el Kalahari, el termómetro puede descender al anochecer más allá de los 0ºC en junio y julio; en las zonas con más humedad, acostumbra a escarchar.

Por lo general es un país seco, aunque de noviembre a marzo abundan las lluvias de verano y en algunas ocasiones las carreteras de tierra quedan intransitables, es la época más húmeda y el calor puede llegar a ser inaguantable; durante el día se han llegado a registrar temperaturas superiores a 40º en algunas zonas y a ciertas horas del día. La mejor época para visitar Botswana es de abril a octubre.