Nuestro viaje a Zambia: Lower Zambezi

Navegando el Zambezi

El día anterior había sido largo y duro. Pero sabíamos que el día que comenzaba también iba a serlo: nueva ruta para desplazarnos hacia Anabezi Luxury Tented Camp. Así que decidimos disfrutar de un break por la mañana antes de iniciar ruta.

Redcliff Zambezi Lodge está muy cerca de la frontera este del Parque Nacional Lower Zambezi, pero no exactamente dentro del parque. Por lo abrupo de la zona, con esa cadena de colinas y acantilados que bordean este tramo de la ribera del Zambezi, no es un área con demasiada vida salvaje. Las excelentes oportunidades de pesca en el río, recluirse en un entorno vírgen y salvaje, combinar esto con rutas de trekking por las montañas, son los motivos que atraen a los huéspedes que se aquí se alojan durante unos días, más que vivir una experiencia de safari. Pero aunque más escasa que en otras áreas, durante un crucero por el Zambezi desde Redcliff Zambezi Lodge, es posible ver vida salvaje en ambas orillas: la de Zimbabwe y la de Zambia.

La mañana comenzó pues, muy muy temprano, con un café y un bonito crucero por el río Zambezi. El paisaje, espectacular, con una bonita luz velada por un cielo repleto de nubes, que anunciaban que por fin las lluvias empezarían a llegar.

No lo prolongamos demasiado, algo más de una hora, porque la ruta que teníamos que afrontar era larga. E incierta!!!. Habíamos investigado mucho sobre cómo llegar del este al oeste de Lower Zambezi, al área donde están la mayoría de los lodges. Pero si bien mirando el mapa parece una distancia no demasiado larga, no conseguimos averiguar si realmente había una carretera que fuera más o menos paralela al río y acortar distancias.

En diferentes mapas especializados, aparecía una carretera. Pero nadie nos supo dar información sobre el estado de dicha carretera. Incluso algunas personas de los lodges con los que estuvimos en contacto, parecían no conocer de su existencia.

Leyendo blogs especializados en rutas off road 4×4, descubrimos que esa ruta fue utilizada para acceso a antiguas minas. Pero parece ser que no es demasiado transitada en la actualidad, por lo abrupta que es. Salvo para los que buscan la aventura de la conducción (lo que en cualquier caso, nos habría apetecido mucho) pero que no era viable para nosotros por tiempo. De los diferentes comentarios que leímos, llegamos a la conclusión que para elegir esa opción de ruta, sería necesario plantear ese recorrido con una noche salvaje en medio de la nada. Y no teníamos esa noche extra.

Así que sobre las 10 de la mañana, tras finalizar el crucero y disfrutar de un buen desayuno, nos pusimos en marcha para afrontar los algo más de 300 km bordeando Lower Zambezi. Según Google Maps, necesitaríamos unas 7 horas para cubrir esa distancia.

Algo más de 2/3 de la ruta estaba claro: volver a recorrer el abrupto trayecto desde la aldea donde estaban los coches hasta la aldea de Luangwa, donde ya conectaríamos con carretera asfaltada. Desde aquí volver hacia el norte, hasta el Puente de Luangwa, y desde allí seguir la Great East Road hacia el oeste, hasta Shingela.

A partir de aquí había que tomar una carretera hacia el sur. Pero ya no teníamos información de como sería esta carretera. Única información: eran más o menos la 1 de la tarde cuando paramos a repostar en Shingela, desde donde abandonábamos la carretera asfaltada. Nos quedaban unos 90 km para llegar. Y restando del tiempo total de ruta estimado por “San Google”, aparantemente íbamos a necesitar 4 horas para cubrir 90 km!!!!

Nos costaba creerlo. Una vez tomamos la carretera hacia el sur, ya de grava / arena, a unos 20km nos encontramos la Puerta de Mukamba, el punto de acceso a Lower Zambezi.

Había una valla. Pero no había una caseta. No veíamos a nadie. Y no teníamos claro si simplemente debíamos entrar. Pero en tanto decidíamos que hacer, apareció un oficial preguntando donde íbamos. Al responderles que a Anabezi, su expresión fue de sorpresa, y su pregunta: ¿Por esa carretera?

Se limitó a encoger los hombros, nos dijo que si las tasas de parque no estuvieran pagadas por Anabezi Luxury Tented Camp, pues que ya las pagaríamos al salir. Se dio media vuelta y se fue.

Nuestra decisión: adelante!!!! Tenemos coches con tiendas, agua y suministros básicos, y si finalmente hay que dormir en medio de la nada, pues lo haremos.

Tras pasar la puerta, inicialmente el camino no se mostraba tan terrible como para pensar que íbamos a tardar 4 horas para recorrer 90 km: un camino de arcilla sólida, con sus lógicos baches, no demasiado dramáticos.

Bueno, seguíamos en situación deficiente en cuanto a la orientación y los GPS. Yo seguía con maps.me en mi teléfono, y que en muchas ocasiones me indicaba que estabámos en medio de la nada, sin reconocer el camino que seguíamos. Pero la orientación hacia donde íbamos era correcta. Y en el otro coche, llevaban otra aplicación, OsmAndViajar, que había descargado Rober y en la que había cargado los tracks de todo el viaje. Entre y una y otra, íbamos más o menos tranquilos que íbamos en la dirección correcta.

Pero pronto el camino empezó a empeorar. El suelo arcilloso empezó a aparecer surcado de increíbles zanjas echas por el agua. Empezamos a pasar zonas que deben ser auténticas torrenteras con las lluvias. Y creo que todos pensamos, sin decir nada: por Dios que no llueva!!!!

Y también enseguida entendimos que en realidad la ruta nos llevaba a cruzar toda la cadena de colinas y acantilados que habíamos visto desde el río, hasta llegar al valle que forma el Zambezi!!!

Llegó un punto en el que el camino dejó de ser camino, para convertirse en puras zanjas formadas por el agua durante la época de lluvias. Y en los tramos cuesta arriba en las colinas, aparecieron algunos saltos de roca, que dudábamos que los coches pudieran subir. Pero era demasiado tarde para volver!!!! Así que tiramos de toda la fuerza de los coches, y fuimos superando pruebas.

Por supuesto, hubo algún momento un poco más crítico, como podéis ver en el vídeo.

Pues bueno, llegamos a Anabezi Luxury Tented Camp justo cuando anochecía. Encontramos en nuestra ruta de llegada a algunos de los coches de safari disfrutando su maravilloso sundowner.

Nosotros llegábamos demasiado cansados y polvorientos para unirnos. Así que llegamos al lodge para darnos una ducha antes de disfrutar de la merecida cena frente al tranquilo Zambezi, e irnos a descansar para poder disfrutar los días siguientes. Ya, más relajados.

Pero como podéis ver en el vídeo, los dos enanos del grupo, Hugo y Erick, de 10 y 7 años, se lo pasaron en grande durante la aventura. Y soportaron como unos campeones la larga y dura ruta de ese día.

Así lo vivió Hugo, según nos contó en su diario

Nuestro viaje a Zambia día a día

Nuestro viaje a Zambia: los preliminares

Nuestro viaje a Zambia: larga ruta hasta South Luangwa

Nuestro viaje a Zambia: el inicio, South Luangwa

Nuestro viaje a Zambia: 2 dias en South Luangwa

Nuestro viaje a Zambia: hacia Lower Zambezi

Nuestro viaje a Zambia: Lower Zambezi

2 dias en Lower Zambezi – Nuestro viaje a Zambia

Hacia Kafue – Nuestro viaje a Zambia

En el centro de Kafue – Nuestro viaje a Zambia

1 dia en Konkamoya – En el centro de Kafue

2 días en KaingU – El final de nuestro viaje en Zambia