Hacia Kafue – Nuestro viaje a Zambia

Bueno, pues nuestros días en Lower Zambezi habían llegado a su fin. Y hoy nuevamente teníamos un largo día de ruta hacia nuestra siguiente etapa: el Parque Nacional de Kafue.

Y antes de empezar nuesra ruta hacia Kafue, Lower Zambezi decidió despedirnos con este maravilloso amanecer sobre el río, la primera imagen que vi al salir de mi tienda y dirigirme con Erick hacia el comedor para desayunar, y cargar energías para el largo día que teníamos por delante.

Pero no planeabamos dejar la zona sin despedirnos del río Zambezi. Por lo que antes de irnos, haríamos un crucero en el río, actividad que no habíamos tenido oportunidad de realizar todavía, ya que en cada safari que hicimos, todos elegimos la opción de safari en 4×4. Hugo nos había dicho el día anterior, que quería que su última actividad en la zona fuera un safari por el río. Y por supuesto, todos estuvimos de acuerdo.

No prolongamos demasiado el crucero, aproximadamente una hora, porque sabíamos que teníamos que cubrir una distancia de casi 500 km, que en Zambia suponen casi 9 horas. Pero aún en tan poco tiempo tuvimos oportunidad de disfrutar de avistamientos de elefantes, hipopótamos y diferentes aves.

La ruta, ya de por sí larga en distancia y tiempo, nos obligaba a pasar por Lusaka, ciudad que supongo que en cualquier momento debe ser bastante caótica, pero que además, cuando en Noviembre hicimos este viaje, aún lo estaba más por un “proyecto de descongestión“. Es decir, un montón de obras en la ciudad, que por lo que entendimos al ver las zonas de trabajo, el proyecto debe suponer la creación de una serie de pasos elevados en las carreteras que rodean la ciudad. Y temíamos que estas obras todavía alargara más las 9 horas previstas, con atascos al pasar por la ciudad.

Por supuesto teníamos una parada obligada en la puerta de control al salir del parque para abonar las tasas que no habíamos pagado 3 días antes cuando accedimos a Lower Zambezi. Esta gestión nos costó un poco de tiempo, sobre todo por discutir con el oficial el cobro correcto de las tasas para los niños.

Desde el lodge hasta llegar a la puerta, más o menos unos 40 -45 mn, obviamente seguíamos dentro del Parque Nacional. Y a partir de ahí, aún seguimos en camino de arena, atravesando una de las zonas denominadas “Wildlife Management Area“, o sea, zonas de vida salvaje pero en las que se permiten los asentamientos humanos: aldeas. Estas WMA están gestionadas por la comunidad a la que pertenecen, por lo que son una fuente de ingresos para estas comunidades.

Llegando a Chirundu, población grande, entre otras cosas por contar con un puesto fronterizo con Zimbabwe, ya nos uníamos a carretera asfaltada, abandonando la grava y arena, y dejando a nuestras espaldas el poderoso río Zambezi, del que ya nos despedíamos durante este viaje.

A partir de aquí, la ruta nos deparó lo que esperábamos: muchos kilometros, en general por carreteras en buen estado, aunque con sus momentos de baches, atravesar muchas poblaciones pequeñas que nos obligaban a reducir velocidad, y encontrar muchos camiones a los que en ocasiones llevaba un tiempo poder adelantarlos….

Una parada para comer algo en el pueblo de Kafue, reponer agua, gasolina… y seguir nuestra ruta, salpicada de coloridos momentos al pasar por las pequeñas poblaciones, pero sin tiempo para parar, poder pasear por estos puestos, tomar fotos, y tener algo de contacto con la población local. Lo que nos hubiera encantado.

Como preveíamos el paso por Lusaka llevó consigo atascos y retrasos, pero al menos desde el coche, pudimos ver algo de una ciudad, que sin duda alguna en su caos, merece al menos un día para pasear, y respirar ese ritmo de ciudad africana caótica, con esa intensa mezcla de colores, olores y sonidos, que suele caracterizar a todas las ciudades africanas. Pero quedará para otro viaje!!!!

Eran aproximadamente las 6 de la tarde cuando llegábamos a Nalusanga, punto de acceso al PN Kafue.

Bueno, aunque así está marcado, lo cierto es que la carretera por la que debíamos seguir hasta llegar a nuestro destino para esa noche, Mukambi Safari Lodge, es carretera fronteriza con el parque, que se extiende al norte de la carretera por la íbamos, y en realidad íbamos atravesando otro área WMA (Wildlife Management Area).

No terminé de entender del todo la señal de Nasulanga Gate, ni la barrera abierta que había. Ninguna caseta de oficiales de Parques Nacionales, ni por supuesto ningún oficial.

Así que simplemente seguimos para cubrir los aproximadamente 60 km que nos separaban del lodge. Eso sí, ya con la noche cayendo, conducíamos con mucha precaución y velocidad baja, porque algunos antílopes se nos cruzaron en la carretera, y la visibilidad, con zonas boscosas bordeando la carretera, era bastante escasa.

Eran aproximadamente las 7 de la tarde cuando llegamos a Mukambi Safari Lodge. Por supuesto se repetía el protocolo: explicación sobre el lodge y normas de seguridad.

Debo decir que es el único lodge en el que nos recibieron como a cualquier cliente. No es que esperara una alfombra roja. Pero en todos los lugares que habíamos estado, nuestra recepción siempre era un poco más especial. A fin de cuentas nuestro viaje era de trabajo, para inspeccionar la zona y conocer los alojamientos, con el objetivo de enviar clientes en el futuro.

Pero aquí no tuvimos la percepción de que nos recibían así. Debo decir que todos estábamos tan cansados que agradecimos reducir el protocolo de saludos, presentaciones y explicaciones. Simplemente, dada la hora, fuimos directamente al restaurante, cenamos y nos fuimos a dormir muy rapidito. Todos estábamos agotados, incluidos por supuesto los 2 niños, que nuevamente se habían portado como 2 campeones con el largo trayecto.

Y bueno, como no, aquí tenéis la visión de Hugo de este largo día!!!!