La más montañosa y podría decirse que la más bella de las provincias de Sudáfrica, el Cabo Occidental, es además el área más popular del país para los turistas extranjeros.

Aunque el Cabo Occidental parece ajustarse más al mundo desarrollado que cualquier otra parte del país, la impresión es sólo superficial. Junto al sentimiento de prosperidad de los viñedos y la ruta jardín, yace una realidad de pobreza en los campamentos ocupados a las afueras de las ciudades acomodadas, y en algunas granjas donde los trabajos manuales prevalecen a pesar del fin del apartheid.

Ver mapa más grande
Sin embargo, uno no puede evitar sentirse atraído por la sensual belleza de las montañas, los valles y las playas de la provincia.

Esta región está dominada por una abrupta cordillera. La árida costa oeste da paso a viñedos fértiles, a menos de una hora de Ciudad del Cabo, que dan rienda suelta a los placeres de la comida, la bebida y a darse un festín visual en las granjas sentado entre viñas.

La característica más conocida del Cabo Occidental es la Ruta Jardín, un recorrido en coche por la N2 que técnicamente recorre 185 km a lo largo de la costa desde Mossel Bay al Río Storms.

Al este de la tierra de los viñedos, el valle del río Breede es una región que se suele circunvalar a lo largo de la N1 de camino a Johannesburgo. Aunque la región ha sido casi totalmente abandonada en el pasado por los visitantes, un marketing creativo la ha puesto literalmente en el mapa como la Ruta 62, la mayor parte de la cual consiste en la carretera R62 cuyo trazado por el interior conecta las ciudades del pequeño Karoo entre Ciudad del Cabo y Port Elisabeth.

Western Cape: lo más destacado

Ciudad del Cabo se encuentra en la punta meridional de África, en una pequeña península. Es el primer destino turístico de Sudáfrica y la cuarta población más grande. De hecho, pocos centros urbanos ajustan su emplazamiento a lo largo de la espina dorsal montañosa de la península de El Cabo, la cual se adentra en el Océano Atlántico. Enriquecido por influencias holandesas, británicas y malayas, el ambiente cosmopolita es una fusión única de culturas.

Con diferencia, la vista más llamativa y famosa es la Table Mountain, a menudo cubierta de nubes, y que se alza en medio de la ciudad. Varios senderos suben hasta lo alto, pero los menos aventureros pueden subir en teleférico. En lo alto del monte, puedes admirar al norte una preciosa vista del centro de la ciudad y de su línea de muelles con sus barcos alineados.

Pero la ciudad también ofrece otros placeres, a lo largo de sus cientos de caminos y 150km de playas. Alojarse en el Victoria & Alfrend Waterfront (normalmente conocido simplemente como Waterfront) es una buena idea si te gusta ir de compras en un área segura y si quieres pasear por los cafés y restaurantes. A su favor, el área conserva un ambiente portuario con los sonidos de las gaviotas y las bocinas de los barcos. La mayoría de los lugares para comer tienen vistas al puerto y cenar al aire libre en los muelles o en plataformas junto al mar es muy popular.

Desde el Waterfront parten todo tipo de excursiones, como travesías en barco por el puerto, vuelos en helicópteros sobre la península, cruceros al atardecer frente a Clifton Beach, o visitas a Robben Island, enclave político de fama internacional debido a los importantes exiliados encarcelados allí. A lo largo de casi toda su historia conocida la isla ha servido como lugar de confinamiento para antiguos esclavos, presos, leprosos y enfermos mentales. En 1961 se convirtió en una prisión de alta seguridad para importantes activistas políticos, entre ellos Nelson Mandela. Hoy la isla es una zona protegida y la antigua prisión un museo. A unos 11 km al norte de Waterfront, se encuentra Robben Island, la isla donde estuvo la peninteciaria que entre otros muchos, mantuvo preso entre sus muros a Nelson Mandela.

El centro histórico

La zona centro de la ciudad se extiende desde la calle Strand hasta el pie meridional de la montaña, y conforma un bello collage de arquitectura Georgina, Victoriana, del siglo XX y de arquitectura de estilo holandés, característico de la región del Cabo, además de ser el lugar en el que Europa, Asia y África se encuentran en mercados, callejones y mezquitas. Entre las principales atracciones turísticas aquí se encuentra el Parlamento, los Jardínes de la Compañía, y muchos de los mejores museos de Ciudad del Cabo.

En 1652, los holandeses que aquí se instalaron, crearon la famosa huerta cuyo objetivo era proporcionar provisiones frescas a los barcos que pasaban por el cabo de Buena Esperanza. Estos terrenos se conocen todavía hoy como el “Company’s Garden”. Esta zona verde y tranquila alberga una gran variedad de arbustos y árboles exóticos, un aviario, un invernadero y un reloj de sol que data de 1787.

La calle Adderley, que va desde la estación de tren en el norte a los Jardines en el sur, es el eje más indicado para orientarse. Hacia el este, y cerca de la calle Strand, está el Castillo de Buena Esperanza, el Distrito Seis, el Gran Parade y el Ayuntamiento.

El Castillo de Buena Esperanza es la estructura más antigua de Sudáfrica y fue construida entre 1666 y 1679. El castillo da a la Grand Parade, emplazamiento del fuerte original y hoy alberga un museo y unidades de la Fuerza Nacional de Defensa.

El distrito que se encuentra al oeste de la calle Adderley es la zona de Sudáfrica que más se parece a un barrio europeo. Se trata de una red de calles con cafés, músicos callejeros, tiendas de libros, puestos y tiendas de antigüedades, alrededor de la calle peatonal George’s Mall y la plaza Greenmarket.

El Bo-Kaap, o distrito musulmán, tres bloques más al oeste atravesando Buitengragt (que significa el canal más exterior pero que en realidad es una calle), desprende un fuerte contraste, con sus minaretes, tiendas de especias y cafés vendiendo tentempiés al curry.

La calle con más vida de Ciudad del Cabo por sus clubs y restaurantes es la calle Long. Desde aquí puedes ir andando a todos los museos, visitar los mejores locales nocturnos y encontrar transporte fácilmente hacia las afueras de la ciudad o hacia el Waterfront.

Donde ver los años del apartheid

Hasta los años 70, el Distrito Seis de Ciudad del Cabo era el hogar de casi el 10% de la población de la ciudad. En 1965, el gobierno del apartheid lo declaró área “blanca” bajo la ley de agrupación por áreas. Las expulsiones comenzaron en 1968 y en el 1982 más de 60.000 personas habían sido forzadas a separarse de sus hogares y reubicadas a 25 km en las llanuras desiertas del distrito de Cape Flats.

El Museo del Distrito Seis, situado al borde de esta antigua zona junto al centro de Ciudad del Cabo muestra cómo era la vida en esta comunidad mayoritariamente musulmana antes de que fuera intervenida. El museo fue inaugurado en 1994 para conmemorar los acontecimientos de la era del apartheid y preservar la memoria del Distrito Seis tal y como era antes de las expulsiones. Esto lo hace a través de una fascinante colección que incluye documentos históricos, fotografías, grabaciones audiovisuales y recuerdos físicos del área como las placas de las calles.

La ruta panorámica a lo largo de la costa atlántica, la ruta Chapman’s Peak, es una de las más impresionantes carreteras de costa del mundo. Escavada en la cara del acantilado, la carretera cuenta con magníficas plataformas panorámicas. Sin embargo, y debido al desprendimiento de rocas, es mejor consultar la situación actual de la carretera con la oficina de turismo de Ciudad del Cabo.La costa en sí misma consiste en una serie de bahías y playas de arena blanca bordeada de esculpidas rocas blanquecinas. Cape Point se adentra en el Atlántico sur y forma la punta de la cadena montañosa de la península.

La costa atlántica

El mar que baña el lado oeste de la península puede ser muy frío, mucho más frío que el de la costa de False Bay. Aunque no es ideal para el baño, la costa atlántica ofrece asombrosas vistas, particularmente a partir de Sea Point.

El paseo marítimo de Sea Point es la mejor forma de apreciar la rocosa línea de costa y el aire salado, junto con niños, abuelos, patinadores y corredores. El paseo termina en un pabellón próximo a un gran aparcamiento y a la piscina descubierta Sea Point Swimming Pool, que está llena de agua de mar.

Poco después de Sea Point, se emplazan Bantry Bay, Clifton and Llandudno lo largo de este abrupto tramo de costa, conocido como la “Riviera” de Ciudad del Cabo con motivo de las lujosas mansiones que la bordean.

Clifton, con sus cuatro playas separadas por bloques de granito, es segura para el baño y buena para surfear. Considerada la playa más bonita de la ciudad, Llandudno se encuentra a unos 10 km al este de Camps Bay. A 20 minutos a pie hacia el oeste por la orilla rocosa se encuentra la apartada y protegida Sandy Bay, la playa nudista de Ciudad del Cabo.

Aunque ya no es por más tiempo el pintoresco pueblo que una vez fue, Hout Bay aún posee un puerto pesquero en funcionamiento y es el centro de la industria local de langosta.

El mejor modo de apreciar el paisaje es en una de las cortas travesías justo a las afueras de la bahía, desde el puerto hasta la isla de Duiker, hogar de un gran colonia de osos marinos. Justo al norte de Hout Bay, el importante World of Birds Wildlife Sanctuary es hoy el aviario más grande de África y el segundo del mundo.

Costa de False Bay

En verano las aguas de False Bay son varios grados más cálidas que las de la costa atlántica, y además la costa de False Bay es más húmeda y más verde que la del oeste de la península, haciendo de Muizenberg, Fish Hoek y la playa de Boulders en la ciudad de Simon, la playas de baño más populares de Ciudad del Cabo.

Cada cual tiene su propia identidad con restaurantes, tiendas y lugares donde estar, pero la Simon Town, uno de los asentamientos más antiguos del sur de África, merece la pena pasar en él un día entero y establecerlo como base para visitar el Cabo de Buena Esperanza en el Parque Nacional del Monte Table y Cape Point.

Muizenberg tiene una playa larga, segura y fabulosa. Las casetas de baño de brillantes colores son recuerdos de unos tiempos más elegantes, cuando era visitado en los años 20 por personalidades como Agatha Christie.

En el diminuto y pintoresco puerto pesquero de Kalk Bay, la pesca del día, especialmente snoek, una variedad del pez barracuda, se vende directamente en los barcos. Kalk Bay también es popular por los numerosos comercios de arte y antigüedades que recorren Main Road.

Fish Hoek, al sur de Kalk Bay, dispone de una de las mejores playas familiares a lo largo de la costa de False Bay. El paseo de Pager, un agradable camino que da al mar y a la playa, recorre el borde de la bahía a lo largo de 1Km hasta Sunny Cove. Desde allí, continúa 6 km por un sendero sin pavimentar hasta la ciudad de Simon. El paseo proporciona una perspectiva privilegiada para ver ballenas.

La pintoresca Simontown es la principal base naval de Sudáfrica. Es excepcionalmente bonita, con un paisaje urbano perfectamente conservado, ligeramente deslucido junto al océano por el dominante astillero naval. Unos pocos kilómetros al sur está la playa de Boulders, cuya colonia de vivaces pingüinos africanos en un reserva vallada, es razón suficiente por sí sola para visitarla. El área toma su nombre (Boulders) de las grandes rocas de granito que crean un grupo de pequeñas calas con arena de playa y pozas cristalinas que son magníficas para nadar. Los pingüinos africanos normalmente viven en islas frente a la costa pero los de Boulders forman una de las dos colonias continentales del mundo. Además este es el único lugar donde las especies protegidas están incrementando su número y proporciona una rara oportunidad de verlos de cerca.

Boulders también es accesible desde Seaforth, señalizado a un par de kilómetros de la ciudad de Simon donde hay un pequeño centro para la atención de visitantes y una plataforma que te llevará hasta la playa donde podrás ver cientos de pingüinos. La mayoría de la gente camina desde Seaforth hasta Boulders mirando a los pingüinos entre los arbustos a lo largo de los senderos donde hay muchos hoyos en los que anidan.

Después la Table Mountain, el Victoria & Alfred Waterfront y Cape Point, la atracción más popular de Western Cape es la región de los viñedos. Sudáfrica tiene una serie de rutas del vino altamente reconocidas que se extienden por el Karoo y por el interior del Cabo del Norte (Northern Cape), pero el área conocida como los Viñedos se restringe a las bodegas más antiguas situadas a las afueras de la Península del Cabo, dentro de un radio de sesenta kilómetros desde Ciudad del Cabo.

El distrito abarca las primeros asentamientos europeos en Stellenbosch, Paarl, Franschhoek y Somerset West, cada uno con su propia ruta del vino, en que viajas de una finca a otra para degustar vinos.

Los pueblos de Stellenbosch y Paarl sobresalen por su elegante arquitectura sobre hastiales, mientras que Franschhoek está enclavado en un exquisito valle. Stellenbosch, el corazón de los viñedos, fue fundada en 1679 y es el centro histórico de la cultura Afrikáans.

Pinotage es una variedad de uva única en Sudáfrica. El primer pinotage embotellado para el comercio internacional fue en 1961. Desde entonces, este inconfundible vino afrutado ha alcanzado reconocimiento internacional. Pinotage representa sólo un pequeño porcentaje de la totalidad de las plantaciones de uva de Sudáfrica, con la mayor parte de la cosecha en los alrededores de Stellenbosch.

Esta área, promovida como la ruta del vino más larga, al mismo tiempo que engloba todos los tipo de topografía, te lleva desde el valle del río Breede y el pequeño Karoo hasta cerca de Humansdorp en el este. Proporciona una ruta por el interior alternativa a la N2, para viajar desde Ciudad del Cabo a la Ruta Jardín, una ruta de montaña a lo largo de la carretera R62.

Nada parecido a recorrer la costa, esta ruta te lleva a través de algunos de los más espectaculares puertos de montaña y valles del país y atraviesa pequeños asentamientos rurales y tierras áridas. Este “jardín trasero” es en muchos aspectos más gratificante que la Ruta Jardín, estando mucho menos desarrollado, con espectaculares paisajes, carreteras más silenciosas y algunos pueblecitos del siglo XVIII perfectamente conservados.

Justo a las afueras de Paarl, el tunel en la carretera N1 atraviesa la cadena montañosa Dutoitsberg y aparece en el valle del río Breede, donde las montañas dan paso a un rompecabezas de valles. Continuando hacia el este desde Barrydale, la ruta 62 serpentea por el pequeño Karoo (o Klein Karoo), una inmensa superficie de terreno de color caqui, el cual proporciona el acceso fácil a un tercio de la superficie semi-desértica de Sudáfrica.

En cambio, la atracción más anunciada de Oudtshoorn, son las granjas de avestruces y las enormes cuevas Cango, uno de los mayores atractivos turísticos del país.

Oudtshoorn, a 420 km desde Ciudad del Cabo, una ciudad árida y montaña, se denomina así misma como “la capital del mundo de los avestruces”. De hecho, los alrededores de la ciudad están llenos de granjas de avestruces, algunas de las cuales se pueden visitar.

Las cuevas Cango, entre las diez atracciones más populares de Sudáfrica, acogen a un cuarto de millón de visitantes cada año que se quedan boquiabiertos ante las impresionantes estalactitas y estalagmitas de calcita. En los dos siglos desde que se conocen, las cuevas han sido seriamente dañadas por la intervención del hombre, pero aún representan un paisaje sensacional en el interior de las faldas de la montaña Swartberg.

A menos de 70 km de la costa, en Oudtshoorn convergen las carreteras costeras y las de montaña. Desde Oudtshoorn, después de atravesar uno de los puertos de montaña más espectaculares, el paso Swartberg, 27 km de carretera serpenteante a través de las montañas Swartberg, está el pueblo de Prince Albert, un típico pueblo del Karoo cuya belleza hace que sea muy popular entre los artistas.

Una ruta alternativa a la N2 sobre el Paso Sir Lowry que desciende hasta los campos de trigo y pasto salpicados de ganado y ovejas merinas, es la R44, una carretera panorámica que abraza la costa desde la Bahía Gordon hasta Hermanus.

Después de dejar la carretera N2 en Somerset West, la primera población en la costa que te encuentras es Strand, un enorme centro industrial. Aunque tiene una buena playa, no es suficiente razón para pararse, y la carretera R44 rápidamente te lleva a los barrios periféricos en continuo desarrollo de Gordon’s Bay, donde tendrás la última oportunidad de darte un baño en el mar.

Unos pocos kilómetros más adelante a lo largo de la carretera R44 está Betty’s Bay, un punto de referencia de éste área, que alberga una colonia de pingüinos africanos.

Hermanus, a 112 km de Ciudad del Cabo, debe su fama a los excelentes puestos para la observación de ballenas que cada año migran desde el Antártico para criar en la protegida Bahía de Walter. Llegan en Junio y se van de nuevo en Diciembre, pero el momento álgido de la temporada se da entre Septiembre y Octubre cuando es más que probable que los visitantes vean a los grandes mamíferos.

Una fácil excursion desde Hermanus te lleva hasta Bredasdorp, un pueblo en la intersección de la carretera R316 que te da la oportunidad de dirigirte hacia el punto más al sur del continente africano en Cabo Agulhas, o bien hacia la misión que hay en el pueblo de Elim o hacía el pueblo pesquero de Arniston, el cual es el lugar menos desarrollado a lo largo de la Costa de las Ballenas (Whale Coast). Cabo Agulhas, marca el punto de encuentro del frío océano Atlántico y del cálido océano Índico. La única evidencia física de esta convergencia es un sencillo hito de piedra. El Cabo Agulhas fue nombrado de este modo por los primeros navegantes portugueses, la primera vez que rodearon África en el siglo XIV. En el punto más al sur los marineros se dieron cuenta de que las agujas de las brújulas se veían afectadas por una desviación magnética, apuntando al norte real. Le llamaron a este punto el “Cabo de las Agujas”.

La planicie alrededor del punto más al sur ha sida declarada Parque Nacional Agulhas para conservar las 2.000 especies estimadas de plantas autóctonas y la vida marina así como la herencia cultural que incluye barcos naufragados y yacimientos arqueológicos.

La Ruta Jardín, una delgada franja costera comprendida entre la bahía Mossel y la desembocadura del río Storms, tiene un prestigio legendario como paraíso de Sudáfrica, que se refleja en los nombres de localidades como Jardín del Edén y Wilderness. Esta verde y apacible franja boscosa de casi 200 km es atravesada por los ríos procedentes de las montañas situadas al norte. La carretera N2 recorre la totalidad de la Ruta Jardín hasta Port Elizabeth.

La ruta jardín está dominada por tres entradas, Mossel Bay, Knysna y Plettenberg Bay– cada una con su propio pueblo. La más antigua de todas ellas y más cercana a Ciudad del Cabo es Mossel Bay, un centro industrial con cierto encanto, que marca el inicio oficial de la ruta jardín.

Knysna, aunque más reciente, emana un carácter urbano bien marcado y es la más bonita de las ciudades de la costa, siendo esta urbanidad su mayor inconveniente- a pesar de que su vecino oriental Plettenberg Bay no tiene playa propia. Un importante atractivo, es el bosque de Knysna que cubre los alrededores, el impresionante vestigio de lo que una vez fue un inmenso bosque centenario.

Entre las ciudades de la costa hay algunos horribles urbanizaciones vacacionales pero también varias playas maravillosas y pequeñas calas como la bahía Victoria y la playa de Nature’s Valley.

Lo mejor de todo es el Parque Nacional de Tsitsikamma, que lo tiene todo, bosque autóctono, una espectacular línea de costa, la desembocadura desbordante del río Storms y la excursión a pie más popular de Sudáfrica, la senda Otter. El parque tiene una extensión de 68 km y se adentra 5,5 km en el mar, ofreciendo a los buceadores un “ruta submarina” única. Dentro del parque discurre la popular ruta de las nutrias, un itinerario por la costa de cinco días desde la desembocadura del río Storms a la playa de Nature’s Valley durante la cual se pueden ver ballenas, delfines, focas y nutrias.