Nuestro viaje a Zambia: 2 dias más en South Luangwa

Bueno, os podéis imaginar la excitación a las 5 de la mañana para ponernos en marcha en nuestro primer safari juntos explorando el área de Mfuwe de este increíble santuario de vida salvaje. Un buen safari siempre se comienza tras un buen desayuno. Y lo cumplimos a rajatabla!!!!

Con los estómagos llenos, nuestro guía esperando, cámaras listas, iniciamos este excitante safari. Yo estaba muy ilusionada de compartirlo con mi nieto: no os podéis imaginar como tu propia excitación aumenta cuando te llega la de un enano de 7 años disfrutando de cada avistamiento!!!!

La mañana de safari fue rica en avistamientos: mes de Noviembre de un año además de escasas lluvias, con los puntos de agua muy reducidos, lo que llevaba asociado concentración de animales en los alrededores del río.

Leones, jirafas, elefantes, búfalos, diferentes especies de antílopes, hipopótamos, numerosas aves…. El dedo señalando y las palabras “mira”, “allí”…. fueron una constante en el coche de safari.

Porque aunque Oliver, Elena y yo, por supuesto hemos cubierto muchas horas de safari, la naturaleza africana nunca deja de sorprendernos. Y la excitación de Erick, nos arrastraba todavía más.

Tras una 4 horas de un muy productivo safari para nuestras cámaras, regresamos a Luangwa Safari House.
.

Este era un viaje de trabajo, y ese mismo día debíamos movernos a otra área de South Luangwa, a otro lodge, ya que nuestro objetivo en este viaje era conocer, conocer, conocer.

Pero teníamos algo de tiempo antes de movernos, y esperábamos almorzar en Luangwa Safari House, disfrutar un poco de la bonita piscina, por supuesto de los posibles avistamientos en el río desde la casa, y relajarnos, antes de movernos a nuestro siguiente destino, que no estaba lejos.

Y cuando llegamos a la casa, seguimos el safari!!!! Un elefante se paseaba tan cerca de la casa, que hubo un momento enel que pensamos se bañaría con nosotros en la piscina o se incorporaría al almuerzo en el salón. El momento, simplemente impresionante.

Pero este gran macho solitario enseguida tuvo compañía. Y durante nuestro baño en la piscina y almuerzo, las cámaras volvieron a trabajar duro, porque la llegada de más y más elefantes, repitió el espectáculo que el día anterior yo había vivido sola, mientras esperaba a que Oliver, Elena y Erick llegaran desde Lilongwe.

La verdad es que no había muchas ganas de irse. Pero después de disfrutar de la comida, de la piscina y del espectáculo que nos ofrecieron los elefantes, y por supuesto despedirnos del maravilloso equipo de trabajo que nos atendió en el tiempo que nos pareció muchísimo más de 24 horas de lo intenso que había sido todo, tocaba seguir a nuestro siguiente destino: Flatdogs Camp. .

La ventaja del mes de Noviembre, con los días más largos, y los lodges que visitábamos, unos cerca de otros, es que nos permitía realmente estirar el tiempo. Y así pudimos conocer a nuestra llegada al equipo de Flatdogs Camp, ver una unidad de cada tipo de alojamiento que tienen, e instalarnos en la Croc Nest, unidad familiar con dos habitaciones, cómodamente equipada, agradable, y con nuestra propia piscina, en la que por supuesto Erick no pudo resistirse darse un chapuzón, antes de salir a nuestro siguiente safari.

El safari de la tarde nos volvió a traer excelentes avistamientos, de los que podría compartir muchas fotos. Pero creo que lo más especial fue poder disfrutar de nuestro primer safari nocturno en South Luangwa.

El safari de la tarde es distinto al de la mañana en su organización. Durante el safari de mañana vas en el coche de safari con tu guía. Pero en el safari de tarde, a tu guía se le une un rastreador. Exploras y disfrutas de las escenas con luz de día, hasta que tu guía elige un bonito lugar para disfrutar de la puesta de sol con una bebida. Y tras la puesta de sol se inicia el regreso hacia el lodge. Entre 1 hora y media a 2 horas, exploras el parque por la noche en busca de esas especies que no se ven durante el día.

A partir de este momento, el rastreador apoya al guía que va conduciendo, iluminando alrededor con una luz roja para no molestar a los animales para marcar y mostrar los animales que aparecen. Y si el avistamiento es muy, muy interesante, para tratar de facilitar la toma de foto, por un par de minutos utiliza una luz blanca.

Me temo que con muy poco práctica en foto nocturna, no fui capaz de captar algunos de los espectaculares momentos que vimos. Pero bueno, entre Oliver y yo (más Oliver que yo), algo conseguimos con aceptable calidad para compartir con vosotros

Nuestro último día en South Luangwa empezó con otro safari de mañana desde Flatdogs’ Camp. Nuevamente excelentes avistamientos. Que pensáis que debe estar en la mente de este búfalo? Tal vez: adonde miran si yo estoy aquí? O en la mente de esta perezosa hiena? Tal vez: qué miras, que es mi hora de la siesta?

El cocodrilo, creo que ni pensaba!!!! Sólo disfrutaba relajado. Y el jaribú, mostraba la belleza de sus colores, pero  alerta. Tantos momentos en 4 horas de safari…..

Y bueno, tras el safari, otro cambio. Dejar Flatdogs’ Camp, un agradable, muy agradable lugar asequible para bastantes bolsillos, para volver al gran lujo: Time + Tide Chinzombo.

Time + Tide es la compañía que ahora continúa la labor de Norman Carrs, un pionero que inicio la industria del safari en South Luangwa. Un clásico elevado a un gran nivel de lujo.

Esta foto es sólo “la mitad” de la tienda familiar en que nos alojamos los 4. La segunda mitad era la zona “para los niños”, en la que dormimos Erick y yo, dejando a sus “papis” disfrutar de su gran mitad.

Sobre las 15.00 de la tarde en el mes de Noviembre en Zambia, hace calor, mucho calor. Y nuevamente tuvimos la oportunidad de refrescarnos en la piscina privada de la  habitación antes de volver a sentarnos en el coche de safari. Y el protocolo se repitió: excelentes avistamientos con luz del día; parada a disfrutar de una bebida y una espectacular puesta de sol, y un excitante safari nocturno de regreso, para terminar con una deliciosa cena en el lodge.

Y el siguiente día, aún como en una nube por las experiencias vividas en los 3 anteriores, listos para la siguiente etapa: Lower Zambezi. Pero eso es una nueva historia… repleta de aventuras!!!! Que vendrá en el siguiente blog.